Miércoles, 2019-Mar-20, 8:09 AM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Archivos » Mitología » Samuel Noah Kramer

    Samuel Noah Kramer - La historia empieza en Sumer
    2011-Abr-29, 12:32 PM

    [Descargar Libro]
    * La descarga solo está disponible para miembros de TDLD que han completado el proceso de membrecía.


    Entre los más importantes sumerólogos de nuestra época tenemos a Samuel Noah Kramer. En 1956 Kramer examinó el legado literario que se encontró debajo de los montículos de Sumer. Sorprende encontrar que una civilización que existió hace cerca de 6,000 años deja un legado cultural importante.

    En el índice De las tablillas de Sumer se encontró que en cada capítulo, de los veinticinco que contiene, se describe algún ámbito de la vida en Sumer, instituciones políticas como un congreso bicameral, textos históricos que describen una edad heroica, textos literarios que tratan desde cuestiones cosmogónicas y teológicas, hasta proverbios, himnos y lamentaciones.

    Tenían conocimientos de medicina, técnicas agrícolas, colegios, códigos legales, reformas sociales y hasta registros contables y administrativos. Sin duda, una de las obras que permitió el desarrollo de las ciudades de Sumer fueron las hidráulicas, gracias a ellas se volvieron cultivables y muy prósperas las tierras cercanas a los ríos Tigris y Eufrates.


    * La descarga solo está disponible para miembros de TDLD que han completado el proceso de membrecía.
    Categoría: Samuel Noah Kramer | Ha añadido: JavierOrozco
    Visiones: 667 | Cargas: 38 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Para descargar...

    Las descargas de TDLD, tienen por intermedio el servicio acortador de links "Linkbucks", al entrar a cada enlace, encontrarán una "cuenta regresiva" en la parte superior-derecha de la pantalla, al llegar a cero, deben dar click en "Skip this ad" para acceder a la descarga directa.

    El botón se ve similar a esto:

    Si los links están caídos, reportar en los comentarios para corregirlos.


    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.