Martes, 2019-Feb-19, 5:40 PM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Historia, revisionismo y NWO

    El concepto "antisemita"


    En primer lugar el término "semita” es usado por los historiadores que se dedican a la historia antigua. Se requiere aclarar que se trata de historiadores modernos, pues el término "semita” no es utilizado por historiadores de la antigüedad que lo desconocen.

    Es decir, aunque el nombre de Sem aparece en la Biblia, ésta acepción historiográfica del término "semita” es una invención moderna. Fue utilizada por primera vez por el historiador Ludwig Schlözer, en una publicación de Leipzig en 1781. Lo que quiere decir que se utiliza recientemente, hace menos de 230 años.

    Esta conclusión resulta extraña, porque la totalidad de los términos que usan los historiadores vienen dados por el nombre original o del lugar. Además la denominación es consistente en el tiempo desde que dichas culturas aparecen en la historiografía. Nunca aparecen nuevas denominaciones para culturas conocidas, y menos con varios miles de años de retraso.

    La primera utilización del término parece haber sido para asociarla a su antónimo: el antisemitismo. Este término —y el sentimiento que conlleva— son también una invención moderna.

    Para algunos, la lectura literal de la Biblia, más precisamente del capítulo X del Libro de Génesis, nos lleva a pensar que de los tres hijos y dieciséis nietos del Profeta Noé se formaron todas las naciones existentes en la actualidad.

    El eminente arabista e islamólogo judío francés Maxime Rodinson (1915-2004) sostiene: «No debería utilizarse el término "semitas”, como tampoco el término "indoeuropeos” (o arios). Estas palabras carecen de toda justificación científica. Sólo puede hablarse de pueblos que hablan lenguas semíticas, de pueblos que hablan lenguas indoeuropeas, etc.».

    El término antisemitismo fue acuñado hacia 1879 por un racista alemán de Hamburgo, Wilhelm Marr, para designar la hostilidad hacia los judíos. O sea que el término tiene menos de 130 años de antigüedad. Por tanto, en ningún caso se podría hacer referencia al denominado antisemitismo inherente e histórico de la humanidad, al que frecuentemente se refieren los adherentes del sionismo. El antisemitismo —antijudaísmo, antisionismo debiéramos empezar a llamarle si queremos ser más precisos y rigurosos— tiene hondas raíces en el mundo grecorromano. Se dice que las primeras persecuciones de judíos tuvieron lugar en la Alejandría helenística. Se intensificaron durante el oscurantismo medieval, cuando el pueblo judío fue acusado, difamado, atribuyéndosele el asesinato de Jesús el Cristo. Esta actitud debe catalogarse de antijudaísmo, y no de antisemitismo. Lo cual no significa que no la hayan sufrido otros pueblos, incluyendo a los árabes.

    En efecto cuando los cruzados conquistaron Jerusalén en el año 1099, pasaron a cuchillo no sólo a los cuarenta mil habitantes musulmanes, sino también a los casi mil judíos que allí vivían, en una de las matanzas más horrorosas de la historia. Ésta sí es una expresión de antisemitismo usando el vocablo en su sentido propio.

    Aunque mejor sería calificarlo como etnocentrismo o colonialismo.

    Lo que constituye un disparate es decir "antisemitismo árabe”. Una de las anomalías del término radica en que resulta más extraño y paradójico que hoy se tilde livianamente de antisemitas a los árabes modernos. Si los judíos tuvieron conflictos en las naciones occidentales en que vivían, ello justamente no pasó en el mundo árabe ni musulmán.

    Una conocida "Historia de Palestina” comienza así: «Desde tiempo inmemorial existía en Jerusalén una costumbre emocionante: los niños judíos y musulmanes nacidos en el mismo barrio y en la misma semana eran tratados por sus familias como hermanos de leche; el niño judío era amamantado por la madre musulmana y el niño musulmán por la madre judía. Esta costumbre establecía relaciones íntimas y duraderas entre las dos familias y las dos poblaciones [...] La costumbre cayó en desuso [...]» , y agregaríamos: ¡hoy sería impensable!

    La anterior cita neutraliza el mito de la enemistad tradicional entre judíos y árabes. Mal podría catalogarse de antisemita a los árabes, puesto que ellos serían los que podrían exhibir más prístinamente dicho origen.

    Desde una perspectiva histórica política, la funesta intervención de los europeos en el denominado Medio Oriente en el siglo XIX, instala una ruptura de relaciones, que no había conocido conflictos serios entre ellos. Muy por el contrario, los practicantes del judaísmo habían vivido durante muchos siglos pacíficamente, en medio de los Santa.

    Así es que se puede concluir que el antisemitismo no sólo es una invención moderna, sino que es también una invención de Occidente. Porque en el mundo árabe y musulmán las diversas comunidades convivieron de manera más o menos amistosa, desde que el Islam acepta la revelación bíblica y considera a judíos y cristianos como hermanos monoteístas y Gentes del Libro. En los califatos de oriente y en al-Ándalus los judíos llegaron a tener altos cargos en la corte. Basta recordar a Hasdai Ibn Shaprut (), canciller del primer califa de Córdoba, Abd ar-Rahmán III , y al famoso médico-filósofo Maimónides (1135-1204) que fue facultativo personal del sultán Saladino .

    En efecto, aunque el fenómeno del antijudaísmo existía en Occidente, la calificación de "antisemitismo” es reciente. Durante los siglos que siguieron a las cruzadas, los países musulmanes fueron refugio para los judíos perseguidos en Europa. Las víctimas de la Inquisición española (los llamados sefardim o sefardíes) huyeron a los países árabes de África del Norte (en países como Marruecos o Túnez) y hasta el Imperio Otomano, donde fueron recibidos fraternalmente.

    En el siglo XIX el mundo árabe fue refugio para los judíos que escaparon la Europa central y oriental, de aquellas horribles matanzas en Polonia y en Rusia. Con toda razón la "Enciclopedia Hebraica”, en su edición española de 1936, podía escribir: «Durante varios siglos los países islámicos fueron la verdadera salvación para los judíos europeos».

    Entre las dos guerras mundiales, en Marruecos y en Túnez hasta después de 1945, hubo judíos que figuraron como ministros en los gobiernos árabes. Durante la Segunda Guerra Mundial, el bey de Túnez y el rey de Marruecos emplearon todos sus esfuerzos para proteger a sus súbditos judíos contra las leyes racistas del régimen de Pétain.

    Y el autor judío francés Éric Rouleau, nacido en El Cairo, escribió en el prólogo al libro del autor sirio Sami Al-Yundi, Juifs et Árabes: «como judío que pasó su infancia y su juventud entre los árabes, puedo atestiguar que el antisemitismo es completamente ajeno a las tradiciones y a la mentalidad de los pueblos de Oriente Medio».

    El término semita obviamente fue tomado de un pasaje bíblico. De Sem, el hijo mayor de Noé. Lo que hace suponer que los semitas serían sus descendientes.

    El término debe ser mantenido como un concepto puramente lingüístico: semitas son los que hablan o hablaron una lengua semítica (asirio, babilónico, cananeo o fenicio, arameo árabe, hebreo). O sea lenguas originarias de la Península Arábiga.

    Por último, la utilización del concepto antisemita obedece casi exclusivamente a los intereses ideológicos que se ha propuesto el sionismo político desde sus inicios a fines del siglo XIX, que propuso la creación de un "Hogar Nacional Judío”(Estado Judío) en Palestina, paradójicamente como respuesta a las persecuciones de los judíos en Europa.

    Es muy significativo la habilidad y significado que cobra la invención por parte de los dirigentes máximos del pueblo judío, al declarar que dios les elige como "Pueblo Elegido”, de esta manera el Universalismo de la Libertad propio de la herencia griega, es desplazado por el Universalismo de la Ética que vendría a definir la herencia judía a partir de la idea planteada por sus dirigentes.


    Fuente: http://www.nuevorden.net/r_378.html
    Categoría: Historia, revisionismo y NWO | Ha añadido: JavierOrozco (2011-Oct-07)
    Visiones: 540 | Comentarios: 2 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 2
    0   Spam
    1 dark_cradle   (2011-Oct-10 7:41 PM)
    Bien explicado. Gracias por la info :)

    0   Spam
    2 Hebi   (2011-Oct-16 10:14 AM)
    Bien.

    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.