Martes, 2019-Feb-19, 5:47 PM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Archivos » Enigmas y misterios » Zecharia Sitchin

    Zecharia Sitchin - La Guerra de los Dioses y los Hombres
    2011-May-15, 12:50 PM



    [Descargar Libro]
    * La descarga solo está disponible para miembros de TDLD que han completado el proceso de membrecía.

    Pero la necesidad de oro era apremiante, y los anunnaki se enfrentaban a una difícil decisión: abandonar el proyecto -cosa que no podían hacer- o intentar conseguir oro de otra manera: a través de la minería. Pues los anunnaki sabían para entonces que el oro se podía obtener de forma natural y en abundancia en el AB.ZU («El Origen Primitivo»), en el continente africano. (En las lenguas semitas, que evolucionaron del sumerio, Za-ab -Abzu al revés- sigue siendo el término empleado para designar al oro hasta el día de hoy). Sin embargo, había un importante problema. El oro de África había que extraerlo de las profundidades de la tierra a través de una explotación minera, y no se podía tomar a la ligera una decisión de largo alcance, como la que suponía cambiar el sofisticado proceso de tratamiento del agua por el de una derrengante faena bajo tierra. Está claro que la nueva empresa iba a precisar de un mayor número de anunnaki, de una colonia minera en «el lugar de los brillantes filones», de una ampliación de instalaciones en Mesopotamia y de una flota de cargueros de mineral (MA.GUR UR.NU AB.ZU -«Barcos para Minerales del Abzu») para conectarlas ambas. ¿Podría Enki manejarlo todo por sí mismo?

    Anu creyó que no podría, y ocho años de Nibiru después del aterrizaje de Enki -28.800 años terrestres- vino a la Tierra para ver las cosas por sí mismo. Bajó acompañado por el Heredero Aparente EN.LIL («Señor del Mando»), de quien Anu pensó que podría hacerse cargo de la misión en la Tierra y organizar los envíos de oro hacia Nibiru.

    Quizás fuera necesaria la elección de Enlil para la misión, pero también debió ser una decisión angustiosa, pues iba a agudizar la rivalidad y los celos entre los dos hermanastros, dado que Enki era el hijo primogénito que Anu había tenido con Id, una de sus seis concubinas, y hubiera sido de esperar que sucediera a Anu en el trono de Nibiru. Pero después -al igual que en el relato bíblico de Abra-ham, su concubina Agar y su hermanastra y esposa Sara-, la hermanastra y esposa de Anu, Antum le dio un hijo, Enlil; y, según las leyes de sucesión nibiruanas -fielmente adoptadas por el patriarca bíblico-, Enlil se convirtió en el heredero legal en lugar de Enki. ¡Y ahora aquel rival, aquél que le había robado a Enki su derecho de nacimiento, venía a la Tierra para tomar el mando!

    No se puede recalcar suficientemente la importancia del linaje y la genealogía en las Guerras de los Dioses, en las luchas por la sucesión y la supremacía tanto en Nibiru como, posteriormente, en la Tierra.

    Ciertamente, a medida que desenmarañamos la desconcertante insistencia y ferocidad de las guerras de los dioses, intentando encajarlas en el entramado de la historia y la prehistoria -una tarea nunca antes afrontada-, va quedando claro que estas guerras tuvieron su origen en un código de conducta sexual basada no en la moralidad, sino en consideraciones de pureza genética. En el núcleo de estas guerras, subyace una intrincada genealogía que determinaba la jerarquía y la sucesión; y los actos sexuales no se juzgaban por su ternura o su violencia, sino por su propósito y sus resultados.

    Existe un relato sumerio en donde Enlil, comandante en jefe de los anunnaki, se encapricha de una joven niñera a la que ve nadando desnuda en el río. La persuade para que salga a navegar con él y le hace el amor en contra de sus protestas («mi vulva es pequeña, no sabe de relaciones sexuales»). A pesar de su rango, Enlil es arrestado por «los cincuenta dioses superiores» cuando vuelve a su ciudad, Nippur, y «los siete anunnaki que juzgan» lo encuentran culpable de violación, sentenciándole al exilio en el Abzu. (Se le perdonó al casarse con la joven diosa, que le había seguido al exilio.)


    * La descarga solo está disponible para miembros de TDLD que han completado el proceso de membrecía.
    Categoría: Zecharia Sitchin | Ha añadido: Benja
    Visiones: 452 | Cargas: 34 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Para descargar...

    Las descargas de TDLD, tienen por intermedio el servicio acortador de links "Linkbucks", al entrar a cada enlace, encontrarán una "cuenta regresiva" en la parte superior-derecha de la pantalla, al llegar a cero, deben dar click en "Skip this ad" para acceder a la descarga directa.

    El botón se ve similar a esto:

    Si los links están caídos, reportar en los comentarios para corregirlos.


    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.