Domingo, 2019-May-26, 9:45 PM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Gnosis primordial

    Estrategia Psicosocial - Luis Felipe Moyano (Nimrod de Rosario)


    Parte I

    Consideraciones: Conocemos la existencia de dos ideas antiquísimas que tratan, ambas, de dar una solución a los siguientes problemas: ¿cómo interpretar la conducta social del hombre y la conducta colectiva de las muchedumbres? y ¿cómo estas muchedumbres pueden ser influidas, dirigidas, guiadas o controladas?. Estas dos ideas, opuestas en su esencia conceptual, tienen su origen en la más profunda sabiduría antigua  y han sido sujeto, como tantas otras, de la degradación intelectual y racionalista propias  del Kaly Yuga o Edad Oscura, es decir de todo el tiempo que llamamos Era Histórica. Elaboraremos una tesis adaptada a la mentalidad moderna para llegar a la comprensión  de la Mística Hiperbórea como principio de la Estrategia Psicosocial.

    Tesis: La mística es una estructura morfológica continente cuyo contenido, ontológico,  es un ser llamado Carisma. Y el carisma o agente carismático, es la expresión del Paráclito o Espíritu Santo, el cual, como así también Dios en tanto el Espíritu Santo es Dios mismo,  se manifiesta en un plano absolutamente trascendente al plano inmanente de la materia. El  Paráclito por lo tanto es inexperimentable e inaprensible en el plano físico, y si su expresión, el carisma, es perceptible para algunos hombres, ello es solamente en virtud del  recuerdo contenido de la Minne. Lo que significa hablar de una experiencia individual dado que la Minne es algo personal, diferente de una persona a otra, La "vinculación carismática" de más de un hombre, varios o muchos es lo mismo, solo puede darse en el  marco de una Mística.

    Pero esta "vinculación carismática" entre varios hombres que ocurre en el marco de la  Mística Hiperbórea es de orden SINCRONÍSTICO, es decir NO CAUSAL, y no ocurre  debido a la interacción de un CAMPO DE FUERZA (magnético, eléctrico, etérico, astral,  estructurador de forma, pránico, etc.) pues ello equivaldría a admitir una relación causal en los fenómenos colectivos. Sin embargo la hipótesis de los campos de fuerza o magnetismo colectivo es la más aceptada, incluso dogmáticamente, en la moderna  psicología de masas y la razón de ello es que los mencionados campos parecen poseer  existencia real y generar en parte diversos fenómenos de la psicología colectiva. Pero dichos fenómenos colectivos CAUSADOS por campos de magnetismo animal o humano  nada tiene que ver con la vinculación carismática manifestada a los hombres en virtud de  una Mística.

    Para la Sabiduría Hiperbórea no existe el hecho de la masa de hombres (viryas), ni aún  en plena muchedumbre. Siempre, solos o reunidos, cercanos o lejanos, los viryas  permanecen UNO en el misterio de la sangre y si algún lazo existe entre ellos éste es el de  la AUREA CATENA, el cordón dorado, sincromático, no causal, del eterno retorno, que liga, fuera del determinismo material del universo, a la raza divina de KRISTO-LUCIFER. Por ello la vinculación carismática es trascendente e individual, hombre por hombre, virya  por virya, y si involucra a un número de hombres en el marco de la Mística, estos no deben ser considerados de ningún modo masa o muchedumbre. Sin embargo la Sabiduría  Hiperbórea acepta que en animales o animales-hombre (pasú) ocurren fenómenos de campo de fuerza debido a la unidad genética de todo lo existente dentro del continuo espacio tiempo en que se manifiesta la acción ordenadora de Jehová-Satanás el Demiurgo  de la materia.

    Lo importante es comprender que en tanto se considere a las masas o muchedumbres  desde el punto de vista cuantitativo y causal, sujetos a fenómenos psicológicos de campo  de fuerza o magnético, estamos cometiendo un grueso error desde la perspectiva  hiperbórea y corriendo un riesgo esotérico por cuanto las "fuerzas colectivas" que actúan  en las poblaciones animales o de animales-hombre son de neto orden satánico o  demoníaco, técnicamente denominadas en ocultismo "proyecciones arquetípicas en la luz astral" o egrégoras, es decir arquetipos colectivos vitalizados y "liberados" fuera del hombre y fuera de los hombres pero con capacidad para actuar sobre los hombres. Esta errónea concepción ha tomado tal auge en las ciencias políticas y sociales que, no permiten  ver al pueblo como el conjunto de viryas que son sino que ven sinárquicamente, masa y  muchedumbre.

    Pero sin visión hiperbórea no puede haber comprensión de la misión del Führer que  es conducir al pueblo, como un solo virya, hacia la mutación colectiva del fin del Kaly Yuga, haciendo efectiva la promesa de redención de CRISTO-LUCIFER y trasmutando al  hombre en superhombre, al virya en siddha inmortal, en un despertar colectivo que sin embargo será personal y secreto porque se dará en los 7 cielos y más allá del cielo, para  cada uno.

    La visión sinárquica del hombre masa en cambio brinda una idea de rebaño que sólo  puede conducir a una concepción colectivista de la sociedad y del estado, tal como ocurre  con los socialistas y marxistas o a una democracia liberal en donde el estado, controlado por oligarquías políticas y mafias económicas, se asienta en las masas sufragistas, cuyas  mayorías no ejercen ningún control real sobre su destino histórico y son simplemente  reducidas a "clases" sometidas.

    La visión hiperbórea nos lleva a la liberación del orden causal, a la elevación del  hombre desde lo colectivo en que se halla inmerso y a su individuación definitiva,  reintegrándose al sí-mismo (selbst).

    La visión sinárquica significa continuar en el orden causal, sujetos a la ley de  evolución y a las pautas del progreso material en que se fundamenta la civilización  occidental. Significa la inmersión cada vez mayor del individuo en lo colectivo, marchando la historia hacia una sociedad futura mecánicamente compleja en la que el hombre desaparecerá como tal en una atrofia metafísica de su yo, objeto indispensable para cumplir el fin de la visión sinárquica que es el Gobierno Mundial. Pero en este  supergobierno imperará el orden de la colmena: un gigantesco hormiguero mundial regido por una jerarquía endógama probablemente hebraica, ¿el Dios mundial?: Yahveh-Satanás.

    Las dos ideas que mencionamos en las consideraciones iniciales están relacionadas con las dos visiones que acabamos de exponer. La Mística Hiperbórea solo puede  comprenderse con la visión hiperbórea. La psicología de masas que revisaremos a continuación es producto de una visión sinárquica de la sociedad humana y de la historia.  Pero la Estrategia Psicosocial exige el uso de una "mística" para obtener la "vinculación carismática" entre los viryas lo que permitirá su conducción y control por parte del líder o  führer. La psicología de las masas pretende algo parecido al postular que en una "muchedumbre organizada" se forma una "conciencia colectiva" que puede ser conducida y controlada por un líder. Y esta concepción sinárquica de la "conciencia colectiva" es la  causa de la gran confusión que suscita el tema de la Mística al que resulta casi imposible  comprender hiperbóreamente sin desechar tales hipótesis de campo de fuerza o  magnetismo colectivo.

    Estudiaremos entonces de donde proviene la confusión para luego confrontar ambas ideas y extraer conclusiones definitivas.

    Demostración: El principal elemento de confusión lo constituye el concepto de  "colectivo" que utiliza la psicología de masas extraído, previsiblemente, del campo de la zoología. En efecto, se puede confundir la "vinculación carismática" de la Mística con fenómenos colectivos, propios de las poblaciones animales, e incluso se ha desarrollado una psicología de masas y ha surgido toda una escuela sociológica a partir de los trabajos  del francés Gustavo Le Bon y sus discípulos que contribuye a perpetuar este estado de  confusión.

    Para disipar este error demostraremos ahora la diferencia existente entre la Mística  Hiperbórea y la siguiente definición sinárquica de "muchedumbre organizada" que  estableció la psicología a partir de observaciones empíricas.

    En el sentido ordinario, la palabra muchedumbre representa una reunión de individuos, cualesquiera que sean también los accidentes que los reúnan.

    Desde el punto de vista psicológico, la expresión muchedumbre toma otra significación muy distinta. En ciertas circunstancias dadas, y solamente en éstas circunstancias, una aglomeración de hombres posee caracteres nuevos muy diferentes de los individuos que componen esa aglomeración. La personalidad consciente se desvanece, los sentimientos y las ideas de todas las unidades son orientadas en una misma dirección.

    Se forma un alma colectiva, transitoria, sin duda, pero que presenta caracteres muy puros. La colectividad entonces se convierte en lo que a falta de una expresión mejor, pudiéramos  llamar UNA MUCHEDUMBRE ORGANIZADA, o si se prefiere así, una muchedumbre  psicológica. Entonces forma un solo ser, y se encuentra sometida a la LEY DE LA UNIDAD MENTAL DE LAS MUCHEDUMBRES (Le Bon).

    Digamos ante todo que esta idea del alma colectiva que expone Le Bon es antiquísima siendo un antecedente remoto de la misma "los genios", que los antiguos llamaban "los  vigilantes del cielo o EGREGOROS ". Un egrégoro (Eliphas Levi) es una entidad psíquica  capaz de actuar sobre una colectividad, animal o humana, siendo su existencia una realidad aceptada desde hace milenios por innumerables culturas de todo el orbe. En  occidente el concepto en su versión erudita y operativa era privilegio de magos y  alquimistas y sucumbió a la desaparición de éstos por obra de la Inquisición durante la Edad Media. El positivismo posterior al Renacimiento descalificó también el término en su  versión profana haciéndolo desaparecer del lenguaje corriente. A pesar de todo esto, la  Sinarquía y todas sus escuelas teosóficas, suelen emplearlo con un sentido más o menos  degradado y demoníaco.

    Por ejemplo, mientras que en Grecia un egrégoro era una divinidad celeste tal como el espíritu de una estrella o de un astro o simplemente un titán, en la Escolástica medieval se los equiparaba a las causas segundas y para los cabalistas judíos eran los ENACIM de la Biblia. En esta degradación del término llagamos al egrégoro "alma colectiva" o "entidad  astral" que utiliza la Sinarquía tal como podemos leer en Eliphas Levi:"egrégoros", forma  astral generada por una colectividad. Al respecto de las cadenas invisibles y de la  formación del ser colectivo a que el ocultismo llama egrégoro, dice G.Phaneg: los  pensamientos, la voluntad, el deseo, son fuerzas tan reales y tal vez mayores que la dinamita o la electricidad. Bajo su influencia, la materia astral, que es tan plástica, se hace  compacta y toma forma.

    El hecho está probado por innumerables experiencias. Por consiguiente si algunas personas se reunen en un local, emitiendo vibraciones fuertes e idénticas, pensamientos de la misma naturaleza, un ser verdadero ganará vida y quedará animado de una fuerza, buena o mala, según el género de pensamientos emitidos. Al principio débil e incapaz de  actividad, presto a disolverse si fuere abandonado a sí mismo, este ser colectivo se va definiendo a medida que las reuniones aumenten; su forma se vuelve cada vez más nítida y va adquiriendo posibilidad de acción mayor. Calcúlese que terrible fuerza ha de tener un  ser así al cabo de 2.000 años, al ser empleado por ejemplo por una gran religión. Qué poder no tendrá para auxiliar o castigar a sus adeptos... Así se comprenderá que si un hechicero está solo y la persona maleficiada forma parte de una cadena o corriente cualquiera (religión, secta, etc.) que tenga un egrégoro poderoso en el invisible, el hechicero pierde su tiempo y su trabajo. En el caso contrario, si la víctima está aislada y el maleficiante afiliado a una asociación oculta, la víctima está casi perdida salvo circunstancias imprevistas. Disponiendo el egrégoro de la energía y del saber acumulados  de las personas que lo forman, será más fuerte e inteligente que cualquiera de los  miembros en particular; él los vigila y dirige, corrigiéndolos y castigándolos, cuando tratan de desviarse de las líneas comunes.

    Hemos dicho que el egrégoro, palabra griega que significa "vigilante", expresa una idea muy antigua y ya hemos visto que en el ocultismo sinárquico moderno posee un sentido específico de entidad astral con influencia colectiva. Sin embargo falta aún llegar al  verdadero origen de la idea que expresa la palabra egrégoro el cual debe buscarse en el parentesco que esta palabra posee con GREGARIO, de donde procede otra idea también  antigua, la de "espíritu gregario".

    Ahora nos hallamos más cerca de la idea original y debemos destacar dos cosas.  Primero, que el "espíritu gregario" es el concepto que G. Le Bon ha reelaborado, despojándolo de esoterismo y desvinculándolo del egrégoro, bajo la denominación de  "alma colectiva" en su psicología de masas. Segundo, que la etimología de gregario nos  lleva a la palabra GREY (GREX), rebaño grande de ganado, es decir a las poblaciones  animales. Es sabido que en el reino animal, al que el hombre pertenece desde el punto de vista biológico, algunas especies manifiestan la tendencia a la vida en sociedad, concentrándose ésta principalmente gracias a la posibilidad que poseen los miembros de la especie animal considerada, de comunicarse entre sí, es decir de provocar y recibir  estímulos de distinto tipo entre ellos. Dado que las sociedades animales van desde simples agrupaciones de miembros, asociaciones por motivos primarios como la "seguridad" que da el vivir en conjunto, la estimulación mutua del "fácil" apareamiento, el espulgue o desparasitación, etc., hasta organizaciones complejas como las sociedades de insectos donde se practica una verdadera división del trabajo en base a miembros de la especie altamente diferenciados, no conviene encararse el estudio de las sociedades humanas pasando por alto las innumerables referencias al comportamiento colectivo animal obtenido por la ciencia a partir de observaciones rigurosas. Afirmamos esto porque siendo  el hombre (pasú) un estudio superior en la escala de las especies del reino animal, subyace  en su conducta como ser social un sustrato de motivaciones primitivas fácilmente equiparables a las que presentan las conductas de otras especies sociales inferiores.

    Esto se hace patente en cuanto al fenómeno del gregarismo que estamos considerando  cuyas manifestaciones típicas en laconductaanimal pueden detectarse asi  invariablemente en la conducta humana siendo ya lugar común el hablar de gregarismo como ZOOL. Tendencia o inclinación de ciertos animales a vivir en sociedad con sus congéneres y también como "ejército gregario", tendencia, por falta de ideas propias a  seguir dócilmente las opiniones de la mayoría. Se ve pues, que una misma palabra, gragarismo, designa un fenómeno a la vez animal y humano.



    Parte II

    En las sociedades animales suelen presentarse fenómenos "superiores" de gregarismo que han resistido todos los intentos de interpretación racional. Estos son los que  involucran una "respuesta" colectiva instantánea a ciertos estímulos exteriores percibidos  por uno de los miembros de la grey (rebaño,manada,bancada,banco,cardumen,etc.) y que guardan especial relación con fenómenos colectivos de las muchedumbres humanas del  tipo de la psicosis colectiva o de la historia colectiva.

    Estas formas superiores de gregarismo son las que en la antigüedad se justificaban por  la existencia de un egrégoro, alma colectiva o grupal, que dirigía a la población animal. En  las teorías de "evolución espiritual" difundidas por la sinarquía a través de la Teosofía,  Filosofía Rosacruz, Antroposofía, Martinismo, Masonería, etc., se habla de que el reino  animal evoluciona de acuerdo a planes grupales, guiados por devas u otros espíritus de la  naturaleza de manera que efectivamente todos los animales de una manada, por ejemplo,  son una sola entidad espiritual o alma grupal. El hombre, en estas teorías al haber evolucionado desde los reinos inferiores, elemental, mineral,vegetal y animal se "individualiza" pasando de este modo a poseer una única entidad espiritual. Digamos por  ahora que la "conducta instintiva" con que la ciencia moderna pretende justificar los  fenómenos más incomprensibles de gregarismo, no alcanza a justificar el funcionamiento  orgánico de, por ejemplo, un hormiguero, de una colmena, donde parece más propio  hablar del "espíritu del hormiguero" que de la conducta individual instintiva de las hormigas o abejas.

    Dice el biólogo V.D.CARTHY: "cuando una bandada alza vuelo, gira, da vueltas en el aire y vuelve a posarse en el suelo, parece a menudo como si las aves ya no fueran individuos, sino simplemente piezas de una gran máquina"... y más adelante dice: "Del  mismo modo que una bandada de aves gira y da vueltas en conjunto, lo mismo ocurre con  un banco de peces. Es algo impresionante ver un banco de arenques cambiar súbitamente  de dirección. Los peces en un momento determinado están nadando en una dirección,  luego, en una fracción de segundo, todos giran en ángulo agudo a la izquierda o a la derecha, conservando una formación perfecta"...

    Para éstos y otros fenómeno semejantes de gregarismo animal la ciencia no posee  respuestas satisfactorias como no sea recurrir al antiquísimo concepto del egrégoro. Es lo que hace LOUIS CHARPENTIER en una extensa página que puede servir como resumen  de todo lo expuesto. "Un animal solo, solitario, es un individuo que tiene sus cualidades  propias, cualesquiera que sean". Cuando los animales se agrupan y forman una horda, manada o clan, se produce el fenómeno denominado "gregarismo" y que parece  puramente instintivo. Se crea una entidad "rebaño", "horda" o "clan" que integra a cada  animal como una célula de esta nueva entidad. La manada reacciona como manada, y no por cada uno de los individuos aislados. No existe ya el miedo de los animales, la cólera de los animales, sino el miedo y la cólera de la manada. El instinto gregario aventaja al individual. Los hindúes dicen que se desarrolla una "alma-clan" y los ocultistas, un "egrégoro". La palabra es, desde luego, más erudita, pero equivale a lo mismo y expresa la formación de loa entidad "clan".

    Ahora bien, si el fenómeno es constante y constantemente observable; ese egrégoro, esa alma-clan, se concentra sobre uno de los individuos de la manada o rebaño, o sea sobre aquél a quien llamamos su "conductor". Diríase que converge en él el instinto de la manada, así como el pensamiento de ésta; él suscita los actos de la manada.

    El fenómeno es demasiado constante para que no responda a una ley biológica, y está fuera de duda que ese gregarismo se crea sin que lo proponga cada individuo. El proceso guarda cierta analogía con las leyes de la gravitación; una agrupación de corpúsculos crea
    un cuerpo que posee una unidad, un centro de gravedad y cualidades distintas de las de los componentes. Asimismo, la manada o rebaño tiene una personalidad, un poder distinto del de sus componentes. Y el "conductor" tiene una personalidad distinta de la que tenía como individuo solitario y que pierde cuando vuelve a encontrarse solo.

    El instinto gregario existe tanto en los hombres como en los animales, pero con algunas diferencias sensibles. Puede obrar de manera inconsciente, pero también ser desarrollado voluntariamente, como fue el caso de los concejos de la Edad Media y de las hermandades profesionales. Esto se observa todavía, de modo más fugaz pero no menos fehaciente, en los equipos deportivos. Así se dice a veces que un equipo de rugby, por ejemplo, está "en estado de gracia" cuando todos los movimientos sumamente complejos, de este juego, se coordinan de manera armoniosa, como si una inteligencia superior distribuyera las posiciones de los jugadores a fin de obtener la mayor eficacia posible para un "movimiento" que VA A VENIR. Es que el "egrégoro" ha sido formado, y este tiene más inteligencia del juego que cada uno de los jugadores (aunque cada cual tenga, sobre todo, la inteligencia de su juego propio). En principio, este egrégoro VIVE en el capitán o en cualquier otro jugador, que puede muy bien no darse cuenta de ello, pero que "dirige" sin tener ni siquiera que mandar.

    "Triunfar voluntariamente exige sin duda, a la vez, mucho orgullo y mucha humildad".

    Vayamos más lejos. En lugar de una asamblea de hombres corrientes, tomemos una de sabios que QUIEREN realizar ese egrégoro. Es poco más o menos lo que se llama ahora "equipo científico". Y es sabido que los resultados que alcanzan tales equipos son muy superiores a los conseguidos por la suma de los individuos tomados por separado (en el supuesto de que el equipo haya sido plenamente realizado).

    Vayamos más lejos aún. Tomemos una "asamblea de magos" que hayan superado la fase de sabio para alcanzar la de "sabedor", la del conocedor, la del iniciado. En una palabra, de aquel que se encuadra, a título personal y consciente, es "estado de gracia". Tales magos se hallarán en condiciones, una vez superada toda vanidad humana, de crear un egrégoro de una cualidad que, como para la manada, superará la suma de las cualidades y posibilidades de cada participante, cualidades y posibilidades que se fijarán en uno de ellos, el cual será en sentido propio, "poseído" por ese espíritu y que hará, para el pueblo, el papel de profeta, santo o Dios. (Louis Charpentier).

    Todo lo que hemos expuesto hasta ahora es suficiente para demostrar que cuando G. Le Bon dice, en el párrafo citado al comienzo del inciso, que en una muchedumbre organizada se forma un alma colectiva, está hablando da la antigua idea del egrégoro. Pero si aún nos quedase alguna duda veamos a qué se refiere Le Bon cuando dice que en una muchedumbre organizada o muchedumbre psicológica, se da una "ley psicológica de la unidad mental de las muchedumbres". Esta ley la desarrolla así:

    Entre los caracteres psicológicos de las muchedumbres, hay algunos que son comunes con el del individuo aislado;otros, por el contrario, le son absolutamente especiales, y no se encuentran sino en las colectividades. Estos son los que vamos a estudiar demostrando su importancia. El hecho más admirable que presenta una muchedumbre psicológica, es el siguiente: el que cualesquiera que sean los individuos que la componen, y por semejantes o desemejantes que sean su género de vida, sus ocupaciones, su carácter y su inteligencia, por el solo hecho de transformarse en muchedumbre, poseen una clase de alma colectiva que los hace pensar, sentir y obrar de una manera completamente diferente a aquella decomo pensaría, sentiría u obraría cada uno de ellos aisladamente. Emiten ideas, sentimientos que no se producen o no se transforman en actos, sino en individuos constituídos en muchedumbre. La muchedumbre psicológica es un ser provisional formado de elementos heterogéneos que por un instante se unen, como las células que constituyen un cuerpo vivo, forman por su reunión un ser nuevo que manifiesta caracteres muy diferentes poseídos por cada una de esas células (Le Bon). Comprobamos que la antiquísima idea de egrégoro o alma colectiva y la más moderna pero afín idea del gregarismo, se hallan psicologizadas y expuestas de modo "moderno" o pseudocientífico en la tesis de Le Bon sobre la psicología de las muchedumbres.

    Hagamos una aclaración doctrinaria.

    Nuestra posición es que no deben desecharse los elementos que presenta la ciencia empírica para conocer e interpretar el mundo, especialmente si esta ciencia permite extraer algún tipo de praxis tecnológica que contribuya a mejorar la miserable condición del hombre, es decir, si aporta impulso técnico o cultural a la civilización. Pero cuando se trata de re-interpretar ideas antiguas que han sido mucho mejor formuladas en un tiempo por quienes las concibieron, pero que en razón de intereses espúreos se pretende presentar como "nuevas" disfrazándolas de lenguaje científico o académico, nos encontramos en presencia de un auténtico atentado a la cultura o de una conspiración oscurantista.

    Es lo que ocurre hoy con toda esta "corriente filosófica de oriente" que fomenta la sinarquía a través de sus incontables escuelas y movimientos, con su "ocultismo" y sus "cosmogonías teosóficas" racionalistas o ateas. No pretendemos con ésto tildar a G. Le Bon de agente sinarca, pero lo cierto es que su obra refleja la "tendencia" de la época: toma ideas antiguas, de origen esotérico según vimos, y las presenta como "nuevas" u "originales" en un lenguaje psicológico y racionalista que los "acerca" a la mentalidad mediocre y amoral del "público" en forma de "manual de consulta".

    En esta actitud, interesada o irresponsable, radica el peligro del "mal uso" que podría hacerse de conocimientos que durante milenios la prudencia aconsejó ocultar justamente al "público" que hoy recibe su "revelación". No se crea que exageramos pues de la obra de G. Le Bon y escuelas afines se han nutrido numerosos núcleos de investigación sinárquica que han logrado resultados tan "benéficos" para la humanidad como las "tácticas de acción psicológicas", las "técnicas de propaganda amarilla", las "técnicas de sugestión hipnótica colectiva", etc... Un ejemplo ilustrativo de ello son las llamadas "ciencias de la comunicación" eufemismo que encubre la investigación de disciplinas destinadas a desarrollar "técnicas de penetración de mensajes" con fines de venta y promoción, es decir lo que hoy llamamos vulgarmente "publicidad". Estas "técnicas" de la psicología social tienen el fin declarado de "inducir" inconscientemente al hombre "receptor del mensaje" a comprar, votar o realizar actos que no haría seguramente librado a su albedrío. Piénsese en ésta visión sinárquica del hombre desespiritualizado, convertido en "sujeto consumidor", en hombre masa "programado" psicológicamente para "responder" a los mensajes de la publicidad o a los egrégoros que digita el ocultismo teosofista y se tendrá una idea de lo que es el satanismo. Piénsese también en la visión hiperbórea del hombre, libre y uno en la búsqueda del sí-mismo y de Dios pero unido carismáticamente con la raza, en el misterio de la sangre y de la inmortalidad, y se tendrá una idea de lo que es el cristianismo luciférico. Seguramente de la reflexión sobre ambas concepciones del hombre el lector concluirá correctamente que la confrontación es inevitable y que incluso debe apurarla. Y en ello le asistirá la razón pues esa es justamente la gran lección que nos ha dado el Führer al proponer la guerra total contra la sinarquía y disponer de una Estrategia General, mágica, hiperbórea, que garantiza el éxito final. Porque en esta guerra la sinarquía será derrotada y su derrota marcará el fin del Kaly Yuga.

    Hecha esta aclaración digamos algo a favor de Le Bon. A pesar de la confusión que fomenta para la visión hiperbórea su obra en conjunto, auténtico manual sinárquico, hay un mérito notable en una parte de ella cual es su afirmación certera, años antes que el Dr. Jung expusiera su teoría del "inconsciente colectivo", de que las causas de los fenómenos psicológicos de las muchedumbres debían buscarse en el inconsciente. A este respecto citamos un trozo revelador:..."Es fácil comprobar el hecho de que el individuo en muchedumbre difiere del individuo aislado; pero es menos fácil descubrir las causas de ésta diferencia. Para llegar siquiera a entrever sus causas es preciso recordar previamente esta comprobación de la psicología moderna, a saber: que no solamente en la vida orgánica juegan un papel completamente preponderante los fenómenos inconscientes, sino también en el funcionamiento de la inteligencia. La vida consciente del espíritu no es sino una débil parte de la vida total de éste, junto a su vida inconsciente. El análisis más sutil y escrupuloso, el observador más profundo, apenas llega a descubrir un pequeño número de los móviles inconscientes que lo impulsan. Nuestros mismos actos conscientes, derivan de un SUSTRATUM, encierran innumerables residuos de antepasados que constituyen el alma de la raza. Tras de las causas confesadas de nuestros actos, hay, sin duda, causas secretas no confesadas por nosotros, y aún hay muchas de esas causas secretas ignoradas por nosotros mismos. La mayor parte de nuestras acciones más frecuentes, no son sino el efecto de móviles ocultos que escapan a la propia observación.

    Estos elementos inconscientes, que forman el alma de una raza, son principalmente el lazo de SEMEJANZA de todos los individuos; y, por el contrario, aquellos elementos conscientes, frutos de la educación, pero sobre todo de una herencia excepcional, son principalmente los que los hacen definir. Los hombres más semejantes por su inteligencia tienen instintos, pasiones,sentimientos parecidos: religión, política, moral, afectos, antipatías, etc., los hombres más eminentes no pasan sino muy raramente el nivel de los individuos comunes. Entre un gran matemático y su zapatero puede existir un abismo desde el punto de vista intelectual; pero desde el punto de vista del carácter, la diferencia en muy frecuentemente nula o muy débil.Estas cualidades generales del carácter, regidas por lo inconsciente, y que la mayor parte de los individuos normales de una raza poseen casi en el mismo grado que lasmuchedumbres, son precisamente, las que se manifiestan en común. Las aptitudes intelectuales de los individuos, y por consecuencia su individualidad, se borran en el alma colectiva. Lo heterogéneo se anega en lo homogéneo, y dominan las cualidades inconscientes"... (Le Bon).



    Parte III

    Llegamos así, a la conclusión de lo anteriormente expuesto:

    Primera Ley de la Estrategia Psicosocial o Ley Jerárquica:

    Se ha demostrado claramente la existencia de dos ideas antiquísimas, una expresada por la Mística Hiperbórea y la otra por la psicología de las muchedumbres de G. Le Bon y escuelas similares. Hemos afirmado también que la primera idea se fundamenta en una manera de pensar que llamamos "visión Hiperbórea" y que la segunda idea, si bien es parte de una verdad mayor, sirve de fundamento a otro modo de pensar llamado "visión sinárquica" presente en la psicología de las muchedumbres y en su interpretación de los fenómenos sociales.

    Como nuestra intención no es realizar una dialéctica, entre ambas ideas para obtener una síntesis de las conclusiones, dado que esta actitud racionalista sería el peor método de "saber" desde el punto de vista de la Sabiduría Hiperbórea, expondremos las conclusiones de manera afirmativa, más adelante las apoyaremos doctrinariamente.

    Consideremos primero una afirmación: "La Mística Hiperbórea no es una TEORÍA que sirve para REEMPLAZAR a la psicología de las muchedumbres ".

    Se deben considerar las dos ideas como de DISTINTO ORDEN, no opuestas ni excluyentes sino enlazadas jerárquicamente entre sí, en el ámbito de esa ilusión que llamamos mundo real. Esto significa que las mencionadas ideas pueden relacionarse analógicamente, como enlazamos jerárquicamente tres clases de seres humanos, los animales-hombres o pasú, los hombres o viryas y los superhombres o viryas a quienes conocemos también como siddhas inmortales o divinos hiperbóreos, Debemos considerar, entonces, el enlace jerárquico entre siddhas, viryas y pasú, cuestión que requiere el dominio previo de ciertos conceptos de la Sabiduría Hiperbórea que trataremos de resumir a continuación en 20 comentarios:



    1- Los Siddhas, viryas y pasú, los tres, poseen cuerpo físico biológico en el ámbito real y concreto del universo material.

    Aclaración que hacemos porque los siddhas poseen la posibilidad de existir también, sin cuerpo físico biológico, fuera del universo material, posibilidad que no interesa considerar por el momento; por otra parte, al hablar de viryas o siddhas nos referimos a los inmortales hiperbóreos acepción que no debe olvidarse pues las mismas palabras sánscritas se utilizan en la India y el Tibet para designar a yoguis o gurúes adeptos a la sinarquía.

    2- En un sentido biológico, al menos, los tres tipos humanos son análogos pudiéndose considerar elementalmente la diferencia entre ellos del modo siguiente: el siddha posee un centro denominado VRIL (es lo que a veces se ha llamado ESPÍRITU, diferente del ALMA, aunque no siempre se habla de lo mismo al usar la palabra espíritu.

    3- El virya ha PERDIDO el Vril por la impureza de sangre pero puede recuperarlo experimentando el recuerdo contenido de la MINNE.

    4- El pasú jamás ha poseído el Vril y es imposible que pueda obtenerlo a menos que logre "mezclar su sangre" con un siddha inmortal.

    5- El siddha es puro desde el punto de vista de la sangre, lo que significa que como ser humano es un hombre despierto a la realidad exterior del universo material de Yaveh-Satanás.

    6- El siddha es dueño del TIEMPO y si permanece SITUADO en este universo material es por voluntad propia y solo mientras también permanezca aquí CRISTO-LÚCIFER, es decir hasta que se cumpla el MISTERIO DE LA REDENCIÓN HIPERBÓREA, conocido también como RETORNO AL ORIGEN DORADO. Pero esta ESPERA no transcurre pues la posesión del Vril hace que el siddha sea inmortal como ser humano, no estando sujeto en absoluto a ninguna ley evolucionista ni a ningún determinismo. El Vril implica vivir una TEMPORALIDAD PROPIA no interferible con el tiempo del mundo fenoménico en el que moran los viryas y los pasú. En SU TIEMPO los siddhas viven en colectividad, sincronísticamente entre ellos, y forman parte importante en la raza Hiperbórea.

    7- Los viryas pueden "saber" -gnósticamente -de los siddhas gracias a la Minne, pero muchos de ellos al pasar el "recuerdo de sangre" por la red de la razón, en la imposibilidad de comprender la inmortalidad de los siddhas, han concluido erróneamente en que los mismos se reemplazan circularmente con respecto a ellos, tanto en el espacio (es decir en la geometría, por la confusión originada al intentar situar el centro hiperbóreo, THULE, en algún lugar del mapa, y comprobar que ha estado, o está, en muchas partes a la vez) como en el tiempo (es decir en la historia, por la confusión originada al comprobar que las intervenciones de los siddhas, así como las circunstancias históricas que motivaron estas intervenciones, como los sigghas mismos, se repiten análogamente y empeñarse tercamente en buscarle una "ley cíclica" al devenir).

    Esta percepción errónea ha dado lugar a la idea del eterno retorno, idea que se aplica para interpretar tanto a la historia como al destino individual del hombre. Pero hay nuevamente aquí una equívoca comprensión del tiempo, lo que es motivo también de otras innumerables confusiones. Digamos por ahora que es la sangre del virya, su Minne, la que se halla sujeta a una ley circular de eterno retorno, pero ésto es sólo una imagen muy aproximada de una verdad que trataremos de ver más adelante.

    8- Los viryas son una parte PERDIDA de la raza hiperbórea pero es posible que puedan REGRESAR al seno de la misma, individual o colectivamente (en sentido sincronístico esta palabra), por intermedio de la aplicación de una de las 7 vías secretas.

    9- Pasar de virya a siddha no consiste en una superación o en un ascenso espiritual que es una idea moral basada en el concepto de "pecado y caída" o en el de "culpa" sino la SITUACIÓN del virya. El virya no ha caído SE HA EXTRAVIADO (dormido si se quiere) al perder el Vril y su estado es más bien de CONFUSIÓN que de culpa.

    10- Siendo un contenido gnóstico de la sangre el único recurso con que cuenta el virya para recuperar el Vril y mutarse en Siddha, se comprende que la "impureza" de sangre es  su principal obstáculo. Esta impureza, de origen genético, responsable de la confusión gnóstica que significa ignorar la Minne, se incrementa al incorporar sangre del pasú a la propia herencia cromosomática de manera tal que tras un prolongado proceso de mestizaje puede llegarse a perder toda posibilidad de mutación y retorno.

    11- El virya y el pasú, como el siddha, poseen cuerpo físico biológico, pero sujeto al orden espaciotemporal del Universo material. Cuando el estado de confusión es muy grande en poco se diferencia el virya del pasú, dado que las TENDENCIAS ANIMALES -lineales -de éste predominan por sobre el linaje hiperbóreo que representa la Minne sanguínea. Pero cuando en el virya predomina la herencia hiperbórea, la ley evolutiva que rige el encadenamiento material sigue la forma circular del eterno retorno.

    12- El pasú es la cepa básica del hombre. Su definición cualitativa elemental es la de un "animal evolutivo provisto de un mecanismo de conducta lógico racional localizado en el sistema cerebro espinal y de un ALMA o mecanismo de conducta emocional superior localizado, en parte, en el sistema nervioso o bioeléctrico.

    13- El pasú es absolutamente colectivo, temporal y mortal. Padece una ilusión de existencia individual y cree sobrevivir a la muerte, pero en realidad NO EXISTE más que como representación concreta de arquetipos creados por YAHVEH-SATANAS y proyectados por su voluntad en el orden material de la manifestación panteísta. Allí es sujeto de una ley de evolución lineal que lo lleva a "progresar" y ascender de "reino en reino" y de escala en escala,como bien les enseña la sinarquía, en una alucinante carrera que lo conduce inexorablemente, luego de enormes "sacrificios" y tras larguísimo tiempo, a descubrir a Dios (YAHVEH-SATANAS) en "todas las cosas" y adorarlo. Esta ilusión concluye con la fagocitación del pasú en la conciencia colectiva del Demiurgo, experiencia nihilista que los pasú denominan NIRVANA o SAMADHI.

    14- La denominada TENDENCIA ANIMAL DEL PASU es, entonces, la ley de evolución lineal de la naturaleza panteísta del Demiurgo, encadenada temporalmente con la voluntad de YAHVEH-SATANAS.

    15- Por último notemos que el cuerpo físico biológico del pasú es, literalmente, el de un animal antropomorfo solo diferente al del virya o siddha en el sistema circulatorio linfático, pero ésta diferencia no es verificable por medio de la observación concreta directa sino por medio de una de las 7 vías secretas.

    16- El alma colectiva o egrégoro, fenómeno propio de las poblaciones animales, es una ley psíquica colectiva PROPIA DE LOS PASU O ANIMALES HOMBRES.

    17- La Mística Hiperbórea es la ley formal que vincula a los siddhas, es decir a los superhombres inmortales o divinos hiperbóreos, cuya pureza significa la posesión del Vril, naturaleza extra universal o ESPIRITU INCREADO.

    18- El virya está entre ambos. Participa tanto de la naturaleza divina, por la Minne, como de la naturaleza animal, por lo que hay en él de pasú. Pero en esta etapa del Kaly Yuga es que las tendencias del pasú se ven expandidas en todos los ámbitos de la actividad humana por el tremendo impulso satánico (es decir judaísmo) aplicado a la civilización, impulso que vemos orgánicamente representado en la sinarquía, comprobamos la prolifereçación por doquier de muchedumbres y masas psicológicas que encajan en los patrones de conducta colectiva de Le Bon. Y estas masas, a las que corresponde clasificar e influenciar de acuerdo a los principios de la psicología de las muchedumbres, NO ESTAN COMPUESTAS POR SIMPLES PASU, sino que los viryas, en su CONFUSIÓN, responden colectivamente a las tendencias animales del pasú que hay en ellos.

    19- Es por esta razón (Nº18) que debe considerarse una relación jerárquica en las dos ideas expuestas en este inciso, tal como afirmamos al comienzo de esta primera conclusión, análoga al enlace jerárquico entre pasú, virya y siddha.

    Podemos presentar ahora esta relación jerárquica como una categotía estratégica o PRIMERA LEY DE LA ESTRATEGIA PSICOSOCIAL: "En la conducción" colectiva de los viryas, Primero debe controlarse el alma colectiva o egrégoro y Después, solo después que este control se ha obtenido y asegurado, se puede aplicar la Mística Hiperbórea.

    20- Debe tenerse presente que, hoy, el virya, cualquier virya, se encuentra confuso de su naturaleza divina, animalado, perdido en el mundo demoníaco del pasú, o tal vez, sirviendo a éstos y a la sinarquía, en abyecta sumisión.

    Sin embargo el virya es el OBJETO PRIMERO Y ÚLTIMO de la Mística Hiperbórea. A ellos se dirige todo el esfuerzo de la revolución nacional socialista y por ellos Alemania librará su batalla en la guerra Cósmica, que nadie sabe cuando comenzó ni cuando acabará. Porque en la Guerra Total está la posibilidad heroica de alcanzar la purificación y la redención para todo virya que se COMPROMETA en el conflicto.

    Habiendo tres clases de hombres, pasú, virya y siddha, creemos necesario aclarar que para nosotros EL "HOMBRE" es el virya, prototipo del héroe hiperbóreo, dejando la palabra "hombre" para denominar al pasú.

    Por lo tanto cuando decimos "hombre" debe leerse pasú, a menos que se aclare lo contrario, y cuando decimos "virya" nos referimos al prototipo del héroe hiperbóreo cuyo linaje todos nosotros, los que COMBATIMOS en el bando de KRISTO-LUCIFER, participamos.

    En cuanto a las palabras cuantitativas o genéricas, como RAZA, HUMANIDAD, PUEBLO etc., las interpretamos siempre en función de este criterio: La RAZA es primeramente "raza de viryas". Esta palabra, raza, puede exceder entonces el marco de las clasificaciones raciales etnológicas clásicas pues una raza que "abarque a todos los viryas" es una raza asentada sobre el principio universal del "recuerdo común" de la Minne, lo que significa también la "comunidad de sangre" que vincula carismáticamente a los viryas. La "raza de viryas" así concebida es una comunidad de héroes hiperbóreos y de monjes guerreros, espiritual y universal, que puede incluir entre sus miembros a viryas de todas las razas de la clasificación étnica.

    La palabra humanidad, que involucra a todo el género humano, es utilizada normalmente por la sinarquía desde el punto de vista del pasú. De ese modo se considera humano, por ejemplo, al sentimentalismo o a la cobardía, "virtudes" del pasú que todo virya repudia profundamente. A partir de tal concepto sinárquico de "humanidad" el virya resultará, naturalmente, inhumano. Nosotros, prudentemente, tratamos de no utilizar la palabra "humanidad" sin aclarar previamente su sentido. Por último, la palabra pueblo y otras por el estilo deben emplearse con una visión hiperbórea, pueblo será pueblo de viryas, etc...

    Repetimos lo dicho en el comentario 18: esta primera ley estratégica es circunstancial del Kaly Yuga y tiene su origen en la confusión que padecen los viryas semidivinos por la impureza de sangre.

    La Ley Jerarquica puede exponerse también del siguiente modo: "Al aplicar la Mística Hiperbórea, en la conducción de los viryas, pueden sucederse fenómenos gregarios de acuerdo al grado de confusión de los mismos. En estos casos no hay posibilidad segura de vinculación carismática y mutación por lo que la Sabiduría Hiperbórea recomienda PREVIAMENTE el control del egrégoro mediante un arquetipo colectivo conocido y adecuado a los planes de conducción de la Estrategia Psicosocial".

    En rigor de la verdad, esta ley NO IMPLICA DOS OPERACIONES como parece a primera vista, las que serían: 1º control del egrégoro y 2º aplicación de la Mística Hiperbórea. Recordemos que lo primero, el gregarismo, es un fenómeno de campo de fuerza y que lo segundo, la vinculación carismática, es una experiencia individual y trascendente, solo verificable "colectivamente" en la sincronía de los aconteceres, lo que significa que ambos fenómenos son tan ininterferibles entre sí cuanto opuestos en su esencia conceptual, son también los dos ideas originales.

    La descomposición del hecho "colectivo" en dos realidades enlazadas jerárquicamente por la Ley Estratégica fué necesaria solo para la correcta interpretación de los fenómenos que estamos considerando y actuar de acuerdo a la Sabiduría Hiperbórea. En la instrumentación de la Mística Hiperbórea, esto es la praxis, la Sabiduría Hiperbórea enseña que UNA SOLA OPERACIÓN BASTA PARA LOGRAR EL DOBLE CONTROL EL PASU Y EL VIRYA.

    Categoría: Gnosis primordial | Ha añadido: JavierOrozco (2011-Jul-09) | Autor: Luis Felipe Moyano (Nimrod)
    Visiones: 830 | Ranking: 5.0/6
    Total de comentarios: 0
    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.