Miércoles, 2019-Mar-20, 8:06 AM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Historia, revisionismo y NWO

    EL ANCESTRO INMEDIATO DEL NSDAP - LA LOGIA THULE Parte.2


    En la introducción de su libro "Antes de que Hitler viniera", Sebotendorf explica textualmente que Hitler en sus primeros meses de actividad pública se apoyó en tres fuerzas políticamente organizadas y dependientes de la Logia Thule: el Partido Alemán de los Trabajadores, fundado por el "hermano" Karl Harrer en Munich y el Partido Socialista Alemán de Hans Georg Grassinger, y, por supuesto, en la misma Logia Thule. Sebotendorf concluye: "De estos tres grupos, Hitler hizo el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán". Pero los tentáculos de la Logia Thule llegaban todavía más lejos. Es curioso contemplar que en el Hotel de las Cuatro Estaciones, sede de la Thule y propiedad de dos de sus miembros, tenían igualmente sede otros movimientos, más o menos, correas de transmisión de la orden: el Partido Nacional Liberal de Hans Dhan, al Deutsche Schulverein de Wilhem Rohmeder.

    De entre todas estas correas, una tendrá particular éxito y hay que remontarse a octubre de 1918 para contemplar su origen. Por esas fechas, Sebotendorf estaba persuadido que las clases obreras solamente podían ser desvinculadas del marxismo si se oponía a éste una ideología de sentido contrario. Sebotendorf creía que esta ideología podría serla ariosofía (ocultismo teosófico pangermanista). Para extender la ariosofía constituyó, por medio de Karl Harrer, el Politischer Arbeiter-Zirkei, entre cuyos miembros se encontraba Anton Drexler y cuyo secretario era Michel Lotter. Este pequeño grupo duró de octubre de 1918 a enero de 1919; el día 5 de ese mes Drexler propondría la transformación en partido, el Partido Alemán de los Trabajadores. Como no podía ser de otra manera para un partido que pretendía hundir sus raíces en la tradición obrera alemana, la fundación tuvo lugar en una cervecería. El nuevo partido apenas tenía 24 miembros, la mayoría de ellos ferroviarios.

    Regularmente el DPA organizaba reuniones publicas y debates. El 12 de septiembre de 1919, un hombre oscuro, enviado por la inteligencia militar, asistirá en calidad de espía a un acto público celebrado por la naciente organización. Se llamaba Adolf Hitler. El 20 de febrero de 1920, Hitler ocupa ya la dirección del partido y lo transforma en NSDAP.


    No todos los miembros de la Logia Thule ingresan en esta formación. Los motivos son dos: en primer lugar, no todos estaban interesados en la actividad política, a pesar del período de politización de la sociedad alemana de la época, buena parte de los efectivos de Thule son hombres y mujeres interesados única y exclusivamente en el ocultismo. En segundo lugar, el mismo nombre que Hitler da a "su partido" indica cuales son las áreas preferenciales de reclutamiento "partido obrero alemán nacional socialista", se busca, efectivamente, reclutar "trabajadores alemanes" a fin de realizar un "socialismo en la nación alemana", un "verdadero socialismo"; a tales objetivos no podían comprometerse -al menos en esos momentos iniciales del nazismo- buena parte de los miembros de la Thule: en la lista de afiliados se encuentran tres componentes fundamentales y una línea de tendencia, en primer lugar los hombres y mujeres de Thule son -por este orden- profesionales liberales (frecuentemente juristas), nobles aristócratas y militares; la tendencia general dominante es burguesía media-alta.

    Contrariamente a lo que se ha dicho, Hitler jamás conoció a Sebotendorf. Sin embargo, es cierto que su mentor político-ideológico en aquella época fue Dietrich Eckart y que ambos eran "Hermanos Visitantes" de la Logia Thule. Cuando Hitler ingresa en el círculo de Thule, Sebotendorf ya ha abandonado Munich (lo hará exactamente el 26 de junio de 1919, siendo cuestionado por parte de la asociación y acusado de haberse comportado con excesiva ligereza en la custodia del archivo de miembros de la logia que, al caer en manos de los bolcheviques, ocasionará la detención y el fusilamiento de los rehenes durante las jornadas insurreccionales de abril del 19. La última presencia de Sebotendorf en una reunión de la Logia Thule data del 22 de junio de 1919.

    Hitler sentía verdadera aversión por todo lo que se refería a sectas y al espíritu sectario. Su vocación era la de presidir un gigantesco movimiento nacional abierto a amplias masas populares; atacaba con frecuencia la mentalidad conspirativa de los grupos völkisch y no se recata en "Mein Kampf" de dirigir acusaciones contra esta forma de hacer política-ficción.

    Poco a poco, Hitler va eliminando los rastros del espíritu de Thule en el NSDAP y la mayoría de los siete miembros del antiguo DAP son excluidos de la dirección o remitidos a puestos puramente protocolarios. Es cierto que Hans Frank, Rosemberg y Hess, "hermanos" de Thule, ocuparon posteriormente cargos de máxima responsabilidad en el Tercer Reich. La partida de Sebotendorf y la ruptura de Hitler con Thule entrañaron la crisis de la logia que se iría desdibujando progresivamente y desaparecería en el curso de los años veinte.

    Sebotendorf-Glauer asumió en 1920 la dirección de la prestigiosa revista de astrología alemana "Astrologische Rundschau". En 1923 se trasladará a Suiza -de donde es su segunda mujer- y vivirá allí hasta 1924. De 1926 a 1928 -imposible obtener datos de como lo consigue- es nombrado cónsul honorario de Méjico en Estambul. Mas tarde -también es imposible establecer los motivos y los fines- se desplaza a Estados Unidos y América Central. En 1933 regresa a Munich -Hitler ya ha alcanzado el poder- con el título de Caballero de la Orden Imperial de Constantino, sociedad patriótica y con aspiraciones iniciáticas turca.

    Pero su nueva estancia en Alemania se prolonga poco. Intenta aprovechar la presencia de destacados hermanos de la Logia Thule en el nuevo régimen para relanzar las actividades de la orden y escribe diversos artículos y un libro -"Antes de que Hitler viniera"- en el que se autoconsidera como el precursor del nazismo. No es que sea falso: es que el nuevo régimen no le interesa sacar a la luz pública estos aspectos ocultos de su prehistoria.

    Existen dos fichas de las SA sobre Sebotendorf: una da cuenta de su encarcelamiento el 29 de enero de 1934 y otra del 2 de marzo del mismo año, fecha en que es liberado. De las dos ediciones de su libro sobre Hitler y la Logia Thule, la primera edición se agotará a los pocos días y la segunda será retirada por la administración. Sebotendorf tenía ya sesenta años y había perdido ese atractivo de madura estampa noble y germánica. Se había separado de su mujer en 1928 y empezaba a tener dificultades económicas.

    Sobre el final de la Sociedad Thule, Sebotendorf es muy explícito en el capítulo XIV explica que el 9 de noviembre de 1923 se produce el fracaso del golpe de Munich, el golpe de la cervecería: "El funesto acontecimiento había inducido a los miembros del partido, guiados por el actual primer alcance de Munich, Fiedhler, a afiliarse, en su mayoría, a la Logia Thule, para tener alguna forma de proseguir, gracias a tal actitud, la acción propagandística emprendida, haciendo que Adolf Hitler, de regreso a la cárcel de Landsberg, pudiera nuevamente reunirlos en torno suyo".

    No se entiende bien este fragmento, sobre todo cuando Sebotendorf después de hablar de "afiliarse mayoritariamente", un párrafo después confiesa que en 1925 la Logia Thule tenía apenas 25 afiliados. En 1926, siempre según sus cifras, se habían reducido a 5 y en junio de 1930, terminó disolviéndose.

    Regresó como pudo a Estambul y durante la guerra colaboró con la inteligencia alemana lo que le permitió sobrevivir aun a pesar de que su superior consideraba sus informes como de dudosa utilidad. En septiembre de 1944 se rompen las relaciones entre Alemania y Turquía. Sebotendorf recibe una pequeña paga para mantenerse durante un tiempo. Cuando el dinero se agota Glauer-Sebotendorf se siente sin fuerzas, quizás se considera un fracasado, quizás ya no cree más en sus capacidades de astrólogo y vidente o quizás sienta que ha perdido ese magnetismo que le permitió edificar en pocos meses una poderosa logia, un cuerpo franco y protagonizar la reacción anticomunista en Baviera o atraer a primeras figuras del futuro Reich.

    El 9 de mayo de 1945, no solamente el Gran almirante Doenitz firmaba la capitulación, sino que lejos del Berlín destruido, en los acantilados del Bósforo, Sebotendorf se suicidaba. La fuente originaria de este datos procede de Herbert Rettinger, su superior jerárquico en la inteligencia alemana en Estambul, el cual lo recibió de otro de sus antiguos colaboradores en Turquía. Incluso en el acto final del suicidio la vida de Hitler y la de Sebotendorf son paralelas.


    * * *

    Hasta aquí la peripecia de la Logia Thule. Se la puede considerar en rigor como precedente directo del nazismo: fue de la Logia Thule de quien el nazismo tomó buena parte de sus temas. Un miembro de la Orden de los Germanos desde 1913 y luego de la Thule, Friedrich Krhon, en 1919, presentó al DAP una memoria sobre la svástica, proponiendo como distintivo partidario este símbolo sobre un disco blanco en el centro de una bandera roja. Hitler aceptó la idea y el 20 de mayo de 1920 se utilizó en público por primera vez. Se trataba de una svástica destrógira, similar a la utilizada por los teosofistas. Así pues, a un tiempo, la Thule proporcionó el símbolo del nazismo, el futuro órgano de expresión del NSDAP y los núcleos organizados política que aprovecharía Hitler en sus inicios.

    Pero ¿en qué consistía la doctrina de Thule? No existen documentos para que podamos reconstruir la totalidad de su doctrina. Solamente se la puede inferir a partir de tres documentos fundamentales:


    1) los escritos ideológicos del propio Sebotendorf, 2) los escritos ariosóficos de List y 3) parte de la obra de Alfred Rosemberg "El mito del siglo XX". Las dos últimas han sido ya mencionadas en otros capítulos, respecto a la primera vale la pena realizar unas acotaciones.

    La obra de Sebotendorf entra de lleno -como hemos dicho al principio- en la tradición neo-rosacruciana, una tradición mística e interiorizada cuyo objetivo final era "la construcción del Halgadom", equivalente en la doctrina Rosa+Cruz a la "edificación de las columnas del Templo Interior", con la variante de que Sebotendorf otorga al concepto una vigencia a la vez trascendente y contingente. Escribe en "Antes de que Hitler viniera":

    "El alemán no ve nunca el fin. No ve más que el camino. La Germanenorden y, sobre todo, el Geheimbund deben definir este fin. Este será la construcción del halgadom".


    Jean Mabire, comentando este concepto, apunta:

    "Este templo del Halgadom es, a la vez, espiritual y material. Pertenece a la tierra y al cielo, al pasado y al porvenir. Es el equivalente del Arca de la Alianza del pueblo israelita. Es el reino terrestre donde va a renacer el espíritu de Thule. Es el imperio de todos los germanos".

    Esta concepción del Halgadom se encuentra igualmente presente en Rosemberg y en su "Mito del Siglo XX" e igualmente reaparece en toda su integridad en los mitos que animaron a las SS en la última fase de la guerra.

    El "Halgadom" era el imperio de todos los germanos, la forma política superior a la nación, regida por principios metapolíticos que debería reflejar las tradiciones y concepciones de la vida y del mundo de los pueblos germánicos.

    El imperio se construía con la espada. Esta lucha equivalía a la "pequeña guerra santa" de las concepciones islámicas, una lucha contra el enemigo exterior y contingente. Pero ¿y la "gran guerra santa", la lucha contra el enemigo interior, ¿cómo podrá practicarse?


    ANEXO:


    JÖRG LANZ VON LIEBENFELS Y OSTARA


    Los escritos de un hombre extraño y enigmático, Guido von List -de quien hablaremos más adelante- fueron leídos ávidamente por alguien más joven que él, que los asumiría íntegramente, yendo todavía más lejos en la formulación de la gnosis racista- teosófica. Se trataba de Jörg Lanz von Liebenfels. Había nacido el 1 de mayo de 1872 y conoció las teorías teosóficas poco después de publicarse; a los diecinueve años tomó el hábito cisterciense, de ahí que en sus escritos demostrase un conocimiento profundo de la Biblia y los Evangelios y estuviera familiarizado -y atraído- por los movimientos sectarios del cristianismo -gnósticos, dualistas, templarios, rosacrucianos, etc.-. Lanz introdujo, con posterioridad a su abandono del Císter, un elemento nuevo en la gnosis racista: la veta cristiana, según la cual Cristo -Frauja, en nombre germánico antiguo- era un iniciado ario que se opuso a las fuerzas oscuras representadas por la sinagoga. A estos y a otros muchos movimientos sociales Lanz les otorgaba un grado de biológico- existencial inferior al humano: mientras los arios eran los descendientes de los dioses, los pueblos "inferiores" eran los descendientes de los monos; con esta pirueta Lanz incorporaba de un solo golpe la temática evolucionista a sus delirios místico- teosóficos, de un lado, y de otro introducía la antropología y la zoología como ciencias de apoyo a su welstanchaaung. El producto de todo esto sería la "teozoología" y su biblia un libro de título ampuloso y enigmático: "La teozoología o los Simios de Sodoma y el Electrón de los Dioses", nombre que ya de por sí constituye todo un programa.

    El 27 de abril de 1899 abandona el monasterio de Heiligenkreuz, apenas ha resistido tres años la austeridad del monacato y el dogma católico, años que ha aprovechado para algo más que para piadosas plegarias: ha formado sus opiniones doctrinarias -al menos en lo esencial- en la biblioteca del monasterio. No queda claro en qué momento se ha hecho racista, pero lo cierto es que proclama que el Císter ha traicionado su doctrina originaria: una doctrina en la que Lanz advierte elementos simbólicos que encubren una componente racista. Para el prior del monasterio el motivo del abandono es sensiblemente diferente: Lanz no ha soportado el voto de castidad. Y efectivamente, la teorización de Lanz evidencia la existencia de una obsesión enfermiza por la sexualidad.

    En torno a 1903 empieza a escribir en publicaciones völkisch y darwinistas. Parece que hacia 1905 ya había completado lo esencial de su formación intelectual. Publica un artículo en uno de estos boletines völkisch titulado "Antropozoon bíblico" en el que defiende como tesis central la existencia de prácticas esotéricas relacionadas con el sexo que se encuentran presentes en los pueblos de origen ario: serán las orgías en Grecia y Roma, serán los misterios sexuales del tantrismo y la presencia de esculturas y relieves de inspiración sexual en las antiguas culturas indo-arias del medio oriente, lo que le dará la pista de tales ritos. Pero, al mismo tiempo, el hecho de que en algunas representaciones iconográficas se incluyan figuras animales le confirmará en una intuición: la "caída" del estado edénico primordial se habrá producido por que los "hijos de los dioses" se unirán con las "hijas de los hombres", )de qué hombres puede tratarse?: de especies animalescas, se responde, poco evolucionadas. Estos "hijos de los dioses" serán los arios, y a esta raza la llamará Teozoa. Del producto de este mestizaje nacerán cultos satánicos y demoníacos, especies inferiores en estatura -pigmeos- y en capacidades éticas y morales, se tratará de una especia con características animales y, solo accesoriamente humanas: los Antropozoa. Y se tratará de una especie biológicamente condicionada hacia la práctica desenfrenada de la sexualidad, en la medida en que através de la misma se podía corromper a los "hijos de los Dioses". El Antiguo Testamento es una guía para el pueblo ario -atención, no para el pueblo elegido hebreo- sobre como evitar la tentación de los animalescos seres inferiores.

    Lanz evidencia dos carencias: una de carácter psicológica, probablemente fruto de sus años conventuales; una sexualidad mal asumida o asumida junto a un complejo de culpabilidad que la hace nociva; producto de dicho complejo de culpabilidad es la fijación de Lanz contra aquellos que han cometido el mayor pecado, un pecado mucho más grave que sus deseos sexuales execrados por la Iglesia, un pecado, en definitiva, contra la raza; se trata de las razas inferiores, animalescas, de entre las que los judíos destacan de forma señera.

    La otra carencia es doctrinal: en los escritos teosofistas la sexualidad ocupa un discreto lugar secundario. Parece como si la Blavatsky apenas concediera mucho interés a aquello que otros han calificado como la "fuerza más grande de la naturaleza". Así pues para la Blavatsky -y por extensión los teosofistas- en cuya concepción del mundo había mucho de moralismo victoriano, la sexualidad era algo que, en principio podía desviar de la verdadera espiritualidad: la suya. No es raro que Lanz ignorara todo lo relativo a una "metafísica del sexo" y a la posibilidad de una práctica espiritual centrada en el dominio, control y reorientación de la energía sexual.

    Tal metafísica tiene su plasmación no solo en el tantrismo (yoga sexual), sino, en toda la tradición alquímica y rosacruz que frecuentemente utiliza el símbolo sexual para indicar la unión entre un principio masculino, activo e ígneo y un principio femenino, pasivo y acuoso: se trata de la imagen del Rebis, de la "cópula regia", etc. Y si hemos de remontarnos a la antigüedad, la orgía misma y las bacanales eran cultos telúricos y dionisíacos propios de los pueblos mediterráneos y asiático-mediterráneos. Lanz, por el contrario, no elude la problemática sexual, ni tampoco la coloca en segundo plano de su sistema: por el contrario, le da una máxima trascendencia y la sitúa como infraestructura de la lucha racial: Teozoa contra Antropozoa, hijos de los hombres (seres animalescos degenerados, razas inferiores) contra hijos de los dioses (arios).

    Lanz escribe sus libros en momentos en los que la ciencia vive plena efervescencia: la física nuclear está en sus primeros balbuceos y la radiactividad ha sido perfectamente establecida y medida; el envío de ondas, la codificación y decodificación de las señales hertzianas hace posible el envío de la palabra y de la imagen. Y todo esto le parece a Lanz -precursor en esto de cierta tendencia actual de la física nuclear y cantase a converger con la metafísica- que da la razón a las tesis teosóficas que consideran la sustancia divina como una forma de "energía" o un estado de "vibración de la materia". Cuando los "seres superiores" (los "superiores desconocidos" del ocultismo inglés de fines del XIX, los "mahatmas" del teosofismo) transmitían a los elegidos ese particular estado de vibración de la materia, transmitían con él facultades parapsíquicas: clarividencia, telepatía, etc. A esto Lanz le llamaba "electrón de los dioses".

    En 1905 aparece el número 1 de Ostara. Ostara es el nombre de la pascua germánica, su nombre procede de una antigua divinidad estacional indo-germánica. Durante dos décadas y en dos series (la primera de 1905 a 1917 estará compuesta por 89 números y la segunda de 1922 a 1927 llegará al número 101) Ostara será el portavoz de las tesis teosófico-völkisch. El mismo Hitler conocerá la publicación -y según parece- la leerá asiduamente. Los números de Ostara eran monográficos y generalmente estaban compuestos por los textos de un solo autor. Entre los números de la primera serie se encuentra una veintena dedicada (exclusivamente! al sexo y una decena a temas teosofistas.

    Lanz se había rodeado de un grupo de teósofos, entre ellos los miembros de la Sociedad List y el propio Guido List, así como del teosofista Harald Grävell van Jostenoode. Este último evidenciará en el monográfico número 2 de la revista la inspiración teosófica: en efecto, esté número se dedicará a exponer las tesis de H. P. Blavatsky sobre las "razas matrices". Esta teoría fue reconducida por Lanz hacia su particular visión sexo-racista: para Lanz la separación entre Teozoa y Antropozoa se habría producido al debutar en la "escena cosmogónica" la raza Atlante, la "cuarta raza matriz".

    Las teorías de Lanz tienen una doble importancia para nuestro estudio: en primer lugar Lanz es otro de los canales de entrada de las ideas teosóficas en el movimiento völkisch. Su importancia es similar a la de Guido von List, aunque sea altamente tributario de los planteamientos de éste que, incluso, los extremiza. En segundo lugar, la importancia de List radica en la creación de la revista "Ostara" que, como se ha visto, a lo largo de más de dos décadas facilitará el material teórico a una constelación de ligas místico-völkisch de las cuales la Orden del Nuevo Temple y la Orden de los Germanos serán las más significativas.

    En cuanto a Ostara parece que contribuyó, si bien es cierto que en una medida no establecida, a la formación de los criterios racistas de Adolf Hitler. Sobre este particular ha existido hasta hace poco contradicción entre los historiadores: para unos se trata de un mito, no consta que Hitler fuera lector de Ostara. Dados algunos temas de la revista, estos historiadores afirmaban que el atribuir a Hitler interés por Ostara era un arma más de la guerra psicológica destinada a ridiculizar al führer el cual se habría interesado por una revista de contenidos, así mismo, ridículos. Pero existen testimonios en contra: en un libro publicado en Alemania en 1958, Wilfried Daim ("Der Mann, der Hitler die Ideen gab") estudioso de los movimientos sectarios alemanes y sus relaciones con los partidos políticos durante el período de las entreguerras, da cuenta de una entrevista con Lanz en 1951, anciano de más de setenta años. Lanz, a sabiendas de que este testimonio solo le podía causar perjuicios, le refirió que en el curso de 1909 recibió la visita de un joven que dijo llamarse Adolf Hitler interesado por comprar los números atrasados de la revista Ostara. Lanz se los regaló al percibir el estado de miseria del joven. Pues bien, el domicilio que Hitler dejó a Lanz, fue cotejado por Daim coincidiendo con la sórdida pensión en la que el futuro Fuhrer residió en ese año en Viena. Un compañero de la misma pensión refirió, igualmente, en un artículo posterior, que Hitler guardaba en su miserable cuartucho un montón de revistas Ostara.

    El vínculo entre Hitler-Lanz parece, con todo muy débil, pero hay que tener presente que una vez convertido en canciller del Reich y el NSDAP en partido único, existió una deliberada y sistemática campaña de destrucción de pistas: en el fondo las iniciativas llevadas por Lanz von Libenfels se habían concretado en movimientos y publicaciones en buena medida risibles; es evidente que se intentó borrar pistas de las relaciones del Fuhrer con estos movimientos. Los mismos textos de von Sebotendorf fueron prohibidos literalmente en la Alemania nacional-socialista y el resto de teóricos de esta primera hora, lejos de lograr un impulso a sus ideas con la subida del nuevo régimen, o siquiera un mínimo reconocimiento oficial a título de "precursores" se vieron frecuentemente obstaculizados, reducidos al silencio ellos y disueltas sus organizaciones. Capítulo aparte es el hecho de que algunas de sus tesis y varios de sus colaboradores fueron integrados en una institución ciertamente diferenciada del conjunto del régimen: las SS.

    Categoría: Historia, revisionismo y NWO | Ha añadido: Demian (2011-Sep-14)
    Visiones: 375 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.