Jueves, 2019-Abr-25, 6:24 AM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
[ Mensajes nuevos · Participantes · Reglas del foro · Búsqueda · RSS ]
  • Página 1 de 1
  • 1
Foro » Temas principales » Divulgación científica » Vikingos en Latinoamerica (Historia, Arqueología y Antropologia)
Vikingos en Latinoamerica
Schwarze_SonneFecha: Miércoles, 2012-Jun-06, 7:22 PM | Mensaje # 1
Grupo: Círculo Cerrado
Mensajes: 454
Estatus: Offline
Artículo publicado en el antiguo foro por : RadXagiel

Aparece un esqueleto inca en un enterramiento vikingo en Noruega

Es ya sabido desde hace tiempo que los exploradores y comerciantes vikingos llegaron a Norteamérica cruzando el Atlántico tras hacer paradas en las islas del Mar del Norte, Islandia, Groenlandia y Canadá. Pero la creencia general es que su estancia fue corta y su contacto con los nativos muy escaso y de carácter violento. Sin embargo, el descubrimiento de un esqueleto de mil años de antigüedad de rasgos incas en un enterramiento noruego ha puesto todas estas opiniones en tela de juicio.

Las sagas sobre los viajes escandinavos de la época de los vikingos, escritas en Islandia poco tiempo después de los hechos, cuentan que Leif Eriksson, el hijo de Erik el Rojo, que había descubierto Groenlandia, llegó a lo que él llamó Vindland, verosímilmente en el actual Canadá. Estos viajes fueron los últimos coletazos de las migraciones masivas que tuvieron lugar en la Edad Media. Los escandinavos, cansados de sus tierras pocos fértiles que les condenaban a morirse de hambre, o exiliados por razones políticas –el surgimiento de los reinos de Dinamarca, Suecia y Noruega-, decidieron dejar su territorio en busca de oportunidades en otros lugares mediante el comercio, la colonización o el saqueo.

Los suecos prefirieron el este, a través del mar Báltico y hasta Rusia, jugando un papel importantísimo en la fundación de este último país: Rusia fue una creación de los varegos escandinavos. Los daneses marcharon, sobre todo, hacia Inglaterra y Francia, donde sus descendientes crearían la región de Normandía. Mientras tanto, los noruegos, marineros por naturaleza debido a su larguísima línea de costa y su falta de tierras fértiles, eligieron su ruta a través del mar del Norte. Llegaron al norte de Inglaterra, Escocia, Irlanda y, después, a las islas ubicadas al norte del Atlántico. Finalmente alcanzaron Norteamérica.

El descubrimiento del esqueleto
Los arqueólogos que trabajaban en la conservación de las ruinas de la vieja escuela de San Nicolás en Borgarsyssel, en la ciudad noruega de Sarpsborg, encontraron accidentalmente los restos de un esqueleto mientras podaban un arbusto de rosas. Resultaron ser los restos de dos hombres mayores y un niño. Una de las calaveras sorprendió a los arqueólogos puesto que “uno de los huesos del final de la cabeza no estaba soldado al resto. Este es un rasgo heredado, que se ha encontrado casi exclusivamente entre los incas del Perú”, dijo Buckholm. Hasta el día de hoy no se han hallado otros restos con este rasgo en estos países. “Especular es muy tentador, siendo además San Nicolás el patrón santo de los marineros. Sin embargo, es muy difícil imaginarse a un inca viajando hacia aquí en aquél momento. ¡Es asombroso!”.

En la tierra de los vikingos, cultura marítima, se han descubierto -como era de esperar- los restos de personas de otras tierras, como el de una mujer hallada en una tumba real en Oseberg, originaria del Mar Negro, tal y como demostraban las muestras de ADN que se extrajeron de ella. Sin embargo, el descubrimiento de Sarpsborg es de otro nivel. Si -y sólo si- las excavaciones y estudios futuros corroboran la teoría que apunta hacia una cierta relación con los indios, y el descubrimiento no termina siendo otro hombre de Piltdown o, simplemente, un individuo anómalo, este será un descubrimiento esencial, cambiando la visión actual de las relaciones pre-colombinas entre Europa y América. Pero en estos momentos tal suposición aún es argumento de las películas de ciencia ficción de Hollywood, más que tema de revista científica.
Vuelve el drakkar al Mar del Norte
Por otro lado, la noticia de la temporada en Dinamarca es la reconstrucción de u drakkar vikingo del siglo XI que no sólo ha sido reconstituido de proa a popa, sino que incluso se ha hecho a la mar. Siete semanas navegará por el Mar del Norte, desde el puerto danés de Roskilde, hasta tocar Dublín. El drakkar, que se llama “Havhingsten fra Glendalough” y es el más grande que se haya reconstruido hasta la fecha, navegará como en su estado original, es decir, a vela y remos.

Una multitud emocionada despedía esta semana a los 65 miembros de la tripulación. El drakkar ha sido reconstruido en el arsenal del Museo de barcos vikingos de Roskilde y en la tarea han participado empresas navieras de las islas Feroe, de Noruega y de las islas Aaland. Para la reconstitución se han utilizado las mismas técnicas que empleaban los antiguos escandinavos. El drakkar tiene 30 metros de largo por 3,8 de ancho. Pesa 25 toneladas, su mástil mide 14,5 metros de alto y su vela ocupa 120 metros cuadrados.
El Havhingsten fra Glendalough original, el de verdad, fue construido en Irlanda -precisamente en el bosque de Glendalough- en 1040. El drakkar participó en incontables batallas entre los anglosajones y los normandos entre 1050 y 1060, una época en la que numerosos vikingos daneses vivían en Irlanda. Sobrevivió a esas luchas, pero a finales del siglo XI fue hundida junto a otras cuatro embarcaciones en el fiordo de Roskilde para defender las costas danesas de una invasión de vikingos noruegos.

Tomado de: http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=549

------------------------------------------------------------------------------------------------------------ -------------------------------------------------------------------



Por Mario Pérez Colman

Los vikingos estuvieron en la Cuenca del Plata por lo menos un siglo antes que Colón, y dejaron huellas. Grabadas en las rocas de Cerro Guazú hay infinidad de runas, la escritura vikinga. La lengua guaraní tiene numerosas palabras del norrés que hablaban los vikingos. La toponimia recogida por los jesuitas -Weibingo, Storting, Tocanguzir, por citar algunos topónimos- tiene indudablemente origen vikingo. La aldea guaraní está copiada de la fortaleza vikinga. Y hay mucho más.

-¿Cuál sería la influencia vikinga en los mitos guaraníes?

-Los siete hijos monstruosos de Tao y Kerana tienen sus equivalentes nórdicos con las mismas funciones. Este mito no está incorporado en las tradiciones de la mayoría de las etnias guaraníes, sino que se mantuvo como un sistema propio del valle del Guarini Pytá, antigua tierra de los Kari'og (del norrés: Karl = campesino, og = casa), que fueron el resultado de la aculturación de los Mbyá litoraleños por incursores vikingos en el siglo XIII. El Yaguahú (en norrés Jager=cazador, hund=perro) es Gorm en el mito nórdico. El Mbói Tuí es la gran serpiente Yormund. El Moñai es un elfo escandinavo que atesora sus robos en cavernas. En el Yasí Yateré, rubio y de ojos azules, debemos ver a Odín, que con una varita mágica crea las runas. El Kurupí es el Frey escandinavo, un cazador sensual y desmesurado genitalmente. El Ao Ao es un coloso de la mitología nórdica, capaz de transformarse en monstruo antropófago. El Huichón es el lobo Fernis, que ronda los cementerios y se alimenta de cadáveres...

-¿Cuánto más abarcan las semejanzas?


-Todo: la armadura, el código, el mensaje del mito. En las dos mitologías por igual, la primera pareja humana es creada con elementos vegetales y minerales. Los espíritus malignos guaraní y escandinavo se casan con hijas de la primera pareja y engendran monstruos. En ambas mitologías se registra una catástrofe universal: el Ragnarok u ocaso de los dioses, palabra que pasó al guaraní como roñairó y luego ñorairó, con el significado de agresión mutua.

-Pero, ¿no hay semejanza entre todos los mitos del mundo?

-En este caso son tales los puntos de contacto que debemos descartar la coincidencia normal.

-¿Hay rastros biológicos de una presencia vikinga?

-La gente de la virtualmente extinta tribu Guayakí desciende de un conjunto humano de raza blanca y biotipo longilíneo; lo hemos comprobado científicamente. Los guayakí son de raza blanca, ligeramente mestizados con mujeres amerindias en una época relativamente reciente. Los varones guayakí tienen piel clara, barba tupida, el pelo les ralea en la coronilla y el microscopio revela que es pelo propio de la raza blanca.

-¿Con qué pueblo blanco vincula usted. a estos guayakí?

-Con una población de tipo ario, cuya presencia en el Altiplano, siglos antes del Descubrimiento, está probada por nada menos que 300 momias rubias encontradas en Paracas y otros lugares del Perú.

-¿Momias vikingas, diría usted?

-Creemos que los incas eran vikingos.

-Pero, ¿hubo en el Paraguay vikingos o sólo mestizos de vikingos y americanos?


-De cualquier manera que haya sido, las huellas de los vikingos en el acervo paraguayo son evidentes. Yo, personalmente, creo que llegaron hasta aquí, que entraron con sus barcos por los ríos navegables. También debemos pensar que alguna vez hicieron frente a otros vikingos venidos desde el Altiplano con sus huestes aborígenes en son de conquista.

-¿Alguna otra cosa vincula a los guayakí con los vikingos?

-¡Tantas...! El hecho de que conservaron como símbolo tribal inscripciones rúnicas y runoides, que por último ellos eran capaces de trazar aunque ya no entendían su significado. El hacha de guerra de los guayakí, que es la primitiva hacha vikinga: una piedra afilada y empotrada en madera verde, donde queda como soldada cuando la madera se estaciona.

-¿Cómo fueron descubiertas las inscripciones rúnicas?

-Hacia fines de la década del 60, un geólogo del Ministerio de Obras Públicas, Pedro González, halló en el departamento de Amambay 157 grutas con las paredes cubiertas con esas inscripciones. En la década siguiente, el profesor Jaime M. de Mahieu y el runólogo alemán Hermann Munk estudiaron 61 de las inscripciones en cuestión.

-¿A qué conclusión llegaron?

-Algunas de las inscripciones son rúnicas de diseño clásico y otras revelan un largo proceso de degeneración gráfica. El profesor Munk pudo reconocer también un dialecto medieval que se hablaba en Schleswig y que era intermedio entre el norrés -antiguo danonoruego- y el bajo alemán.

Pistilli se enzarza en una apabullante demostración de hasta qué punto está inficionado el guaraní, lengua de origen malayo-polinesio, con palabras del norrés apenas deformadas por su uso en un medio extraño y a través de los siglos.

-Hasta la palabra guaraní la debemos a los vikingos -dice- . Viene de wariní, que quiere decir, en godo, de los guerreros.

Pistilli acaricia un hacha guayakí, con aire melancólico. Reniega más del desinterés con que siempre fue recibida la hipótesis vikinga que de la oposición que se le ha hecho. El profesor de runología y jefe de los Archivos Rúnicos de la Universidad de Oslo, profesor James E. Knirk, no ha demostrado gran entusiasmo al señalar que sólo con un estudio in situ la institución a su cargo podría certificar el origen de las inscripciones en las cuevas de Cerro Guazú.

-Y, sin embargo -se lamenta Pistilli-, esto es muy importante, demostrativo de que América no le debe exclusivamente a España todo lo que la Conquista trajo del Viejo Mundo, ni siquiera las primeras nociones cristianas, porque los vikingos estaban cristianizados cuando llegaron acá. Pero a los paraguayos nada nos parece muy importante. ¡Somos bien raros, nosotros!

Los ashé

El del grabado es un rostro de guayakí existente en el Museo Antropológico de Asunción. Estos indios blancos se llamaban a si mismos ashé, palabra que proviene del vikingo asch, que significa fresno y denomina a uno de los dos árboles que, según la mitología nórdica, les dieron orígen. Los italianos llamaron a los vikingos aschcomani: hombres del fresno. Y el ashé de los guayakí tiene el mismo significado. Esos indios dicen urmá para significar antiguo. En vikingo, ür es antiguo, y man, hombre.

Hombre de las runas

El doctor Jaime M. de Mahieu, fallecido no hace mucho, autor entre otros varios libros de "El rey vikingo del Paraguay" (Hachette, 1979), vivió en la Argentina donde fundó el Instituto de Ciencia del Hombre y fue profesor en la Universidad Nacional de Buenos Aires. El profesor Pistilli recuerda que, cierta vez, Mahieu le confesó: "Debí haberme dedicado plenamente a la ciencia en vez de hacer política". Pistilli supone que Mahieu estuvo muy allegado a Perón.

Mahieu realizó cuatro campañas de investigación en tierra guaraní, vinculadas con los vikingos y sus descendientes, los "indios blancos". Tales campañas fueron declaradas de interés oficial por el general Alfredo Stroessner, a la sazón presidente del Paraguay.
 
MephistoFecha: Miércoles, 2012-Jun-06, 8:55 PM | Mensaje # 2
Grupo: Miembros (0)
Mensajes: 27
Estatus: Offline
Magnifico camarada este tema debe difundirse a todo dar! por lo menos hasta cierto punto.

Hoy latente en mi pecho una flama en son a ti mi oscuro igneo, y se levantara tu reino! de las cenizas donde llasera el demiurgo , viva la verdad! mas condenado al obito esta blasfemia tridimensional! Sieg Hail! VIVA LA VERDAD!
 
luzFecha: Jueves, 2012-Jun-07, 2:13 AM | Mensaje # 3
Grupo: Miembros (0)
Mensajes: 83
Estatus: Offline
Gracias por compartir esto,esta muy bueno.

La libertad no se lleva en la mente,se lucha por ella.
 
ruco3000Fecha: Domingo, 2012-Jun-24, 8:28 AM | Mensaje # 4
Grupo: Miembros (0)
Mensajes: 16
Estatus: Offline
excelente camarada

la verdad nos hara libres
 
Foro » Temas principales » Divulgación científica » Vikingos en Latinoamerica (Historia, Arqueología y Antropologia)
  • Página 1 de 1
  • 1
Búscar: