Lunes, 2019-Ene-21, 2:31 PM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Historia, revisionismo y NWO

    FREUDIANISMO Y MARXISMO CULTURAL: ARMAS DEL DEMIURGO SATANÁS

     

    La figura del judío Sigmund Freud es, sin duda, una de las más oscuras de la historia humana reciente, y de las que ha tenido uno de los más negativos impactos en la sociedad. Su enseñanza es la quintaesencia del Kali Yuga y la máxime expresión de los principios anti-tradicionales y contrainiciáticos. Pero, esta enfermedad, este cáncer social que hoy llamamos freudianismo, no surgió de manera accidental, sino que responde a una conspiración gestada dentro del siniestro sanedrín. 

     

    Empecemos por el hecho de que Sigmund Freud no era un judío ordinario, sino perteneciente a la rama de los sabateos[1], una secta judía cabalista del siglo XVII fundada por el autoproclamado mesías Shabtai Tzví, rabino cabalista turco que se convirtió al Islam cobardemente para evitar la ejecución de las autoridades otomanas. Fue reconocido como mesías por un tercio de la población judía de la diáspora que pasaron a conocerse como sabateos, y que aceptaron, como su líder, convertirse falsamente al Islam o al cristianismo siendo conocidos como criptojudíos, marranos, donmeh (en el mundo musulmán), etc.

     

    Los sabateos eran famosos por sus prácticas obscenas[2] y su dedicación a todo lo antinatural; orgías, pedofilia, zoofilia, homosexualismo, incesto. Prácticas que vemos reflejadas en todas partes dentro de la doctrina freudiana y psicoanalítica, siendo el incestuoso Complejo de Edipo, el más famoso ejemplo.

     

    Según Henry Markow los Illuminati eran la continuación de esta secta. La Orden Illuminati fundada por el judío Adam Weishaupt en Alemania pronto se extendió por todo el mundo con la finalidad clara de destruir la Iglesia Cristiana y todas las religiones, derrocar las monarquías y establecer un Nuevo Orden Mundial socialista y ateo. Asegura Markow que Freud era Illuminati y miembro de la Masonería, y que recibió patrocinio económico y logístico de la Logia B’nai B’rith, la Masonería Hebrea exclusivamente judía y que controla a las demás logias masónicas así como a las Naciones Unidas[3], para impulsar la abominación que creo: el psicoanálisis.

     

    La adhesión de Freud a la masonería es bien constatada incluso por las fuentes del Sistema mismo[4], es decir, es algo que los mismos masones admiten. Pero hay más, incluso si dudáramos de que hubo una conspiración deliberada para promover el freudianismo como un arma que destruyera el espíritu y los valore tradicionales occidentales, europeos y blancos, nos dice el reconocido psicólogo Kevin B. MacDonald: Las especulaciones de Freud tenían claramente un programa. Más que proporcionar especulaciones que reafirmaran las bases morales e intelectuales de la cultura de su tiempo, sus especulaciones eran una parte integral de su guerra contra la cultura gentil, hasta el punto de que consideraba Tótem y Tabú como una victoria sobre Roma y la Iglesia Católica...

     

    Pero, el odio que sentía Freud hacia la moralidad blanca europea y su deseo obsesivo de promover el incesto y la depravación sexual no eran exclusivos de él, al contrario, es una característica inherente a buena parte de la comunidad judía. Ya desde la Edad Media las autoridades señalaban que los judíos eran famosos por practicar el incesto y la prostitución de sus mujeres[5].

     

    Así, Freud es directamente corresponsable junto a otros como Alfred Kinsey, Magnus Hirschfeld[6] y la Escuela de Frankfurt, de la llamada "revolución sexual”, la moderna promiscuidad itinerante y destape del homosexualismo militante, con lo cual estaba obsesionado, pues lo veía como una cruzada personal contra la Iglesia.

     

    La moralidad sexual -tal como la sociedad, en su forma más extrema, la define- me parece muy despreciable. Yo propongo una vida sexual incomparablemente más libre[7]

     

    Aníbal... había sido el héroe favorito de mis días escolares... Empecé a comprender por primera vez lo que era pertenecer a una raza ajena... la figura del general semítico llegó al más alto nivel en mi estima. Para mi mentalidad juvenil, Aníbal y Roma simbolizaban el conflicto entre la tenacidad del judaísmo y la organización de la Iglesia Católica[8].

     

    Por supuesto que el marxismo ha sido otra de las fuerzas diabólicas más denotadas en la destrucción del hombre blanco y su cultura. Pero, mientras el marxismo político está prácticamente desaparecido, el marxismo cultural se aplica en casi todo el mundo e, irónicamente, especialmente en el Occidente donde el marxismo político fue más perseguido.

     

    El Dr. Kevin B. MacDonald afirma: El porque que miembros de la comunidad judía, que durante siglos demostró su determinación para preservar su distintivo, han sido tan demostrablemente activos en prevenir la preservación de la nación en que se encuentran, es una pregunta interesante... Mucho del esfuerzo se hizo más o menos clandestinamente para no inflamar el sentimiento anti-judío.

     

    MacDonald no es lo que el Sistema peyorativamente llamaría un "extremista neonazi” o algo así, sino un reconocido psicólogo y profesor de la Universidad Estatal de California. Si bien ha sido ampliamente difamado por su postura hacia los judíos, hasta la fecha no han logrado acallarlo. El caso es que según los estudios de MacDonald, los judíos deliberadamente fomentan la emigración extranjera en el país en que se encuentran donde no son mayoría, al tiempo que hipócritamente mantienen su propia unidad racial y étnica. Israel tiene las más duras leyes migratorias del mundo[9], abiertamente xenofóbicas y rígidas contra la inmigración al tiempo que condenan cualquier país o político que busque aplicar normativas similares y, cuando están en cargos políticos y de poder, promueven la inmigración masiva y el mestizaje.

     

    Esta mezcla racial y la consecuente pérdida de la identidad nacional son cruciales para los planes sionistas y evita el surgimiento del nacionalismo que siempre les es hostil. Incluso ha sido uno de los puntos de unión entre grupos aparentemente antagónicos como los nacionalistas blancos, negros y amerindios. Todos estos grupos están a favor del separatismo racial y de evitar el mestizaje y ven en el judío al enemigo común, lo que ha llevado a trabajos de colaboración entre ellos como el Partido Nazi Americano con la Nación del Islam o Visión Blanca mexicana con Identidad Amerindia. Podría parecer contradictorio que estas organizaciones colaboren entre sí, pero en realidad para el judío los gentiles de todas las demás razas, son seres inferiores cuyo único destino es ser sus esclavos[10] o sacrificados en ritos satánicos[11].

     

    El profesor ruso-americano Yuri Slezkine, historiador de la Universidad de California llama a los judíos, armenios, gitanos, chinos y otros grupos étnicos diaspóricos como "pueblos mercurianos”, pues al carecer de tierras se centran en el comercio y se dedican a intercambiar bienes, servicios y mercancías con los grupos étnicos propietarios de la tierra con los cuales conviven, que por lo general se dedican a labores productivas. Asegura que en casi todos los casos, salvo los gitanos, esto los has hecho prosperar económicamente al tiempo que les gana la hostilidad del pueblo anfitrión[12].

     

    Sin embargo por toda acción hay una reacción y el opuesto completo al freudianismo y a su psicoanálisis es el jungianismo y su psicología analítica. Jung, aunque originalmente discípulo de Freud, luego se distanciaría de él denunciando casualmente sus obsesiones judías. La psicología jungiana toma como base el psicoanálisis pero lo depura de las peores perversiones y degradaciones sexuales que postula salvando así conceptos efectivamente esotéricos que pueden verse reflejados en el psicoanálisis. Pero Jung plantearía una serie de ideas con influencia gnóstica y rosacruz y alienadas con su espíritu germánico que acercarían los conceptos psicoanalíticos al esoterismo gnóstico occidental y al budismo. Además su teoría del Inconsciente Colectivo también es un duro golpe al universalismo marxista cultural pues nos enseña que cada raza, cada pueblo y cultura, tiene un pensamiento inconsciente, una sería de símbolos y mitos propios, y que cada persona tendrá una predisposición inconsciente a actuar de determinada manera según la raza a la que pertenezca, pues el Inconsciente Colectivo se lleva en la sangre.

     

    El marxismo tiene su contraparte en el nacionalsocialismo y las filosofías aliadas a éste. Pensamiento hoy prohibido y perseguido por la Sinarquía mundial pero que poco a poco resurge como un fénix y que le corresponderá a la actual humanidad atestiguar su crecimiento y resurgimiento aún más glorioso e influyente que la última vez.

     


    [2] http://es.wikipedia.org/wiki/Jacob_Frank aunque Wikipedia sea una fuente sionista

    [7] Gay, P. (1988) Freud: A Life For Our Time. Nueva York: W.W. Norton.

    [8] Sigmund Freud, The Interpretation of Dreams.

    [10] http://www.jpost.com/JewishWorld/JewishNews/Article.aspx?id=191782 – rabino dice que los gentiles solo sirven para servir judíos

    [12] http://www.imninalu.net/tradicionesRom.htm Los mitos religiosos gitanos, que parecen ser casi idénticos a los del Antiguo Testamento con algunas diferencias. El caso de los gitanos es particularmente notorio, esotéricamente, si analizamos que algunos pensadores místicos los consideran antiguos servidores del Demiurgo en tiempos de la Atlántida. ¿Son los gitanos en realidad protojudíos? Los paralelismos entre ambas razas son enormes, pero un hecho significativo es que la mitología gitana, su folclor y creencias religiosas es casi idéntica que la de los judíos, salvo algunos nombres y el entorno. Las creencias de la religión gitana son, básicamente, el judaísmo "gitanizado”

    Categoría: Historia, revisionismo y NWO | Ha añadido: Marshall (2012-May-18) | Autor: Matt Marshall E
    Visiones: 967 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.