Martes, 2019-Feb-19, 5:47 PM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Hitlerismo Esotérico

    La Gnosis y la Espiritualidad Aria a través de la historia (Parte III)


    EL RESURGIMIENTO ESOTÉRICO

    Para empezar, debe entenderse el contexto histórico que abarcó desde mediados del siglo XIX a poco después de la primera mitad del siglo XX. Son épocas de importantes cambios sociales y políticos. La Revolución Industrial y el surgimiento del marxismo comienzan a destrozar el panorama Tradicional de la sociedad, mientras que el nacionalismo se adueña de muchas naciones deseosas de independizar sus países de los grandes imperios multiétnicos como el Imperio autrohúngaro, el Imperio otomano, el Imperio ruso y los imperios coloniales de Francia y Bretaña. Se realiza en Basilea un congreso judeo-masónico sionista del que emanarían los Protocolos de los Sabios de Sión dando nacimiento al sionismo político.

    Pero es también época de un gran despertar del Espíritu Ario anticristiano y antisemita. Un espíritu que busca retomar una visión nacionalista, racialista y, sobre todo, espiritualmente gnóstica, que busca recrear al hombre común como Superhombre, volver a la Tradición, a la Jerarquía, a la Aristocracia solar. El genial poeta gnóstico-luciferino inglés William Blake acaba de fallecer pero dejando tras de si un maravilloso legado artístico. En filosofía, es la época de Schopenhauer y de Nietzsche, labor luego continuada por Heidegger en el siglo XX. También es la época de Richard Wagner con sus maravillosas óperas nacionalistas y germanistas que comienzan a despertar el recuerdo de la sangre aria con un grito que resuena a través de las Eras. Es por esta etapa que surgiría la psicología analítica de Carl Gustav Jung y la literatura de H.P. Lovecraft, Robert E. Howard, JRR Tolkien, Yukio Mishima y Hermann Hesse, una literatura iluminada, inspirada, tradicional que parece un clamor de añoranza de épocas antiguas mejores y más gloriosas y que hace un llamado ensordecedor al espíritu ario.

    En Estados Unidos se funda la Sociedad Teosófica, en Inglaterra la Orden Hermética del Alba Dorada o Golden Dawn, en Alemania la Sociedad Thule, cada una con sus propias características particulares pero todas fenómenos de revitalización de la Gnosis.

    La Sociedad Teosófica, liderada por Helena Blavatsky, se enfocó en ser el baluarte del esoterismo ario oriental. El budismo, el hinduismo, el taoísmo y otras enseñanzas filosóficas de Oriente fueron su principal interés al punto de que eventualmente movió su sede a India. La Golden Dawn, de Winn Wescot y McGregor Mathers, se formó para salvar el conocimiento esotérico occidental, especialmente el hermetismo, el rosacrucismo, la alquimia, el tarot, la astrología y la magia enoquiana (descubierta siglos antes por el iniciado inglés John Dee, y que hace contacto con entidades a todas luces luciferinas). Nuevamente, algunos pensadores (como Moyano) han pensado mal de la Golden Dawn (yo mismo lo he hecho) pero el hedor judío-masónico que la embargó fue ya en su período de decadencia. Lo mismo puede decirse de la Sociedad Teosófica, aunque en su caso su hedor fue más masónico-new age.

    Serrano menciona que en sus orígenes la Golden Dawn era la contraparte inglesa de la Sociedad Thule alemana y que dicha sociedad fue aliada secreta del Tercer Reich. Apunta Serrano incluso que Himler, iniciado de Thule, viajó a Inglaterra no a reunirse con altos dignatarios diplomáticos británicos, sino con los altos miembros iniciados de la Orden.

    Inglaterra (cuyo nombre significa Tierra de Ángeles) es una tierra aria por excelencia, pero su familia real (al igual que la española) es de origen judío. La Reina Isabel II desciende por parte de madre de los Capeto, que a su vez descienden de los carolingios y estos se mezclaron con judíos de la Casa Real e Israel, la dinastía davídica. Esto mismo puede decirse de los Borbones españoles. Por eso, antes de ser Rey de Inglaterra (la Tierra de Ángeles) Carlos debe ser Príncipe de Gales (de los Golems).

    En sus periodos decadentes a la Golden Dawn ingresarían judíos como Bram Stoker y satanistas sexualmente degenerados como Aleister Crowley quien terminó por matar dicha sociedad. El que hayan habido masones involucrados en la fundación de la Sociedad Teosófica y de la Golden Dawn no es necesariamente indicativo (los hubo también en la fundación de la Sociedad Thule) pues en ciertos periodos muy oscuros la Masonería, aunque infiltrada por el sionismo, era la única forma de acceder a ciertos secretos herméticos y esotéricos arrebatados a la Masonería aria original y operativa.

    La Sociedad Thule se fundamentaba de muchas fuentes, pero principalmente de la Ariosofía y el Armanismo desarrollados por Lanz von Liebenfelds y Guido von List. Geniales pensadores y eruditos que desarrollaron teorías racialistas y wotanistas de gran importancia e influyeron notablemente en el joven Adolf Hitler que incluso se reunió con von List para pedirle uno de los números perdidos de su revista, que von List le regaló sin cobrarle solo por el entusiasmo que le veía y por el aspecto humilde del muchacho. La Sociedad Thule de Dietrich Eckart, el barón Sebottendorff, el mismo Heinrich Himmler, junto con otros grupos como la Orden de los Templarios, la Orden Germana y la Sociedad Vril fueron el caldo de cultivo espiritual, los laboratorios alquímicos que empezaron a hacer resonar la sangre aria, que comenzaron a remover los orígenes arios y que quizás abrieron portales interdimensionales a los mundos de los hiperbóreos y los extraterrestres nórdicos de Aldebarán.

    Resultaría imposible extenderse demasiado en este artículo sobre el significado esotérico del Nacionalsocialismo y del Tercer Reich. Solo digamos que su significado es realmente mágico, iniciático, metafísico y, en especial, wotánico. El propio Jung en su ensayo Wotán menciona que el Nacionalsocialismo y el respaldo popular que gozaba de las multitudes hipnotizadas por el carisma magnético de Hitler, esa Alemania mesmerizada por su Führer respondía a un despertar del Arquetipo de Wotan. La noble Savitri Devi, mujer griega amante de la mitología y la civilización griega precristiana, gloriosa antes de su tóxica cristianización, pero conversa al hinduismo y casada con un brahmán hindú, consideraba a Hitler el último avatar de Vishnu, el potente Kalki que asesinaría a los demonios. Pero, es más prudente y elocuente citar las palabras de Jung:

    Hay representantes de aquel movimiento que, desde un punto de vista intelectual y humano, estarían plenamente en condiciones no tan sólo de "creer" sino también de "saber" que el dios de los "alemanes" es Wotan y no el Dios universal de los cristianos. Ello no es un deshonor sino un trágico suceso. Siempre ha sido peligroso caer en las manos de Dios y de un dios viviente. Como es sabido, Yahveh no es una excepción, y han existido un tiempo filisteos, edomitas, amoritas y otros que estaban fuera de la experiencia jahwística y no la sufrían ciertamente sino como algo muy desagradable. La experiencia semítica de Dios, Alá, fue por mucho tiempo un asunto muy penoso para toda la cristiandad. Desde el exterior, juzgamos demasiado a los alemanes contemporáneos como agentes responsables. Tal vez sería más justo considerarlos como "víctimas".


    No es de extrañar entonces que el Nacionalsocialismo como movimiento político secular atrajera a una serie de figuras de altísima calidad intelectual, moral y espiritual. Grandes artistas, filósofos y científicos como la bella actriz y cineasta Leni Riefenstahl, la mística Savitri Devi, el filósofo nietzscheano Martin Heidegger, el psicólogo Carl Custav Jung, los poetas Erza Pound y Gottfried Benn, el científico Hans Horbiger, el pensador británico Houston Stewart Chamberlain y su esposa, la hija de Richard Wagner, Eva Wagner, así como la cuñada de Wagner, Winifred y la hermana de Nietzsche, Elizabeth Foster-Nietzsche, todos los cuales le dieron su apoyo público a Adolf Hitler y a su proyecto Nacionalsocialista. Todo esto nos demuestra que el Nacionalsocialismo fue la culminación de un megaproyecto metafísico y espiritual más antiguo, y de un llamado de la sangre iniciado por Nietzsche (como demostraron su hermana Elizabeth y su discípulo Heidegger en su decidido apoyo al Nazismo) y de Wagner como demostró la Familia Wagner. Era además un movimiento estético, de gran hermosura, tan hermoso como eran hermosas Leni Riefenstahl, Savitri Devi y Eva Braun o como eran hermosas las palabras de Pound y de Benn. 

    Como sucedió con los templarios, los cátaros y los antiguos paganos, las huestes del Demiurgo y su sistema judeomasónico hacen todo lo posible por destruir hasta el último vestigio del Nacionalsocialismo/Fascismo, la más reciente manifestación del Espíritu Iniciático Ario. En Italia los partisanos comunistas asesinaban cobardemente a Mussolini, según nuevos estudios no-oficiales, torturándolo y violando a su amante Clara Petacci, causando la muerte de ambos por las heridas (y no la muerte rápida de balazos que se atribuyó después para encubrir los crímenes de los partisanos). Pero en las ruinas del Tercer Reich se levantaba la esperanza para el futuro como un glorioso Fénix. El cuerpo de Hitler y Eva Braun nunca fue encontrado y el cráneo que guardaban los rusos como macabro trofeo de guerra según dicen perteneciente a Hitler, resultó ser de una mujer de 20 años según los estudios forenses. Recientes investigaciones en cambio mencionan a un Hitler que escapó junto a Eva y otros muchos partidarios a Sudamérica, refugiándose en la Argentina siendo acogido entre la comunidad alemana y el gobierno aliado de Juan Domingo Perón, como lo confirman muchos reportes de testigos y una sería de documentos del FBI. Otros investigadores ubican al Führer en otros países incluyendo España, Paraguay y Chile. Sudamérica, y particularmente Argentina, fueron el destino de muchos exiliados del Tercer Reich que escapaban de la dura venganza de las fuerzas sionistas[1], algunos incluso fueron a dar hasta Costa Rica, como Harry Manill, quien se ocultó por 50 años y tuvo una muerte pacífica.

    Si en efecto fue nuestra América Hispana el refugio de Hitler donde pasó en paz los últimos años de su grandiosa vida, es para nosotros un verdadero honor y cargaría a nuestra América de tal grado de energía positiva y poder que realmente resultaría maravilloso y nos compromete a ser la fuente de la resurrección del espíritu hitlerista. No obstante, don Miguel Serrano apunta a que nuestro Führer escapó más al sur, a Nueva Suabia en la Antártica o a Agartha, la tierra de los dioses hiperbóreos. Quizás ambas conclusiones son ciertas pues, al igual que lo hizo Jesús, un Iniciado puede dejar su antiguo cuerpo físico y viajar a planos superiores con un cuerpo restaurado, un cuerpo-tulku como llaman los tibetanos, la culminación de la obra alquímica.

    El Nacionalsocialismo/Fascismo de hoy se encuentra igual de satanizado y demonizado que alguna vez fue el paganismo, el catarismo y la Orden del Temple. Todas las fuerzas y recursos del Sistema se usan en su destrucción, aniquilación y silenciamiento. Contra el Nacionalsocialismo se mueve la maquinaria propagandística casi completa, se alzan las voces de todas las religiones y de todas las ideologías políticas. Enemigos acérrimos en otras circunstancias, se unen contra el enemigo común: judíos y musulmanes, católicos y protestantes, comunistas y capitalistas, cristianos y neopaganos. Todos comulgan con el rechazo al Nacionalsocialismo. Los Nacionalsocialistas son perseguidos y observados de cerca por todas las agencias de inteligencia y de policía de todos los gobiernos. Se han convertido en su obsesión.

    Siento que los Nacionalsocialistas, y especialmente la Orden SS, fueron una versión moderna de los Templarios. Como de aquellas poderosas órdenes guerreras ario-religiosas. Como los nizaríes del Viejo de la Montaña, hábiles asesinos contra las fuerzas del Islam ortodoxo. Como los rajputs y los sikhs de India, valientes guerreros-espirituales. Como los samuráis de Japón y los vikingos del Gran Ejército Pagano, maravillosa formación militar vikinga que combatió ferozmente a fuerzas oscuras cristianas, mostrándose como una de las últimas, pero más gloriosas, manifestaciones de la Arianidad Vikinga.



    EL CAMINO DE LA MANO IZQUIERDA

    La idea general, y equivocada, de que los términos "camino de la mano derecha” y "camino de la mano izquierda” son homologables con el "bien” y el "mal” respectivamente, o con la magia blanca y la magia negra, se debe a un concepto meramente cultural. En la realidad, el Camino de la Mano Izquierda, que abreviaremos como Mano Izquierda, se refiere al proceso de autodeificación, es decir, de convertir al practicante en un dios. Su opuesto complementario, la Mano Derecha, se refiere al proceso de devoción y servidumbre a un dios externo. Algunas veces los grupos de la Mano Izquierda como una forma de liberación psicológica practican tabúes que son vistos como atroces en sus sociedades, como los satanistas blasfemando con sacrilegios contra la Iglesia o los Vaimacara de la India que comen carne y beben licor (algo prohibido por el hinduismo) sin que esto implique "maldad”. Pocas cosas son tan transgresoras, por ejemplo, como la ideología hitlerista y su cosmovisión en un mundo sionista. En realidad, el camino de la auto-deificiación y de la liberación suprema es el camino de Lucifer y el de la devoción y la adoración ritual es el de Yavéh.

    Si nos basamos en la filosofía de Nietzsche, este concepto es propio del Superhombre. De aquel que destruye los ídolos y se vuelve un ser excepcional, extraordinario, un Superhombre. Jung plantea algo similar con su Individuación, el mecanismo mediante el cual el individuo entra en contacto con su Inconsciente y llega hasta el propio Self o Yo Superior. Pero estas son versiones laicas, aunque efectivas, de la auto-deificiación. El despertar del Kundalini mediante el tantra hindú, budista, bonpo y taoísta son versiones religiosas o espirituales de este proceso. Esta es la Alquimia Espiritual.

    No es de extrañar que al budismo tántrico propio del Tíbet, al Shingon tántrico de Japón, al Dzogchen (la Gnosis tibetana) y a las escuelas shivaístas (tántricas) del hinduismo a veces se les llame como "caminos de la Mano Izquierda” y hasta "magia negra”. Todos buscan lo mismo. La finalidad del budismo, en todo caso, es el despertar del Buda interno, de la naturaleza búdica que es nuestra verdadera esencia, nuestro verdadero ser (el Self de Jung) pero que está dormido, engañado con la materia del universo, soñando que sueña el mundo ilusorio en que vive, lo que le impide alcanzar su potencial espiritual. Si la meta del budismo es convertirte en un Buda, entonces el budismo podría clasificarse como "mano izquierda”. Por algo, Nietzsche sentía gran afinidad por el budismo y fue una de sus fuentes para desarrollar el concepto del Superhombre[2]. Esta es la misma liberación de la mónada que busca la Gnosis y que el procedimiento alquímico menciona como la tríada de purificación nigredo-albedo-rubedo.

    El nigredo alquímico simboliza el plomo o la contaminación del demiurgo y de todo lo que pertenece a las tinieblas, a lo oscuro, a lo negro. Este nigredo, esta substancia negroide, es purificada y se transforma en el albedo, la esencia blanca, es decir, nuestra naturaleza prístina de luz. El siguiente paso es el rubedo, el color rojo, que simboliza al hombre supremo, purificado y convertido en un superhombre, en un nuevo ser, el "nacido dos veces”, el Ario.

    Así tenemos a las sombras demiúrgicas en nuestro corazón (toda la contaminación que provenga del Demiurgo y la Materia) que es el nigredo. La luz y la espiritualidad purificadores representadas por el color blanco que es el albedo. Y la reconstitución del Ser superior representado por el color rojo, el rojo de la sangre, la llave que contiene la energía mágica astral del Ario, representado en el rubedo.

    Mismo proceso lo vimos en el mito wotanista donde Odín se crucifica en el Árbol Yggdrassil, el árbol del conocimiento de la mitología nórdica, y pasa nueve días y nueve noches colgando de cabeza para poder beber de la fuente de la Sabiduría, la fuente de Mimir que todo lo conoce, esta fuente es lo que Blavatsky llamó el Registro Akásico y Jung denominó como Inconsciente Colectivo, la memoria genética de la sangre. Odín, mediante su dolor y autosacrificio se purifica a si mismo, se reconstruye y resurge como un hombre nuevo, un Superhombre, un Iniciado que tiene acceso a la sabiduría. Esta ha sido una práctica común del chamanismo por muchos siglos; el chamán se va a la montaña y tras mortificar el cuerpo hasta entrar a estados alterados de consciencia, obtiene una iniciación, un ingreso al mundo de los espíritus. El sacrificio de Odín tiene sus paralelismos en otras culturas siendo quizás las más obvias la crucifixión y resurrección de Cristo y el ascetismo de Buda en la selva, quien en lo profundo de la jungla llegó a comer y beber tan poco, y entrar en un estado de concentración y meditación tan profundo, que le permitió alcanzar la Iluminación y volver como un hombre nuevo, un Superhombre. Similarmente Jesús sale del sepulcro con un cuerpo luminoso, al punto que sus discípulos no lo reconocen. El simbolismo es el mismo.

    Pero volviendo a las escuelas de la Mano Izquierda, hoy en día existen muchas, como la Iglesia de Adversario del estadounidense Michael Ford y el Dragon Rouge del sueco Thomas Karlsson. Aunque definidas por algunos como satánicas, un vistazo a los libros de estos escritores y a las enseñanzas de sus escuelas mostrarán que distan mucho del satanismo ateo-materialista demiúrgico de Anton LaVey o de la OTO de Crowley y son mucho más cercanas a las filosofías wotanistas-luciferinas.



    LA GNOSIS LUCIFERINA EN EL FUTURO

    A pesar de los esfuerzos incansables del Sistema judeomasónico por impedirlo, el Espíritu Ario siempre resurge, una y otra vez. El sistema usa dos métodos principales de combate, uno es destruir este surgimiento, borrarlo por la violencia como hizo con cátaros, paganos, templarios y nacionalsocialistas. El otro es infiltrarlo y modificarlo desde adentro para que deje de ser un enemigo, como hizo con los masones, los teósofos, la Golden Dawn y el neopaganismo germano, pues la versión bastarda del moderno Asatru, que con tanto ahínco intenta desligarse del racialismo nacionalsocialista, dista mucho del wotanismo de List y Liebenfelds. Quizás exista una minoría dentro del Asatru que se considera racialista y que admite solo a personas de etnia germana en sus filas, pero son una exigua minoría, pues bien se han registrado en el Asatru que se permite el ingreso de judíos y homosexuales, algo que hubiera horrorizado a nuestros ancestros vikingos. La Wicca es otro ejemplo, retoma el espíritu céltico ario y lo entremezcla con la basura New Age, el universalismo, el feminismo radical y el homosexualismo dando origen a una parodia de religión contrainiciática, no en vano fundada por masones y pervertidos sexuales como el masón y bisexual Crowley, el masón y sadomasoquista Gerald Gardner y el masón y homosexual Alex Sanders.

    La Gnosis sufrió un efecto similar cuando Víctor Manuel Rodríguez, mejor conocido como Samael Aum Weor usó su nombre para desprestigiarla con su secta decadente. Samael mismo se declara servidor de Jehová (el Demiurgo) y lo invoca en diversos rituales, aún cuando el gnosticismo original era totalmente anti-demiúrgico. Para mostrar la sorprende inteligencia de Samael, diremos que él caballero aseguraba que el Santuario de la Kaaba en La Meca es en realidad el Santuario de La Vaca pues Kaaba es Vaca al revés, y la Vaca era el animal sagrado de India (vaca en árabe se dice Baqara, no Vaca como en castellano).

    Samael Aun Weor, en el capítulo de Virgo de su Tratado de Astrología Hermética, va más lejos, al explicar que "la Cábala es la ciencia de la Vaca; leyendo las tres sílabas de Cábala a la inversa, tenemos La-va-ca. La piedra de la Kaba en la Meca leída a la inversa Vaca o la Piedra de la Vaca”. De esta manera, vincula a la Cábala, con profundos conocimientos esotéricos en la religión del Islam y de la India. De este último, explica que la ciencia de la Cábala es un tipo de conocimiento superior, relacionado con el Maha Vidya[3].

    Es notorio que la palabra hebrea, sánscrita y árabe para Vaca no será similar al vocablo español Vaca, pues ninguno de estos pueblos hablaba español[4].

    Estas blasfemias absurdas, estos abortos contrainiciáticos como la Wicca y la "gnosis” de Samael son la clase de esperpentos espirituales que vomita el sistema al pervertir y degradar las tradiciones de origen ario. ¿En esto terminará nuestro paganismo y nuestro gnosticismo arios?

    Es inevitable, por mucho que se empeñen los sionistas, que el resurgir de una Gnosis Luciferina genuina se renueve. Porque el cosmos es cíclico. ¿Será una nueva orden sacro-guerrera o, al contrario, un movimiento ascético profundamente espiritual y místico? India nos dio desde los pacifistas jainas hasta los guerreros sijs. Europa nos dio desde los pacifistas cátaros hasta los guerreros templarios. Sin embargo la más reciente manifestación del Espíritu Ario fue guerrera (el Tercer Reich) es posible que la próxima sea espiritual. Suele ser intercalado por la ley del péndulo del hermetismo; los paganos eran guerreros, los cátaros pacíficos, los templarios guerreros, los alquimistas-rosacruces pacíficos.

    El Nacionalsocialismo guerrero surgió tras el renacimiento esotérico de movimientos místicos e intelectuales como la Sociedad Thule, la Teosofía y el Alba Dorada. Es de suponer que el nuevo despertar será en forma de misticismo no guerrero.

    Esto quiere decir que este nuevo despertar que se avecina (pues todos los despertares se dieron tras un corto lapso de tiempo entre uno y otro, por ejemplo, entre cátaros y templarios y entre templarios y rosacruces no hubo lapsos muy largos de tiempo) quizás no esté vinculado a la parte política y exotérica del moderno Nacionalsocialismo como son los modernos skin heads, "neonazis” y neofascistas, aunque muchos entre sus filas lo sabrán reconocer por el llamado de la sangre y el grito del Inconsciente Colectivo.

    Esto también suena lógico por diversas razones. Aunque duela reconocerlo, el fascismo y el nacionalsocialismo como movimientos políticos no tienen futuro. La lucha del sistema contra ellos es demasiado brutal. En muchos países la persecución es tal que usar símbolos como la esvástica (signo ancestral del pueblo germano) o hacer el saludo nacionalsocialista (que también es un saludo antiguo usado por romanos y vikingos) se castiga con la cárcel. Así como negar el dogma de fe del Holocuento.

    Al fundar la Iglesia Mundial del Creador, el supremacista blanco ucraniano-estadounidense Ben Klassen explicó que las religiones eran las únicas organizaciones humanas que sobrevivían miles de años. Ni los partidos políticos, ni los sindicatos, ni las asociaciones, ni siquiera los países o los imperios lo hacen. Pero hoy tenemos religiones de miles y miles de años. El Demiurgo sabía esto y por eso unió a sus esclavos mediante el hilo irrompible del judaísmo, insertado en su código genético y en su Inconsciente Colectivo tras siglos y siglos de rituales con efectos metafísicos, que hacen que, aunque se cambien de religión, sigan consciente o inconscientemente siguiendo las directrices del Demiurgo por un lazo inquebrantable, un lazo espiritual, que el judío solo lograría romper con la hercúlea tarea de realizar una alquimia espiritual muy profunda. Tarea más difícil que, por ejemplo, la que tendría un ario espiritualmente afín.

    Si ha de sobrevivir el hitlerismo, no será en forma política, sino en forma espiritual o religiosa. De ahí la importancia del hitlerismo esotérico desarrollado por Savitri Devi, Miguel Serrano, Karl Gottman, David Lane, Ron McVan y otras figuras. Las religiones son capaces de sobrevivir persecuciones terribles, a veces de toda la humanidad, como pueden atestiguar los judíos y los cristianos cuyos credos ridículos fueron alguna vez rechazados por la mayor parte de las sociedades en que vivían.

    Tras la caída del comunismo, que con fervor intentó destruir todo vislumbre de religión y espiritualidad (excepto el judaísmo, por supuesto) las religiones tradicionales siguieron existiendo y retomaron fuerza. La Iglesia Ortodoxa sigue viva en Rusia y el lamaísmo en Mongolia. Y, a pesar de los esfuerzos de la China judeomarxista, tanto el budismo tibetano como otras formas de espiritualidad duramente reprimidas siguen siendo practicadas en China.

    La persecución tan brutal que sufrieron las religiones arias, como el paganismo, el gnosticismo y el catarismo, las hizo desaparecer, pero dejaron detrás de sí suficiente documentación y suficiente fascinación como para ser reconstruidas. Ahora las encierra un aire de romanticismo nostálgico que las hace aún más atractivas para nuevas generaciones, aún cuando lo que se sabe de ellas es lo que registraron sus enemigos. Lo mismos sucederá con el hitlerismo algún día.

    El Nacionalsocialista estadounidense David Lane sabía esto y por eso fundó la rama estadounidense del wotanismo. En parte para ayudar a la unidad espiritual de los prisioneros arios en las cárceles, acosados por una población carcelaria mayormente negra. Él mismo, remitido a prisión como preso político (pues no estuvo directamente involucrado en el asesinato del locutor judío por el que lo condenaron) sabía que la espiritualidad une más fuertemente que la política. Su camarada y amigo Ron McVan, co-fundador del movimiento wotanista, fue gran admirador de don Miguel Serrano. Incluso fue Serrano quien escribió el prefacio del libro de McVan: El Templo de Wotan: Libro Sagrado de las Tribus Arias (2000)[5]. Las obras de Serrano están siendo traducidas al inglés y ahora puede llegar su sabiduría al público anglosajón gracias al wotanismo de Lane y McVan.

    Un fenómeno similar se dio en Noruega con el surgimiento del llamado Black Metal Nacionalsocialista. El debate sobre si el rock y el metal son música decadente de origen negroide opuesta a la música clásica de origen ario no tiene sentido. Indiferentemente de su origen, es evidente que a las generaciones jóvenes nos atraerá más la música rock en general que la música clásica, de la que también podemos disfrutar, pero no con la misma carga simbólica y energética en momentos festivos. Pareciera que la dureza y la fortaleza de la música rock recordaron a los jóvenes arios los viejos tambores de guerra e hizo retumbar en su sangre el recuerdo de eras más gloriosas. Surge el Folk Metal, el Viking Metal, el Pagan Metal, ciertas formas del Black Metal, etc., que parecían querer revivir épocas mejores, remotas, paganas, tradicionales, escondidas en la oscuridad del pasado, en la memoria de la sangre, el Inconsciente Colectivo y el Espíritu Ario. Sin ser ideológicamente afines al Nacionalsocialismo, es innegable que grupos de Metal como Amon Amarth, Ensiferum o Rebellion hacen reverberar la sangre aria, inflamándola con recuerdos potentes de tiempos pasados de vikingos guerreros y cultos paganos. Y que las sinfónicas y bellas voces de agrupaciones como Epica o Van Canto son mucho más próximas a las óperas wagnerianas que cualquier otro aborto de música negroide corrompida y sucia del sistema como el rap, el jazz, el blues o su epítome más repulsivo, el reguetón.

    Pero, valga resaltar, este espíritu guerrero, ya abiertamente Nacionalsocialista, se vio representado en la música rock en dos vertientes principales; la política mediante el RAC y la étnica mediante el Black Metal Nacionalsocialista.

    Es evidente que el satanismo inherente al Black Metal contradice completamente la naturaleza, filosofía y cosmovisión aria. No obstante, algunas ramificaciones del Black Metal noruego se inclinaron hacia el Nacionalsocialismo, sustituyendo el satanismo (que sigue siendo una religión semítica-demiúrgica) por el paganismo wotánico, con manifestaciones razonablemente legítimas, que hoy podemos ver en muchas naciones europeas.

    Varg Vikernes es uno de los principales y más maduros líderes del pensamiento racialista y germanista pagano de Noruega y del movimiento del Black Metal Nacionalsocialista, si bien Vikernes no es el fundador del mismo ni la agrupación para la cual fue vocalista, Burzum, es de esta ideología. Vikernes, al igual que David Lane y otros muchos camaradas ideológicos, fue a prisión tras lo que fue evidentemente un homicidio por defensa propia contra un enemigo que se le lanzó encima y que con anterioridad había jurado darle muerte. Además, cuando había cumplido suficientes años de su condena para ser elegido para libertad condicional se le aplicó una ley aprobada posterior a su condena que extendía el tiempo mínimo para gozar de este beneficio. Aunque él mismo reconoció ser Nacionalsocialista alguna vez, con posterioridad a su condena aseguró ya no definirse así. Esto es comprensible dada la persecución de la que fue víctima. Vikernes define su ideología de vida como odalismo (de la runa odal, la runa de la nación y la raza), que describe así[6]:

    Combinación de paganismo, nacionalismo tradicional, racialismo y ambientalismo. En contraste con la civilización moderna de capitalismo, materialismo, judeocristianismo, polución, urbanismo, mezcla racial, americanización, socialismo, globalización, etc.



    El serranismo latino, el odalismo nórdico y el wotanismo sajón son parte de ese proceso de despertar espiritual tan importante como el que se vivió en las décadas previas al Nacionalsocialismo. Es el llamado de la sangre. La Alquimia Espiritual es la Opus Magnus, la Gran Obra, más importante que cualquier causa política. No es que estas no sean importantes, pero la semilla espiritual-energética que genera cambios en la sociedad, la que impulsa el despertar de la sangre, está en la espiritualidad. Antes debe sembrarse la semilla para cosechar frutos y no al revés como algunos pretenden, quizás por eso el movimiento internacional ario-nacionalista se encuentra tan debilitado, por la falta de contenido espiritual.

    La Iglesia Mundial del Creador de Klassen, aunque supremacista blanca, es una organización atea y, por ende, materialista, así que mantiene al espíritu en la materia. El cristianismo, aún el "cristianismo positivo” que fue impulsado por el Tercer Reich como una versión purgada de influencias judías, aún está lejos de ser solarizado y arianizado lo suficiente. El futuro se encuentra en el hitlerismo esotérico en todas sus vertientes.

    No suelo ser muy optimista, pero creo que hay palabras proféticas e inspiradores que pueden alentarnos, y que nos permiten confiar en que la luz volverá a resurgir de entre las tinieblas.


    "El despertar de Wotan es una regresión y un retorno al pasado; el río, por causa de un atasco, ha debido interrumpir su transcurso por su antiguo lecho. Pero la obstrucción no durará para siempre; tal vez es un reculer pour mieux sauter [retroceder para saltar mejor], y el agua superará el obstáculo. Entonces por fin será manifestado lo que Wotan "murmuró junto a la cabeza de Mimir".

    -Carl Gustav Jung


    Si no se produce pronto entre nosotros un renacimiento vigoroso, si no conseguimos librar nuestro cristianismo de los oropeles extranjeros que arrastran consigo, si no logramos crear una religión tan exactamente adaptada a la esencia particular de nuestro tipo germánico, entonces preparémonos a ver surgir de las sombras del futuro un segundo Inocencio III[7], con un nuevo Concilio de Letrán, preparémonos a ver cómo se reavivan las hogueras de la Inquisición».

    -Houston Stewart Chamberlain



    "Los arios son la obra maestra de los dioses y están dotados de poderes sobrenaturales y paranormales, emanados de "centros de energía” y "órganos eléctricos” que les confieren supremacía absoluta sobre cualquier otra criatura”

    -Lanz von Liebenfelds

     

    "El Nacionalsocialismo retornará porque al llegar el ciclo histórico presente a su total decadencia, su regreso será inevitable"

    -Savitri Devi

     

    "Hijos de la Oscuridad, vuestro reinado del mal terminará"

    -Karl Gottman



    Brazo en alto camaradas.

    Sieg Heil!

    Categoría: Hitlerismo Esotérico | Ha añadido: Marshall (2011-Ago-14) | Autor: Matt Marshall E
    Visiones: 595 | Comentarios: 1 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.