Jueves, 2019-Abr-25, 6:48 AM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Hitlerismo Esotérico

    El origen de los judíos y las religiones del demiurgo


    Según los historiadores egipcios, hubo una vez un sacerdote hereje llamado Osarsef quien al ser expulsado de Egipto se llevó consigo a una oleada de parias, prostitutas, ladrones y leprosos que se robó todo a su paso mientras escapaban de Egipto. Este es el registro histórico que se tiene de lo que la Biblia denomina el Éxodo y nos revela que los judíos son, en realidad, descendientes de estas odiosas parias que salieron de Egipto. El término "leproso" no se refiere a la enfermedad conocida como mal de Hansen sino que es un término egipcio para designar a las personas espiritualmente podridas, que siguen doctrinas sucias y heréticas, ergo, los seguidores de una enseñanza blasfema para los egipcios y que seguían a un dios maligno (que hoy llamamos Demiurgo). Pero los judíos son también descendientes de la tribu de los habiru y es posible que fueran los malvados hicsos que en el futuro gobernarían Egipto como tiranos extranjeros muy odiados.



    El origen de los judíos

    Según Miguel Serrano, los judíos se originan en una tribu aria conocida como habiru que fue engañada por el Demiurgo y con la cual hizo pacto dando nacimiento a los hebreos. El mismo Serrano asegura que un judío puede ponerse en contacto con su espíritu ario-hebreo mediante la alquimia espiritual. Los judíos son, por tanto, los adoradores del Demiurgo. Durante centurias fueron la única raza que rendía culto al Demiurgo en un mundo mayoritariamente pagano y por ende, luciferino. Pero esto cambiaría conforme el judaísmo creara a sus dos grandes abominaciones; el cristianismo y el islamismo (luego se le sumaría la tercera abominación judía; el comunismo que también haría lo suyo contra las religiones). Ambas religiones derivadas del judaísmo y ambas adoradoras del Demiurgo, y luego el comunismo, persiguieron ferozmente a las religiones luciferinas, por lo que el culto a Lucifer actualmente se limita a la India, los países budistas y pequeños grupos ocultistas y paganos minoritarios de Occidente asediados siempre por la sombra demiúrgica.

    Por otro lado Paulo E.F. Lopez Meza menciona como Abraham o Ab-Ram, es quizás una analogía del Rey Rama o Ram de la mitología hindú considerado una encarnación de Vishnú, y ya que Ram significa carnero en muchas lenguas arias puede referirse a un poderoso rey o sacerdote de la Era de Aries que finaliza con el nacimiento de Jesús. Antes de la Era de Arias, durante la Era de Tauro, se rendía culto al toro (de allí los sacrificios de toros en el culto a Mitra que derivaron en la moderna tauromaquia) por lo cual el judaísmo prohibió el culto al toro (la parábola del Becerro de Oro que es destruido por Moisés en el Sinaí).

    Existió en Yemen una religión conocida como sabeísmo, precisamente por practicarse en Saba (el moderno Yemen). Dicha religión era monoteísta y adoraba a un dios que designaban como Alá Taala, pero al mismo tiempo idolátrica y rendían culto al sol, la luna y los cinco planetas conocidos en aquel entonces, especialmente a Venus (¿Lucifer?). Los sabeos aseguraban ser los primeros monoteístas y que su religión era la practicada por Adán, Noé y todos los patriarcas previos a Abraham, siendo Abraham el que cambió la doctrina fundando el judaísmo. Por ende los sabeos consideraban a los judíos seguidores de una religión impura y corrupta.

    Uno de sus profetas principales era Henoc, autor del esotérico Libro de Henoc que narra la historia de la Segunda Caída. Realizaban oraciones tres veces al día dirigiéndose hacia el astro de la tribu y sus tótems abundaban en la Kaaba, el santuario de La Meca que fue purgado de ídolos por Mahoma. Los musulmanes incluyeron a los sabeos como "Gente del Libro”.

    El historiador romano Apion asegura que el sacerdote egipcio renegado Osarsef, quien luego se cambiaría el nombre por Moisés, lideró a 80.000 leprosos a salir de Egipto en el siglo XIV AC, quienes se robaron todo lo que encontraron en el camino. La mayoría de los eruditos consideran que el término "leproso” no debe entenderse en su sentido literal sino como alusión a "sucios” o "enfermos” incluyendo una "enfermedad del alma”.

    Manetón dice algo similar aunque aumenta el número de exiliados a 480.000 y asegura que estos leprosos eran el origen de los hicsos, un pueblo bárbaro que luego regresaría a Egipto y lo regiría sangrientamente por más de cien años hasta que una rebelión los expulsó. Hicso, en egipcio, significa "extranjero” y el historiador romano judío Flavio Josefo afirma que los hicsos eran judíos. Si Apion y Manetón dicen la verdad, después del pacto de los habiru con el Demiurgo y su llegada a Egipto, siglos después Moisés liderara a un conjunto de parias (según las fuentes históricas no judías del Éxodo), llamados despectivamente "leprosos” y "ladrones” por los propios egipcios y quienes siglos después volverían para gobernar Egipto en la forma de un Gobierno de Ocupación Sionista, como hoy gobiernan muchas naciones, aunque por un breve intervalo de tiempo.

    Aún hoy Egipto e Israel tienen una enemistad casi geomántica a pesar de la existencia de gobiernos títeres judeomasónicos en El Cairo. En los años ’50 se descubrió el "Asunto Lavon” llamado en Israel la Operación Susana, durante la cual los israelíes preocupados por la cooperación entre Egipto y Reino Unido planearon con ayuda de la Judería de Egipto, realizar atentados terroristas contra interese británicos y estadounidenses y culpar a la Hermandad Musulmana y así enemistar a los países víctimas con Egipto. Nueve judíos egipcios e israelíes infiltrados fueron arrestados, la mayoría ejecutados. El escándalo se llamó "Lavon Affair” por el nombre del ministro de defensa israelí que planeó la Operación.

    Según la Biblia en Números capítulo 31, versículos 2 al 18, después de que los judíos bajo el mando de Moisés llegaron ante los madianitas –habitantes autóctonos de Palestina, y la etnia a la que pertenecía el suegro de Moisés- los israelitas masacraron a todo hombre, niño y mujer adulta, incendiaron las ciudades y fortalezas madianitas, tomaron a todas las mujeres vírgenes y por orden de Moisés las repartieron entre todos los hombres para violarlas, correspondiéndole su parte del "diezmo” a los sacerdotes, y luego robaron el ganado y las pertenencias de valor de los judíos.

    Números, Capítulo 31
    31:1 Jehová habló a Moisés, diciendo:
    31:2 Haz la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas; después serás recogido a tu pueblo.
    31:3 Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, y vayan contra Madián y hagan la venganza de Jehová en Madián.
    31:4 Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaréis a la guerra.
    31:5 Así fueron dados de los millares de Israel, mil por cada tribu, doce mil en pie de guerra.
    31:6 Y Moisés los envió a la guerra; mil de cada tribu envió; y Finees hijo del sacerdote Eleazar fue a la guerra con los vasos del santuario, y con las trompetas en su mano para tocar.
    31:7 Y pelearon contra Madián, como Jehová lo mandó a Moisés, y mataron a todo varón.
    31:8 Mataron también, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madián, Evi, Requem, Zur, Hur y Reba, cinco reyes de Madián; también a Balaam hijo de Beor mataron a espada.
    31:9 Y los hijos de Israel llevaron cautivas a las mujeres de los madianitas, a sus niños, y todas sus bestias y todos sus ganados; y arrebataron todos sus bienes,
    31:10 e incendiaron todas sus ciudades, aldeas y habitaciones.
    31:11 Y tomaron todo el despojo, y todo el botín, así de hombres como de bestias.
    31:12 Y trajeron a Moisés y al sacerdote Eleazar, y a la congregación de los hijos de Israel, los cautivos y el botín y los despojos al campamento, en los llanos de Moab, que están junto al Jordán frente a Jericó.
    31:13 Y salieron Moisés y el sacerdote Eleazar, y todos los príncipes de la congregación, a recibirlos fuera del campamento.
    31:14 Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la guerra,
    31:15 y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres?
    31:16 He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová.
    31:17 Matad, pues, ahora a todos los varones de entre los niños; matad también a toda mujer que haya conocido varón carnalmente.
    31:18 Pero a todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido varón, las dejaréis con vida.


    Esta espantosa masacre cometida por los judíos que incluía una salvaje matanza, un vulgar robo y la violación de mujeres inocentes nos demuestra la clase de seres humanos que son los judíos y la clase de dios al que adoran.

    ¿No cometieron los judíos similares atrocidades contra los palestinos en la Masacre de Deir Yassin en abril de 1948 y en la Masacre de Shabra y Chatila en 1982 en las cuales realizaron una matanza de miles de hombres, mujeres y niños y violaron a las mujeres? ¿No es actualmente Israel un lugar donde anualmente ingresan unas 3000 mujeres provenientes de la ex Unión Soviética secuestradas, violadas y convertidas en esclavas sexuales, vendidas en miles de dólares y abusadas en cientos de burdeles israelíes con la indiferencia (¿cómplice?) de las autoridades israelíes? La conducta mostrada por los judíos con los madianitas (matanza, infanticidio, violación, secuestro de mujeres para abuso sexual) NO es una conducta nueva, sino por el contrario, históricamente reiterada por los judíos.

    También a sido costumbre judía de larga data (desde el principio mismo de su religión) el usar a las mujeres como prostitutas y espías sexuales. Abraham prostituyó a Sarai con el Faraón de Egipto a cambió de beneficios económicos, la judía Judith fue entregada como regalo sexual al Rey de Babilonia con que Israel estaba en guerra y lo mató después de dormir con él cortándole la cabeza, y la judía Ester se casó con el Rey de Persia para evitar que su visir Aman llevara a cabo sus planes de eliminar a todos los judíos de Persia, y a cambio Aman y su familia fueron ejecutados y los judíos realizaron un motín donde destrozaron y robaron a lo largo de todo el Imperio Persa. Los judíos aún recuerdan esta fecha como una celebración llamada Purín. Nuevamente dicha conducta no ha variado mucho; Tanto el jefe del siniestro Mossad (la agencia de inteligencia sionista), Dani Yatom, como su segunda al mando, Aliza Maguen admitieron públicamente que utilizan mujeres judías agentes de forma sexual para realizar con éxito sus misiones de espionaje, e incluso han llegado a contratar prostitutas . Uno de los casos más sonados fue el de Mordejai Vanunu, técnico israelí que vendió secretos del armamento nuclear de Israel a un diario británico haciendo pública la tenencia de armas nucleares de Israel y que fue apresado en Roma en 1986 después de haber sido seducido con insinuaciones sexuales por la espía judía americana llamada Cherryl Bentov.

    Las judías Marilyn Monroe y Mónica Lewinsky fueron amantes de los presidentes de Estados Unidos John F. Kennedy y Bill Clinton. La actriz judía-rusa del cine mudo estadounidense Alla Nazimova y la cantante conversa al judaísmo Madonna ambas admitieron haberse prostituido con relaciones sexuales con los productores a cambio de oportunidades laborales en Hollywood, y así sucesivamente.

    Los judíos tuvieron su propio imperio (no es cierto que el Estado de Israel es el primer hogar nacional judío desde la destrucción de Jerusalén por los romanos). Los kazares o jázaros fueron un pueblo turco del Asia Central que se convirtió al judaísmo en el siglo IX según algunos porque de convertirse al cristianismo quedarían bajo la autoridad del Papa (y del Imperio Bizantino) y de convertirse al Islam quedarían bajo la autoridad del Califa (y del Imperio Otomano). Aún así diferentes eruditos creen que el judaísmo nunca caló entre la masa popular y fue practicado sólo por las élites. Su Imperio se aliaría con los bizantinos y protagonizarían una violenta guerra contra los árabes contra quienes serían finalmente derrotados.

    El primer Estado judío del siglo XX no fue Israel, sino la República de Evreskaya conocida también como Oblast Autónomo Hebreo, fundada en la Unión Soviética de Stalin (judío por parte de madre) en 1928 como una república soviética para los judíos y que implicó el mismo desplazamiento y despojo de tierras de la población autóctona rusa que la fundación de Israel implicó con el pueblo palestino. Evreskaya aún existe aunque como república de la Federación Rusa. Así, desde 1948 los judíos cuentan con dos países propios, Israel y Evreskaya. Israel, con los Estados Unidos capitalistas como su aliado incondicional, y Evreskaya en el corazón de la URSS comunista. Cualquiera que ganara la Guerra Fría no afectaría a los judíos.
    Pero existe todavía un plan judío para la creación de un tercer estado hebreo; Nueva Judá en Sudamérica mediante el Plan Andinia. Argentina fue junto con Uganda y Palestina, una de las naciones donde se propuso la creación del estado judío por los sionistas, pero aún los judíos no descartan adueñarse del sur de Argentina por su valor estratégico; punto de unión entre dos océanos, cerca de la despoblada Antártica y con grandes recursos minerales. Nueva Judá abarcaría parte del sur de Chile, las islas antárticas argentinas hasta Tierra de Fuego y las Malvinas que serán convenientemente cedidas por Gran Bretaña como cedieron Palestina.

    Resultan lógicos los eventos recientes que parecen indicar que la creación de Nueva Judea en Argentina está cerca; una enemistad artificialmente creada por los medios judíos entre argentinos y chilenos por conflictos fronterizos de hace muchos años para poner en práctica la máxima de "divide y vencerás”, una crisis económica que golpeó y debilitó a Argentina y una serie de gobiernos de izquierda que actualmente han llegado al poder en casi toda América Latina, pero especialmente en Sudamérica, que están manejados por los judíos. De forma similar a como EE.UU. justificó su apoyo a Israel aduciendo que le convenía tener un aliado en una región repleta de gobiernos árabes hostiles, EE.UU. argumentará lo mismo en referencia a los gobiernos izquierdistas sudamericanos para defender militarmente a Nueva Judea, y probablemente tanto las Naciones Unidas como la Unión Europea sean cómplices del apoyo solapado a Nueva Judea como lo fueron de Israel. Y así como la Liga Árabe y el Islam han sido incapaces de detener el genocidio palestino, ni la Unión de Naciones Sudamericanas ni la Iglesia Católica podrán detener el genocidio argentino-chileno. Habrá entonces un desplazamiento masivo de argentinos y chilenos despojados de sus tierras y viviendo en campos de refugiados miserables en otros países de Sudamérica, talvez una que otra guerra inútil que será fácilmente ganada por los judíos con las subsecuentes matanzas, violaciones masivas de mujeres y destrucción de sus hogares, y los argentinos que queden dentro del estado de Nueva Judá tendrán una calidad de vida de esclavos, parias y ciudadanos de segunda clase como los árabes en Israel, con sus tierras usurpadas y transformados en peones de construcción, recolectores de basura, prostitutas y similares, siempre vigilados con suspicacia por los servicios secretos judíos al estilo del Mossad que frecuentemente arresta sospechosos y los tortura. Este es el trágico futuro que les espera a muchos hermanos hispanos…

    Y por más que algunos puedan pensar que es improbable; lo mismo pensaron alguna vez los rusos de Evreskaya y los árabes de Palestina.



    El origen de cristianos y musulmanes

    En el caso del cristianismo ya se explicó en éste extenso ensayo como la doctrina gnóstica original de Jesús fue acallada y erradicada y como prosperó el paulinismo, el cristianismo judío de Pablo; el judeocristianismo. La Iglesia Católica y casi todas las iglesias cristianas modernas se encuentran en mayor o menor medida manejadas por el judaísmo. Según el periodista italiano Pier Capri, el Cónclave que eligió al Papa Juan XIII fue manipulado por los masones y por la B’nai B’rith (un tipo de Masonería exclusivamente judía) quienes hicieron que los cardenales masones rompieran el quórum para evitar que se eligiera a otro, y así permitir que el masón Angelo Roncalli fuera electo Papa. Finalmente, los masones tuvieron éxito y Roncalli fue electo como tal. Inmediatamente, Juan XXIII nombró a muchos masones como cardenales y por esto, tras su muerte, no les fue difícil escoger a otro masón; Giovanni Montini, alias Pablo VI. Pero en todo caso, la Masonería siempre ha estado fuertemente vinculada a la Iglesia Católica; fue un arzobispo costarricense el que introdujo la Masonería a Centroamérica, y ya desde el siglo XIX había logias exclusivamente de sacerdotes católicos, estos a pesar de las supuestas condenas papales a la masonería.

    Lo mismo sucede en las iglesias ortodoxas y protestantes, George Fisher, arzobispo de Canterbury (máximo jerarca del episcopalismo) fue masón y también lo fue el "renombrado” pastor protestante negro Martín Luther King.

    El caso del Islam es similar. Mahoma (570-632) fundó su religión monoteísta asegurando que era una continuación de la religión dada por su dios a Adán, Set, Noé, Abraham, Moisés, David, Salomón y Jesús a quien reconoce como profeta pero no como Mesías ni como hijo de Dios. Y aunque rechaza la Trinidad por pagana, considera a judíos y cristianos como seguidores del mismo dios.

    Mahoma establece en el Corán que la humanidad se divide en tres grupos; los idólatras politeístas que carecen de derechos y deben ser erradicados, la Gente del Libro que practican religiones monoteístas y deben ser tolerados y los fieles musulmanes. La Gente del Libro se definió como los cristianos, los judíos y los sabeos (arriba mencionados como los seguidores del sabeísmo, religión monoteísta que aducía ser antediluviana), aunque mandeos y zoroastrianos fueron adjudicados con el mismo estatus en diversos momentos. Obviando a los mandeos y zoroastrianos, lo cierto es que la Gente del Libro son, ni más ni menos, que los seguidores del Demiurgo.

    El Islam es en gran parte la máxima expresión del Kali Yuga . Su religión llega a niveles inimaginables de maldad, incluso más que sus dos hermanas. Por ejemplo, los musulmanes dan un trato a la mujer que es peor incluso que el de cualquier otra sociedad a nivel mundial. Aún cuando judíos y cristianos son religiones patriarcales que discriminan a la mujer, el Islam llega a niveles de trato infrahumano. El Corán y la Sharia (Ley Islámica) establecen como lícito que si una mujer es violada los familiares de la mujer tienen derecho a violar a la esposa, hermana o hija de el o los violadores como ha sucedido muchas veces en Pakistán. Las mujeres también pueden ser tomadas prisioneras como botín de guerra según el Islam. Los musulmanes no diferencian entre política y religión, su credo es estrictamente teocrático y el Islam es, en sí mismo, una forma de política. Para los musulmanes es inconcebible dividir la administración civil, jurídica y política de la sociedad de las normas religiosas. El Islam no admite libertad de pensamiento alguno, el idólatra debe convertirse o morir, el apóstata (aquel que renuncié al Islam o blasfeme contra él) también merece la muerte. Las mujeres y los niños rebeldes deben ser lapidados. Y no es de extrañar que todos los países islámicos sean pobres y que no exista un solo país mayoritariamente musulmán desarrollado, pues ellos son atrasados, ignorantes y sus gobernantes son corruptos y cleptócratas, pero como el Islam prohíbe cuestionar a los poderosos clérigos y gobernantes que sean fieles musulmanes, no existe control político de ninguna naturaleza.

    Por eso tampoco es de extrañarse que los negros estadounidenses que luchaban por los derechos civiles en gran medida se convirtieran al Islam, especialmente a una de las más abominables y despreciables sectas religiosas de la historia, la Nación del Islam de Wallace Fard Muhammad, la cual predicaba que el hombre blanco era un demonio, un ser mutante creado artificialmente hace miles de años por un científico loco africano llamado Yakub (Jacob el patriarca judío). Aunque el creo de Wallace Fard Muhammad nos da vislumbres de la verdadera doctrina del Demiurgo porque Muhammad asegura el universo se creó hace 66 trillones de años (lo que contradice las teorías científicas que consideran que el universo tiene 6 mil millones de años), época en la que surgió de la nada el primer Alá, un hombre negro. El primer Alá falleció pero legó el Concejo de 24, conformado por 23 sabios o científicos negros, presididos por un Alá o Dios particular. Estos científicos definen la historia del mundo con 25.000 años en avance.

    Otras religiones demiúrgicas que adoran al mismo dios-demonio de los judíos son; el mormonismo; religión fundada por el masón Joseph Smith (1805-1844) y que declara que cualquier devoto puede convertirse en un dios si realiza las prácticas que recomienda su iglesia (Jehová es de hecho un ser que alcanzó el estatus de dios según el mormonismo ), promueve la poligamia y, si bien esta fue dejada de lado por la mayoría de los mormones, recientemente se descubrió como una secta de fundamentalistas mormones en Utah (Estado de EE.UU. donde son mayoría) todavía la practicaba abusando sexualmente de niñas adolescentes que eran obligadas a casarse con sus tíos suficientemente viejos como para ser sus padres. La Guerra Mormona es un historial de sangrienta violencia de esta secta que como la nación del Islam nos permite vislumbrar más claramente la naturaleza del Demiurgo; no es más que una entidad secundaria y no el dios creador.

    La Fe Bahai o bahaísmo surgió en Irán fundada por Bahá'u'lláh (1817-1892), autoproclamado el nuevo profeta de Dios, y asegurando que los anteriores profetas fueron Adán, Noé (y todos los demás patriarcas bíblicos), Abraham, Moisés, Jesús, Mahoma, Buda, Krishna y Zoroastro. Su religión tiente entre sus proyectos la creación de un estado mundial, la finalidad última de la conspiración judía-illuminati como veremos más adelante.

    El rastafarismo es una versión racista negra del cristianismo (al igual que la Nación del Islam es una versión racista negra del islamismo) y dicha doctrina asegura que los negros son el verdadero pueblo elegido por Dios, que los patriarcas del Antiguo Testamento eran negros y residían en África, y que es África la verdadera tierra prometida, el verdadero Sión.

    A pesar de ser credos demiúrgicos los cristianos y musulmanes pueden ser aliados de la Gran Causa Aria como lo fue, por ejemplo, el Papa Pío XII (antisemita y opositor férreo del comunismo) y el obispo católico Charles W. Leadbetter (miembro fundador de la Sociedad Teosófica), o como es el caso del Ku Klux Klan en Estados Unidos, una organización fundada en 1865 por soldados confederados radicalmente antisemita, antinegra, racista, homofóbica y defensora de los derechos y la supremacía racial de los blancos que se opone al dominio judaico en su país y que son devotamente cristianos protestantes, pero que incluso pugnaron durante la Segunda Guerra Mundial para que Estados Unidos fuera aliado a Alemania.

    Y en el caso del Islam, ejemplos lo fueron el ocultista francés René Guénon que era musulmán y también simpatizante de la causa aria, y que en su revista "La Gnosis” publicó un excelente artículo sobre la naturaleza del Demiurgo. O Muhammad Amin al-Husayni, Gran Muftí de Jerusalén, nacionalista palestino antisionista y líder espiritual de la 13ª División de Montaña SS Handschar (Cimitarra), la división de la SS conformada por musulmanes bosnios.

    Así como se menciona en la segunda parte de este estudio que el cristianismo tiene también su vertiente esotérica luciferina, como el rosacrucismo y otras formas de cristianismo luciferino (o como lo llama la teósofa Annie Besant "Cristianismo esotérico”), también el Islam tiene sus formas de ocultismo y misticismo de profunda espiritualidad. En el caso de los musulmanes sunnitas está el sufismo, forma mística de acercamiento al Islam muy estudiada por diferentes ocultistas como Guénon y Gurdjeff que denota una fuerte influencia del Oriente hindú. O en el caso del chiísmo con sus distintas ramas esotéricas como los alawitas que rinden culto a los ángeles con fuerte influencia de la doctrina zoroástrica y gnóstica (los alawitas actualmente a pesar de ser mayoría son el grupo religioso que gobierna Siria, uno de los peores enemigos de Israel), así como los duodecimanes, los hachisinos (que eran aliados de los templarios durante las Cruzadas) y otros grupos esotérico-místicos de chiítas, de quienes deriva la Hermandad Musulmanes, tan perseguida por el gobierno egipcio (fue la que mató al masón Sadat, el presidente egipcio que firmó la paz con Israel traicionando a su pueblo). De la Hermandad Musulmana deriva el Hamás palestino y el Hezbolá libanés, organizaciones radicalmente antisemitas y que no están del todo exentas de misticismo esotérico.

    Muchos chiítas creen que Alá (Dios) se encarnó en Mahoma y/o en Alí, el sucesor de Mahoma y fundador del chiísmo, e incluso muchos creen en la reencarnación. Es evidente la influencia de la espiritualidad aria que cree en los avatares (deidades encarnadas) y en el reencarnacionismo en el Islam chitía. ¿Será está la razón por la cual el chiísmo es la vertiente islámica mayoritaria en Irán, una tierra aria? ¿Será por eso que el gobierno de Irán es uno de los peores enemigos de Israel, Mahmud Ahmadeniyad a negado el Holocausto y amenazado con borrar a Israel del mapa? ¿Será que esta lucha entre Israel e Irán más que política es metafísica?

    Los chiítias todavía están esperando a la manifestación mística del doceavo Imán (la última encarnación de Dios sobre la Tierra), que para todos los efectos es el Último Avatar que nos hablan todas las religiones arias; el Buda Maitreya, el Kalki hindú, la Segunda Venida de Cristo, el Shosyant zoroástrico, etc.



    Demiurgismo contra el Luciferismo

    Los seguidores del Demiurgo no admiten otro dios que no sea el suyo y combaten fuertemente a las demás deidades a diferencia de los paganos luciferinos que siempre se han respetado y tolerado mutuamente. Nunca han habido cruzadas paganas, inquisición hindú, cacería de brujas budista, etc. Los antiguos egipcios, griegos, nórdicos, celtas, romanos, etc., siempre admitieron que los dioses de las otras culturas también existían o eran versiones diferentes de sus propios dioses. El budismo coexistió en paz con el taoísmo y el confucionismo en China por la mayor parte del tiempo, con el shinto en Japón y con el chamanismo Bön en Tíbet, incluso llegando a ser practicado simultáneamente, de forma sincrética, sin conflicto. ¡Que contraste a judíos, cristianos y musulmanes que erradicaron a las religiones nativas de los países en que se asentaron!

    Los judíos al conquistar o más bien usurpar la tierra de los nativos palestinos en tiempos antiguos y tras escapar de Egipto (los filisteos, madianitas, araemos, moabitas y otros pueblos aborígenes de la antigua Palestina) inmediatamente prohibieron a los esclavos cautivos y mujeres del enemigo secuestradas practicar su religión pagana. Ejemplos como el de Jezabel (una mujer pagana que buscaba predicar su religión y fue brutalmente asesinada) son los más claros. La idolatría era pagada con la muerte.

    Luego el judeocristianismo y el islamismo harían lo suyo, erradicando a las religiones paganas dentro de sus áreas de influencia. Los paganos europeos y sus sacerdotisas, las brujas, fueron aniquilados violentamente por las autoridades cristianas. Millones de hombres y mujeres quemados en la hoguera o ahorcados por practicar su religión pagana o por sospechosos de hacerlo.

    El Islam hará lo mismo contra los paganos en su imperio que se extendía desde España hasta India. Persiguió las religiones paganas de los egipcios, de los babilonios, sumerios, yemeníes, africanos, etc. Persiguió al budismo y al hinduismo cuando llegó a Afganistán y al Indostán, y también al zoroastrismo. La violencia aún existente entre hindúes y musulmanes en India, Pakistán y Bangladesh es heredera de esta lucha espiritual y metafísica entre el Demiurgo del Islam y el Vishnú-Lucifer del hinduismo.

    El comunismo, otra creación judía, hará lo suyo y perseguirá sangrientamente a las religiones en su territorio. El lamaísmo fue salvajemente combatido en las regiones de etnia mongol de la URSS, en Mongolia y por supuesto en Tíbet tras la invasión de China. Quizás por esto los primeros neopaganos rusos eran disidentes soviéticos como Anatole Ivanov, Constantino Vassiliev y Alexis Dobrovolskiy.

    Los seguidores del Demiurgo se odian mutuamente en el fondo y, para gloria de su dios, se masacran mutuamente. Los cristianos realizaron matanzas de judíos y musulmanes en Europa, y los musulmanes de judíos y cristianos en el mundo árabe, siendo su epítome las Cruzadas. El comunismo también protagonizaría horrorosas purgas contra el cristianismo y el islamismo en los países que regía, pero casi nunca persiguió al judaísmo. Hoy los judíos de Israel masacran palestinos tanto cristianos como musulmanes.

    ¿Por qué el cristianismo y el islamismo se volvieron contra los judíos que los crearon? Por la parábola del Gólem. El Gólem es un monstruo creado de arcilla por el rabino Judá Loew en Polonia, usado para defender a los judíos de sus enemigos, hasta que se vuelve contra ellos. Los Gólems siempre se vuelven contra su creador. De igual manera que el judeocristianismo creó a la Inquisición que se usó para perseguir judíos, de igual manera que el Ku Klux Klan es una organización profundamente antisemita y al mismo tiempo cristiana protestante, de igual manera que el Islam es hoy en día el mayor enemigo global de los judíos, de igual manera como los judíos Karl Marx y Friedrich Engels crearon el comunismo que eventualmente fue aplicado durante la Revolución Rusa de la cual casi todos sus líderes eran judíos; Lenin, Trostky, Beria, Stalin y eventualmente la Unión Soviética se tornó antisemita, realizando purgas de judíos y siendo declarada enemiga de Israel.

    Aunque sin embargo, como nos explican los Protocolos de los Sabios de Sión, el antisemitismo también es necesario para los planes del Sanedrín Invisible y fomentado secretamente por él. El antisemitismo refuerza la unidad de los judíos como pueblo, genera más odio, temor y rencor de parte de los judíos ordinarios hacia el enemigo común no judío lo que los hace más obedientes, y justifica las patéticas reivindicaciones judías. Por eso no es extraño que los hijos del judaísmo; el cristianismo, el islamismo y el comunismo, hayan realizado campañas antisemitas en el pasado, especialmente por ser creaciones de Sión y ser manejados por los propios judíos, quizás este antisemitismo es precisamente parte de la Gran Conspiración.

    Categoría: Hitlerismo Esotérico | Ha añadido: Marshall (2011-Sep-22) | Autor: Matt Marshall E
    Visiones: 1094 | Comentarios: 2 | Ranking: 5.0/3
    Total de comentarios: 1
    0   Spam
    1 TonIEden   (2011-Nov-01 10:44 AM)
    Camarada si a estas alturas todavía practicas el rosacrucismo de amorc o de alguna otra rama, todavía rindes adoración pleitesía inconsciente al DEMIURGO y su cohorte hacia el así llamado por ellos: "gran arquitecto del universo". La gnosis hiperbórea te encamina hacia la liberación del demiurgo y sus esbirros... Sobre los Protocolos hay polémica acerca de su "originalidad", pero ve la situación actual en geo-política y quiénes son los que DETENTAN el poder económico-político-religioso-militar; Protocolos es una evidencia patente de la estructura del judaísmo-$ioni$mo-$inárquico... TonIEden- venaleden@yahoo.com.mx

    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.