Martes, 2019-Feb-19, 5:50 PM
Recomendación: Usar el navegador "Firefox" - Le saludamos Visitante |

Inicio
Registrarse
Entrada
Menú Principal

Novedades en TDLD

Estadística

Mensajes rápidos

Webs Referidas
  • Nota: Antes de visitar
  • S.C. Lanza Hiperbórea
  • Castillo de las Runas
  • Metapedia
  • M.N.C. Americano
  • Editorial Solar
  • Videos Walhalla
  • Verdad Ahora
  • Biblioteca Imperivm
  • El ministerio
  • Lobo Noble
  • Adrián Salbuchi

  • Noticias y opinión

    Inicio » Artículos » Gnosis primordial

    Tipología Aberro y tipología del carácter de Wilhelm Reich
    Tabla analógica entre la Tipología Aberro y la Tipología del Análisis Caracterológico de Wilhelm Reich
    Una posibilidad de base psicológica hacia una posibilidad noológica de comprensión y desarrollo espiritual


    Estimados kamaradas y miembros del TDLD, tengo el agrado de compartir con ustedes este ensayo que busca posibilitar una mejor comprensión de la tipologia Aberro, expuesta por nuestro Sumo Pontífice Nimrod de Rosario en los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea. Se desarrolló una tabla analógica entre esta y la tipologia del Dr. Wilhelm Reich basada en su dispositivo clínico y epistémico llamado "Análisis del Carácter". Espero que les sirva para tener un apoyo desde el campo de la psicología para entender mejor la tipologia desarrollada por NdR. Es ideal ya haber leído los fundamentos, ya que en estos se encontrara el contexto necesario para comprender el objetivo de este ensayo.

    Sin otro particular me despido, cualquier consulta técnica que pueda responder sera recibida con agrado y contestada dentro de la brevedad posible en los foros: http://tdld.org/forum/32-1397-1



    Quiero esclarecer que el presente ensayo no busca validar el conocimiento desarrollado por el Dr. Wilhelm Reich como "Hiperbóreo”  si no más bien se busca establecer analogías prácticas que puedan otorgar un acercamiento "profano-académico” a la Sabiduría Hiperbórea por una parte y por la otra, facilitar la praxis del acto ético fundamental, el Yo frente al símbolo sagrado; así también este ensayo intenta responder a lo señalado por Nimrod:

    "En verdad, debido a la desorientación estratégica de los psicólogos profesionales, o a la malevolencia de los psicólogos hebreos, y al control que la sinarquía ejerce sobre las investigaciones académicas, poco es lo que se ha avanzado en occidente en el estudio de los tipos psicológicos DESDE LA SABIDURIA HIPERBOREA… con todo lo que se ha explicado lejos está de haber quedado en claro el modo en que dicho(s) tipo(s) se inserta(n) en la tipología total del virya perdido”. - Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea, pág. 785

    No profundizaré en la biografía de W. Reich ni en sus obras, basta poner su nombre en Google para poder conocerlas y descargarlas, muchos de hecho saben que una de sus obras llamada "Psicología de Masas y Análisis del Fascismo” fue un texto que desde su visión psicologicista intentó realizar un análisis  del 3º Reich y al fascismo en general que de poco nos sirve para nuestro tema en cuestión, por eso desde ya aclaro que no lo consideraremos. Lo que si tomaremos en cuenta serán los planteamientos generales sobre el Análisis Caracterológico y la tipología emergente de este dispositivo clínico y epistémico, debido a su potencial capacidad para abordar y comprender la tipología Aberro desarrollada por nuestro Sumo Pontífice, desde una visión psicofisiológica que facilite la comprensión y movilidad de las estructuras hacia el tipo Caracterológico conocido como Fálico Narcisista o su equivalente Aberro, el Gracioso Luciférico. Comencemos.


    Análisis del Carácter

    Para exponer el Análisis del Carácter en forma sucinta, diremos que W. Reich descubrió en sus pacientes contracciones musculares crónicas en ciertas zonas del cuerpo que modelaban y se correspondían con ciertos tipos de carácter, (contracciones producidas principalmente por la crianza recibida durante los primeros años), las cuales impedían el libre flujo de nuestra energía "libido-orgón”. Reich fue uno de los primeros en comprender al cuerpo y su desarrollo anatómico como reflejo de la psique/alma, logrando desarrollar su método clínico que si bien emerge del psicoanálisis, lo supera ampliamente en su metodología y epistemología, no trabajando con base en la interpretación del síntoma si no sobre las defensas que el sujeto elabora como síntoma.


    Tipologías

    A continuación expondré las tipologías emergentes del enfoque clínico-teórico conocido como Análisis Caracterológico del Dr. Wilhelm Reich, mencionando sus características principales para luego enlazar las substanciales (tanto por su frecuencia dentro de la población Occidental así como por su equivalencia), a la tipología Aberro, donde podrán ver que las actitudes descritas por el sumo pontífice en los FSH son compatibles con las descripciones de la tipología Reichiana.


    1) Carácter Esquizoide:

    Palabra derivada de esquizofrenia y que distingue a la persona por tendencias concretas: Escindir el funcionamiento unitario de la personalidad disociando pensamiento de sentimiento, poca relación entre lo que se siente y lo que  se hace. Tendencia a retirarse hacia adentro, interrumpiendo o perdiendo contacto con la realidad exterior.

    Es una disminución del sentido del yo, ego débil y contacto reducido con el cuerpo y los sentimientos. Es una voluntad sin un yo. Es característica propia la carencia de mecanismos de defensa del yo.

    No detallaremos más de lo esquizoide debido a que para la Tipología Aberro la fragilidad de esta estructura caracterológica, resulta proclive a ser fagocitada por los Mitos, por lo que ni siquiera es contemplaba para análisis como tal.

    Se continuará con los caracteres Oral, Masoquista y Fálico Narcisista debido a su "analogabilidad” con la T. Aberro, y también para seguir  el eje de desarrollo psicosexual (Etapas oral, anal y genital de las teorías psicodinámicas) del proceso yoico (psique-alma). Si bien se derivan ciertas subtipologías, todas se adscriben en alguna de las etapas o matrices de carácter recién mencionadas, por lo que se definen los caracteres principales para facilitar así su comprensión global.


    2) Carácter Oral (Lúdico):

    Esta estructura está dominada por sentimientos de dependencia, vacío interior y depresión alternada con estados de euforia, está caracterizada por debilidad en su función agresiva y tiene una estructura del yo que no se halla asentada ni en la realidad ni en la genitalidad, es una estructura oral del carácter, a raíz de la fijación de vivencias radicadas en los primeros contactos a través la boca como medio de contacto y exploración. El oral puede establecer un contacto con los demás pero sólo a base de su necesidad de calor y apoyo, es decir, partiendo de una base infantil. "Si soy independiente, tengo que descartar toda necesidad de apoyo y calor", con lo que se obliga a permanecer en una situación de dependencia, si se negase su necesidad de calor caería en una posición esquizoide. Desde la tipología Aberro el oral "no se juega”, recurre a un personaje para actuar en un campo axiológico de la macroestructura cultural, donde sabe que puede retirarse en cualquier momento del enfrentamiento, al final se engaña a sí mismo  al retraerse solo para no arriesgar su integridad corporal, mental o espiritual, pero sin poder abandonar realmente el Valplads.

    La fijación oral tiene su origen en experiencias traumáticas ocurridas a una edad muy temprana, hay una falta de satisfacción durante el primer año de vida, el niño oral anhela a su madre y llora, y un niño que llora hasta agotarse puede hacerlo hasta que la angustia y el sufrimiento es insoportable, a veces manifiestan sentirse como "si se les rompiese el corazón", el llanto reprimido se experimenta en el vientre como tensión. El niño que llora mucho elimina poco a poco el anhelo de su madre, el oral desarrollo su estructura no por una experiencia traumática, sino por muchas privaciones reiterativas.

    Al haber perdido el derecho a necesitar desarrolla en su ilusión una imagen de estar pletórico y lleno de energía y sentimiento, cuando se exalta esto se exterioriza, se excita y habla sin ton ni son. Este es su ideal de ego, convertirse en el centro de atención de todos, sin embargo esta exaltación no la puede mantener porque no tiene la energía necesaria, cuando se esfuma termina en un estado depresivo bien conocido para él. Sienten placer por la conversación, les encanta hablar de sí mismos de un modo favorable, se pueden convertir en el centro de atención como medio de lograr la atención y el afecto,
    y aunque no les acompañe el éxito, esto lo acompañan de una gran inteligencia verbal.

    Es un pródigo, pero tiene poco para dar, por eso su ilusión se basa en algo emocional, no en los actos, y en nuestro mundo de adultos lo que prima es la conducta, no los valores emocionales, es pasivo, no manifiesta la agresividad, debido principalmente a lo poco desarrollado de su musculatura. Es una estructura de baja carga, circula energía hasta la periferia del cuerpo pero con debilidad, con lo cual ha tenido un desarrollo lineal, cuerpo largo y frágil. La falta de energía y de fuerza es mas acentuada en la parte inferior del cuerpo, los puntos de contacto con el ambiente están poco cargados, ojos débiles (miopes) y reducido grado de excitación sexual. El pecho se encuentra normalmente deshinchado y el vientre flácido y vacío al tacto, el mover los brazos le produce displacer y vacío interno, no hay un flujo de energía suficiente y esto le produce debilidad.

    Las piernas no son un soporte estable, se cansan rápidamente en posturas de tensión, compensan la debilidad de las piernas inmovilizando las rodillas, lo que les procura sensación de rigidez, tienen falta de contacto con el suelo y gran miedo a la caída, la expresión que mejor los define es la de "desarticulados" , de tal forma que el movimiento no lo inicia desde abajo sino desde la cabeza, siendo la columna, no las piernas, la que soporta el cuerpo, por eso la espalda no se encuentra dispuesta para la acción agresiva. La propia estructura del carácter tiene su origen en la inmovilización del impulso agresivo, si un organismo siente temor, o no puede extender los brazos para atrapar, la disponibilidad de los medios no le sirve, con lo que tiende mas a huir que a confrontar. Esta debilidad de las extremidades sugiere un cuerpo infantil.

    El cuerpo se diferencia del esquizoide en que no está tenso, musculatura subdesarrollada, piernas enjutas y largas, pies débiles, delgados y empeine hundido, rodillas tensas, debilidad del sistema muscular, signos físicos de inmadurez, pelvis pequeña, vello escaso y respiración poco profunda, lo que conlleva poca energía.

    Su mirada típica es de atracción y súplica de amor y apoyo, y la piel es delgada y se afecta con facilidad. Al tener dificultad en sostenerse sobre sus propios pies, se apoya o pega a los demás, puede encubrir esto bajo una exagerada actitud de independencia, incapacidad para estar solo, necesita el contacto con los otros, su calor y su apoyo. Sensación interna de vacío que le lleva a la búsqueda de quien se la satisfaga, este vacío interior refleja la supresión de sentimientos internos de anhelo y ansia, que le provocarían un llanto profundo y una respiración mas llena, de poder expresarlos.

    Tendencia a la depresión, principalmente en niñez y juventud, experiencias de desilusión y frustración, y la actitud constante de "que se le debe algo", debido a la experiencia temprana de privación el mundo tiene que darle de vivir. La depresión generalmente sigue a un periodo de mucha actividad y aparente bienestar, la euforia-depresión es cíclica, aunque no siempre se ponga de manifiesto.

    Hay una gran dificultad para percibir el deseo, "no sabe lo que quiere". No suelen hacer grandes esfuerzos para alcanzar lo que desean, dos causas, falta de deseo intenso y el temor a intentarlo, se suelen justificar diciendo que experimentan continuas decepciones. No manifiestan la ira, pero si son irritables, y pueden ponerse furiosos pero sin un sentimiento profundo, difícilmente adoptan gestos hostiles o conductas agresivas. Rasgo habitual es la sensación de vacío y soledad, que se mantiene aun conviviendo en pareja.

    En la terapia con un oral hay que desarrollar y fortalecer las raíces con la finalidad de ir hacia una existencia más independiente, eliminado resistencias en el plano psicológico, para que el oral pueda establecer las relaciones adecuadas en su ambiente, es decir, un buen trabajo en el que se sienta bien y una relación de pareja satisfactoria, y en el plano físico fortalecer las piernas, enraizarlas y establecer un buen contacto con el suelo.


    3) Carácter Masoquista(Sacralizante):

    Rasgos típicos del carácter masoquistas son los siguientes:
    * Subjetivamente una sensación crónica de sufrimiento, que aparece objetivamente como una tendencia a lamentarse,
    * Tendencias crónicas a dañarse a sí mismo y al auto menosprecio (masoquismo moral),
    * y una compulsión a torturar a los demás, que hace sufrir al masoquista no menos que al objeto.

    Conducta torpe, de escaso tacto en sus modales y en su relación con los demás, a menudo tan acentuada que puede dar la impresión de una deficiencia mental. Estos síndromes caracterológicos pueden ser en algunos casos evidentes, mientras en otros muchos están encubiertos por una máscara superficial.

    El conflicto entre el deseo sexual y el temor al castigo es un hecho crucial en toda neurosis; sin este conflicto, no hay proceso neurótico; no es en sí mismo un síntoma, sino la causa de la neurosis. La valoración psicoanalítica de la necesidad de castigo ha dado como resultado una engañosa modificación de la teoría psicoanalítica de las neurosis, y de la teoría de la terapia, bloqueando el camino hacia una prevención de la neurosis y oscureciendo el origen sexual y social de las neurosis. El carácter masoquista se basa en una actitud espástica*, no sólo en su aparato psíquico sino también en su aparato genital, actitud que inhibe de inmediato cualquier sensación intensa de placer, transformado en displacer. Esto alimenta constantemente el sufrimiento que está en la base de las reacciones del carácter masoquista. Queda implícito que independientemente de la minuciosidad con que analicemos el significado y la génesis del carácter masoquista no lograremos resultado terapéutico alguno a menos de penetrar hasta la génesis de esa actitud espástica. De otra manera, no podremos establecer la potencia orgástica, único factor capaz de eliminar la fuente interna de displacer y de angustia.

    (*Espasticidad: (la espasticidad es una alteración motora caracterizada por reflejos tendinosos aumentados, a veces acompañado de clonus, e hipertonía muscular muy peculiar), Clínicamente se percibe como una sensación de resistencia aumentada al movilizar pasivamente la extremidad de un paciente, esta resistencia puede aumentar y alcanzar un máximo en determinado arco del movimiento (pudiendo frenarlo), para ceder súbitamente si se continúa el estiramiento. (El derrumbe masoquista).

    El masoquista a pesar de su gratificación anal y uretral al parecer libre y excesiva posee una angustia e inhibición anal y uretral que se remonta a la temprana infancia. Esta inhibición se transfiere luego a la función genital y proporciona la base inmediata para su excesiva producción de displacer. En realidad, parece que estuviese esforzándose por lograr el displacer. Lo realmente sucedido es que siempre se interpone la angustia y, con ella, el placer deseado llega a percibirse como el peligro anticipado. El placer final es reemplazado por el displacer final. Eso resuelve el problema de una compulsión de repetición más allá del principio del placer.

    El masoquista da la impresión de querer repetir una experiencia displacentera. En realidad, se esfuerza hacia una situación placentera, pero la frustración, la angustia y el temor al castigo se entrometen y hacen que el objetivo original se borre o se torne displacentero.

    La inhibición de la genitalidad no es sólo un resultado de la angustia, sino que a su vez la produce; esto aumenta la discrepancia entre la tensión y descarga, Subsiste la cuestión de por qué en los casos típicos la fantasía de ser castigado comienza, o bien se intensifica, inmediatamente antes del momento culminante. Es interesante ver cómo el aparato psíquico trata de disminuir la discrepancia entre tensión y descarga, cómo el impulso al relajamiento irrumpe, después de todo, en la fantasía de ser castigado.

    El comportamiento del masoquista es mas provocativo que agresivo, la pauta dominante no es la euforia y depresión (propio de lo oral), sino mas bien, el esfuerzo y fracaso, autoafirmación y derrumbamiento. Estructura cargada, pero con una tensión muscular tan fuerte que le resulta imposible mantener la acción en el tiempo.
    Su energía está cargada de energía retenida, pero no congelada, limita su expresividad, y la contención es tan grande que se comprime y colapsa en cintura y cuello por el propio peso de sus tensiones, originando ansiedad y haciendo débiles los órganos periféricos. Son bajos recios y musculares, tienen espeso vello en el cuerpo, cuello corto y grueso y cabeza hundida, cintura corta y ancha y pelvis prominente, que hace meter hacia dentro los glúteos. Para mantenerse seguro  contrae fuertemente la pelvis y el vientre.

    Cuando la presión es excesiva utiliza la queja como válvula de escape, tiene la piel habitualmente oscura por el estancamiento de la energía. El cuerpo adopta un aspecto de primate y esto se produce por una tensión interrumpida, presión de arriba y de abajo, a la que el niño no se pudo resistir, no tenía mas remedio que someterse (generalmente a la madre), con lo cual prefirió aguantar la presión a enfrentarse con ella. Para tolerar esta tensión continua desarrolló excesivamente su musculatura, esta característica de sumisión y superdesarrollo muscular se hizo muy pronto, con lo que no pudo construir la musculatura necesaria para desarrollar la tolerancia, y en consecuencia no puede hacer frente a la tensión y opta por retirarse psicológicamente, se disocia de la situación y de la realidad, y habita un mundo de fantasía, o se refugia en el autismo.

    Lo que se reprime es la creciente independencia del yo en formación, no es una represión hostil, es un desvelo, una protección y preocupación excesivos. Finalmente la madre logra la sumisión mediante las amenazas de ser privado del cariño materno si no obedece, o del amor que el niño debe sentir hacia la madre, lo que deja al niño en confusión, sus sentimientos tiernos son requeridos para bloquear la agresión, la cual, una vez bloqueada, impide a su vez la expresión de la ternura.

    Fuerte concentración en comer y eliminar. Todos los intentos por resistir fueron dominados. Experiencia común es la sensación de estar aprisionados con la sola salida del rencor, que acaba por derrotarle. Tiene miedo a cualquier situación precaria o a sacar cuello o genitales porque teme la mutilación, pues tiene una fuerte ansiedad de castración. Su ilusión de superioridad es saber que es capaz de aguantar hasta donde nadie aguanta, llegar donde los demás abandonan y encarar situaciones conflictivas ("las sacraliza”), el problema de esta virtud es cuando queda ciega la visión de realidad, y no ve lo doloroso de la situación, la parte autodestructiva y masoquista. Junto a una musculatura desarrollada tiene una espiritualidad reducida, espesado y ligado a la tierra, el lado espiritual del organismo está aplastado por el sistema muscular.

    Aunque el masoquismo tiene su origen en prácticas iniciadas durante el segundo año de vida, la estructura de carácter no adquiere forma definitiva hasta más tarde. El carácter masoquista es de una estructura pregenital, el patrón de su comportamiento sexual está constituido por tentativas y recriminaciones, esfuerzos y resentimientos, la sexualidad está asociada a un sentimiento de culpabilidad, vergüenza de la genitalidad y el temor a la afirmación del yo. En sexualidad tienen miedo al dolor que les podría producir una descarga fuerte, así pues, el masoquismo no se desarrolla  hasta después de la pubertad, el niño rebelde presenta rasgos masoquistas, pero no hay en él sensación de sufrimiento, esto se produce después de sentir la necesidad sexual.

    Busca conseguir amor a cambio de esfuerzo y trabajo, no da importancia a los bienes materiales (en apariencia), puesto que la propiedad es importante para él. Por el bloqueo que siente en la expresión del sentimiento puede parecer lento o torpe en su expresión, tras la máscara de bonachón se oculta el miedo, pero esto es porque su inteligencia está al servicio de su desconfianza, ya que percibe y comprende el comportamiento de los demás de una forma penetrante.


    4) Conclusiones entre lo Oral y lo Masoquista:

    El carácter oral teme proyectarse al mundo, el masoquista trata de asir la realidad, pero con tales dudas que la acción se interrumpe antes de alcanzar su objetivo, se relacionan en que ambos son estructuras pre-genitales, por su falta de independencia y seguridad, y por la necesidad de un entorno favorable.

    En el oral la producción de energía es tan reducida, que apenas se da sensación de sufrimiento, el masoquista posee alta producción energética y reducida capacidad genital, lo que le produce infelicidad y frustración. Las estructuras del yo mejor organizadas (Fálico Narcisista, Histeria), tienen un mayor equilibrio entre el exceso de producción de energía y la capacidad de descargarla, entre lo sensitivo y lo motor, entre lo espiritual y lo material de su propia naturaleza.

    La oralidad es un sentimiento de privación padecido durante la primera infancia, el masoquismo es resultado de una represión activa de la independencia y la autoafirmación del niño a la edad en que el pequeño toma conciencia de las funciones oral y anal, donde la intromisión y el dominio de lo oral y anal por parte de la madre es especialmente responsable.

    Si el carácter oral se distingue por un "no puedo" inconsciente, el masoquista está determinado por un "no quiero" igualmente inconsciente, ambas son estructuras deficientes del yo derivadas del predominio de impulsos genitales. Los dos son caracteres ansiosos. El oral se presiona cuando ha de afrontar situaciones de trabajo o de relaciones sociales, el masoquista la experimenta antes de enfrentar la situación, ya que siempre se encuentra sujeto a gran presión. El oral retrocede ante la realidad y se refugia en la fantasía o en la depresión, el masoquista se retira a una soledad melancólica.

    Lo Oral, lo Anal-Masoquista y lo Genital-Fálico Narcisista, son matrices de carácter que pueden estar combinadas produciendo "degradaciones” circunscritas a la historia de vida de cada sujeto, pero éstos siempre tienden a mantener rasgos predominantes a una matriz específica, ya sea de la etapa oral, anal o genital y sus consecuentes estructuras tipológicas de carácter. Veremos finalmente la estructura que mejor "desarrollo yoico” (psique/alma) posee, el carácter Fálico Narcisista.                                                                                                        


    5) Carácter Fálico Narcisista (Gracioso Luciférico):

    La formulación de un "carácter fálico-narcisista" fue resultado de la necesidad de definir formas caracterológicas intermedias entre la neurosis compulsiva y la histeria*.
    *(neurosis compulsiva, carácter derivado de la etapa anal-masoquista principalmente en los varones, fijado en una etapa de movimiento hacia lo genital. La Histeria como matriz de caracter goza de un nivel superior al lograr su fijacion y desplazamiento a la etapa genital, por lo que resulta análoga al falico narcisista masculino).

    Aun en su aspecto exterior, el carácter fálico-narcisista difiere del compulsivo y del histérico. El primero es predominantemente inhibido, controlado y depresivo, el histérico es nervioso, ágil, aprensivo y lábil, el carácter fálico-narcisista típico, es seguro de sí mismo, a menudo arrogante, elástico, vigoroso y con frecuencia dominador. Cuanto más neurótico el mecanismo interior, tanto más saltan a la vista estos modos de conducta.

    En cuando al tipo corporal, la expresión facial muestra por lo común rasgos duros, marcados, masculinos, mas con no poca frecuencia también femeninos, como de niña, pese al porte atlético. La conducta cotidiana nunca es huidiza como en los caracteres pasivo-femeninos, sino por lo común altanera, quizá fría y reservada, quizá agresiva o "erizada de púas" como lo expresara uno de estos pacientes. En el comportamiento en relación con el objeto, incluido el objeto amoroso, siempre domina el elemento narcisista sobre el elemento libidinal objetal, y existe siempre una mezcla de rasgos sádicos más o menos disfrazados.

    Estas personas se anticipan por lo general a cualquier ataque esperado, con un ataque de parte de ellos. Muy a menudo la agresión se expresa no tanto en lo que dicen o hacen, sino en la manera en que lo dicen o hacen. Aparecen como agresivos o provocativos ante personas que no disponen de su propia agresión. Los tipos francos tienden a lograr posiciones rectoras en la vida y se rebelan contra la subordinación ejerciendo su dominio sobre otros situados en peldaños más bajos de la escala jerárquica. Si sienten su vanidad herida, reaccionan con fría reserva, con profunda depresión o con vivaz agresión. A diferencia de otros caracteres, su narcisismo no se expresa de manera infantil sino en la exagerada ostentación de confianza en sí mismos, de dignidad y superioridad, pese a que la base de su carácter no es menos infantil que la de los demás.

    El éxito en la realización se ve muy poco influido por el hecho de que el valor y el empuje del fálico-narcisista difiera de las mismas facultades del carácter genital por ser también compensatorias, teniendo como misión la de evitar impulsos opuestos. El carácter fálico-narcisista difiere del compulsivo en la falta de formaciones reactivas contra su conducta abiertamente agresiva y sádica. Esta conducta agresiva desempeña una función de defensa. En representantes relativamente poco neuróticos de este tipo, gracias a la libre agresión, la realización social es fuerte, impulsiva, enérgica y por lo común productiva; cuanto más neurótico es el carácter, tanto más peculiar y unilateral es su realización, a partir de aquí, existen toda suerte de transiciones hasta la formación de sistemas paranoides. La realización difiere de la del carácter compulsivo en una mayor audacia y una menor atención a los pormenores y a las cuestiones de detalle.

    Los hombres fálico narcisistas (FN) muestran una gran potencia erectiva, si bien son orgásticamente impotentes. Las relaciones con mujeres se ven perturbadas por el deprecio que sienten hacia el sexo femenino, desprecio rara vez ausente en estas estructuras. Pese a ello son objetos sexuales altamente deseados pues su aspecto exterior ostenta todos los rasgos de la masculinidad. En las mujeres, el carácter FN se presenta con mucha menor frecuencia. Las formas decididamente neuróticas se caracterizan por una homosexualidad activa y por una sexualidad clitorídea; las mujeres genitalmente más sanas, se caracterizan por una gran confianza en sí mismas, basada en el vigor físico y en la belleza.

    En la estructura y génesis de este tipo caracterológico, debemos distinguir entre los impulsos que encuentran gratificación directa en la conducta fálico-narcisista, y los que constituyen el aparato de protección narcisista. En su forma típica, el análisis revela una identificación del yo total con el falo, en las mujeres la fantasía de tener un pene; también una ostentación más o menos franca de ese yo. En la eritrofobia, este impulso está reprimido e irrumpe en forma de un acentuado sentimiento de vergüenza y en el rubor facial. Estos casos tienen en común una fijación en esa fase de desarrollo infantil en la cual se acababa de abandonar la posición sádico-anal, pero no se había alcanzado aún la posición libidinal objetal; esa fijación se caracteriza, por lo tanto, por una concentración orgullosa, confiada en sí misma, en el propio genital.

    Esto no es, sin embargo, explicación suficiente. El FN se caracteriza no sólo por su orgullo fálico sino más aún por los motivos que le fuerzan a permanecer en esa etapa del desarrollo. El orgullo por lo real o fantaseado va paralelo a una acentuada agresión fálica. Para el inconsciente del hombre de este tipo, el pene no está al servicio del amor; por el contrario, es un instrumento de agresión y venganza. Esta es la base de su gran potencia erectiva, así como de su incapacidad de experimentar el orgasmo.

    La historia infantil revela casi siempre serias decepciones en el objeto del otro sexo, decepciones que ocurrieron precisamente en momentos en que se hacían intentos de conquistar ese objeto mediante la exhibición fálica. En los hombres, encontramos a menudo que la madre era la más fuerte de los dos progenitores, o que el padre había muerto prematuramente o había desaparecido de alguna manera del cuadro familiar. La frustración de la actividad exhibicionista genital en la cúspide de su desarrollo, por la misma persona hacia la cual se manifestara el interés genital, resulta en una identificación con esa persona en el nivel genital. Es decir, el muchacho renunciará al objeto femenino, lo introyectará y se volverá hacia el padre en un papel homosexual activo (por ser fálico), mientras conserva a la madre como un objeto, con actitudes solamente narcisistas e impulsos de venganza sádica.

    En tales hombres, el acto sexual tiene el significado inconsciente de demostrar a la mujer, una y otra vez, su potencia; al mismo tiempo, significa desgarrar o destrozar a la mujer y, en una capa más  superficial, degradarla. A la inversa, en las mujeres fálico-narcisistas el motivo rector es el de vengarse del hombre, de castrarlo durante el acto sexual, de tornarle impotente o de hacerle parecer impotente. Esto no contradice en manera alguna la marcada atracción sexual que estos caracteres acentuadamente eróticos ejercen sobre el otro sexo.

    Se encuentran a menudo la poligamia neurótica, la activa creación de decepciones en el compañero, y la huida pasiva de la posibilidad de ser abandonado. En otros casos, cuando la sensibilidad narcisista perturba el mecanismo de compensación, la potencia erectiva es inestable, hecho que el paciente se resiste a admitir. Cuanto más perturbada la potencia, tanto más lábil es el estado de ánimo general, y hay a menudo una rápida alternancia de fases hipomaníacas, de confianza en sí mismo, y fases de severa depresión. En otros casos, la capacidad de trabajo se ve también severamente perturbada.

    Existen muchas otras formas de transición desde el carácter fálico-narcisista hasta el carácter genital sano, así como hasta las formas pregenitales, severamente patológicas, de toxicomanía y de depresión crónica que pueden encontrarse en otros caracteres. Mucho se ha escrito sobre la relación entre el genio y la criminalidad. El tipo que aquí entendemos no pertenece al carácter histérico ni al masoquista, sino y en forma predominante al carácter fálico-narcisista. La mayoría de los criminales sexuales han sufrido las más severas decepciones infantiles en cuanto a cariño y posteriormente ejercen su venganza sobre el objeto amoroso.

    La combinación de narcisismo fálico, sadismo fálico, y la simultánea compensación de los impulsos homosexuales pasivos y anales, hacen a los caracteres más enérgicos. Que este tipo se convierta en un genio creador o en un criminal en gran escala, depende en gran medida de la atmósfera social y de las posibilidades que ésta brinda para una descarga de la energía en forma sublimada. El otro factor determinante es la medida de gratificación genital, la cual a su vez determina la cantidad de energía canalizada en impulsos destructores de venganza.

    Esta diferenciación entre factores sociales y libido-económicos no pretende obviar el hecho de que la incapacidad de alcanzar la gratificación sexual depende también de factores sociales y familiares. Hablando en términos constitucionales, parece haber en estos tipos una producción de energía libidinal superior a la común (¿Esfera Ehre de Voluntad Yoica Inconsciente?), lo que hace posible una agresión más intensa (Especie de predisposición también inconsciente a la hostilidad esencial).

    El tratamiento analítico de los caracteres fálico-narcisistas es una de las tareas más llenas de satisfacciones. Puesto que se ha alcanzado plenamente la fase fálica y que la agresión es relativamente libre, a igualdad de los demás factores establecer la potencia genital y social es más fácil que en otras formas caracterológicas. El análisis siempre tiene éxito si logramos desenmascarar las actitudes fálico-narcisistas como defensa contra tendencias pasivo femeninas, y eliminar la tendencia inconsciente de venganza contra el sexo opuesto.

    El fálico narcisista (FN) no acude habitualmente a terapia, tiene éxito en el trabajo, está bien adaptado a su medio y resulta atractivo al sexo opuesto. Uno de sus rasgos más importantes es el "valor agresivo" que le conduce al éxito, desempeñando ese valor una función defensiva. Personas expresivas, de ojos vivaces y abiertos, boca propensa a la sonrisa y mandíbula prominente y rígida, hombros anchos, pecho hinchado, caderas estrechas y piernas más bien tensas. La confianza en sí mismo oculta un temor profundo, es la confianza una defensa contra dicho temor. A los FN la idea del fracaso les resulta insoportable, siempre y cuando el objetivo sea importante. Cuando esto es así la idea del fracaso les produce una intensa ansiedad que les hace redoblar sus esfuerzos a fin de asegurarse el éxito. La obstinación en el triunfo se basa más en el miedo al fracaso que en la propia recompensa del éxito. Si el empuje y la determinación son los responsables del éxito social y profesional también son el principal aspecto de su neurosis, y la expresión de las tensiones musculares. La presión, la responsabilidad y la lucha producen un endurecimiento o un aumento de la rigidez. Los hombros elevados y en ángulo recto son un signo de responsabilidad prematura. Es como si se ensanchasen para soportar una carga extraordinariamente pesada.

    El temor al fracaso está relacionado con el sentido de la responsabilidad, la necesidad de triunfar tiene por objetivo fundamental satisfacer los deseos de sus padres y como motivación más profunda el deseo de ganarse la aprobación y el amor de éstos, estamos hablando de la ambición como rasgo predominante en este carácter.

    La verdadera razón del acto sexual es la imposibilidad de lograr satisfacción en una sola experiencia. De la misma forma su demostración de agresividad es exagerada para compensar la debilidad en su constitución. Para coger algo con la mano el carácter oral teme alargar la mano, el masoquista alarga la mano, pero luego la retira y el FN agarra, pero lo hace por el miedo a fracasar o a perder algo. Como el trastorno determinante del carácter es a una edad tardía (tres años más o menos), el mecanismo de defensa o reacción frente a los traumas es distinto al de otros tipos, una vez alcanzada la genitalidad toda presión en forma de frustración o castigo da lugar a un endurecimiento del organismo. La musculatura se contrae formando un tubo en torno al cuerpo a fin de sostener la estructura del yo.

    Si bien el fálico narcisista dentro del enfoque caracterológico es el más cercano al carácter genital (ideal de sujeto sano), es importante situarlo para nuestros fines, como el tipo de sujeto que presenta el comportamiento más cercano a lo descrito por Nimrod como lo Gracioso Luciférico, por mas neurótico que sea su disposición a mostrar actitudes osadas o de voluntad arrojadiza, esta matriz de carácter se encuentra dentro de las más desarrolladas al haber logrado desplazarse de lo anal o lo genital dentro de su desarrollo psicosexual.

    Probablemente existan aspectos técnicos que cuesten entenderse, por ello los kamaradas interesados en profundizar sobre la Tipología emergente de los estudios de Wilhelm Reich sugiero leer principalmente los siguientes textos:

    "Análisis del Carácter”, W. Reich.
    "El Lenguaje del Cuerpo”, A. Lowen.
    También pueden encontrar información en: http://institutoananda.es/bio/


    Tipología Aberro

    Como fue señalado en el principio de este ensayo, la intención del mismo es facilitar la comprensión del estado psíquico para así poder facilitar la movilidad  "psico-noológica” hacia lo Gracioso Luciférico, es por ello que señalaré lo relevante de la T. Aberro para su enlace a la tipología de Reich, el detalle restante es parte del estudio de cada Virya que busca liberar su espíritu.

    Comenzando por considerar atendiendo a la S. Hiperbórea que el SIMBOLO DEL ORIGEN ENCADENA AL ESPIRITU, podemos considerar como efecto de su caída, el surgimiento de una tipología específica:

    Pasú: animal-hombre, emanación demiúrgica modificada por los Siddhas Traidores en convenio con Jehová-satanás. Actualmente, queda de este tipo la tendencia animal en todo virya, aunque deben quedar en "estado puro” muchos más de los que imaginamos.
    Virya: Hombre actual, tipo emergente del pasú intervenido con el símbolo del origen plasmado en su sangre, es el grueso de la población mundial. De este tipo se desprende el virya perdido y el virya despierto.

    Hiperbóreos Inmortales o Siddhas: su existencia se encuentra fuera de toda determinación material.

    Volviendo sobre el tipo virya, dentro de los perdidos podemos encontrar al antes mencionado Fálico Narcisista, o de predisposición Graciosa Luciférica, llamado por Nimrod el "objective group” de la sinarquía, al ser el tipo de sujeto con mayores posibilidades de poseer una predisposición gnóstica que lo oriente hacia el Origen, pudiendo pasar de virya perdido a virya despierto, situación que si bien no "iniciática” o liberadora per se, resulta en un estado de orientación que debe buscar ESTRATEGICAMENTE su arribo final al Origen.

    La Tipología Aberro debe ser estudiada personalmente por cada virya orientado que busca su comprensión y lugar dentro de la Sabiduría Hiperbórea, por tanto para no extender ni distorsionar bajo la comprensión personal, solamente realizaré la descripción de la T. A. para completar este ensayo, una vez más remarco que su contexto debe ser aprendido noológicamente por cada virya estudiante.

    Si bien la T.A. define la actitud del virya frente al símbolo sagrado, frente a Tirodinguibur, el laberinto externo de Whotan como alegoría de orientación para el laberinto interno a resolver por cada virya, así también estas actitudes DETERMINAN el desenvolvimiento del sujeto frente a la vida creada en general y sus fluctuaciones, ya que como menciona nuestro Sumo Pontífice:

    "Por último, conviene agregar que los "elegidos” como candidatos para la Iniciación Hiperbórea, deben pertenecer sin excepción al tipo Gracioso Luciférico… La efectiva experiencia de las Runas Increadas requiere que el Yo asuma una actitud previa, es decir, una actitud Graciosa Luciférica” -Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea, pág. 786.



    Clasificación Tipológica Aberro

    FSH, Pág. 788: "El principio fundamental, del cual parte la descripción tipológica, es el hecho de que los viryas perdidos suelen reaccionar de tres maneras diferentes frente al símbolo sagrado, es decir, durante el acto ético fundamental… La aparición de un símbolo sagrado es siempre una experiencia impresionante, de allí que al Yo perdido le sea imposible mostrarse indiferente: el símbolo es DIFERENTE E IMPRESIONA… LA APARICION DEL SIMBOLO SAGRADO CAUSA LA INMEDIATA PERPLEJIDAD DEL YO PERDIDO. Sin embargo, tal impresión no dura mucho tiempo e indefectiblemente sucede una reacción del Yo perdido, quien adopta una de las (siguientes) tres actitudes”:

    a) Actitud Lúdica (Oral): este sujeto se caracteriza por una actitud de contradictoria de TEMOR y ATRACCIÓN, donde finalmente opta por huir o retraerse, no sin antes descontextualizar al símbolo, arrebatándolo y deformándolo, trayendo como efecto su "ludización” una vulgarización que recae en un contexto cultural donde el Lúdico PROFANA AL SIMBOLO, para de esta forma adoptar una careta o personaje donde puede actuar o desenvolverse con la seguridad de poder retirarse cada vez que lo estime conveniente. Esta acción es típica del carácter Oral, el cual para evitar la incertidumbre y evocación de sus carencias se muestra pletórico y lleno de energía, mas esta al durar poco por ser una careta, se "desinfla” haciendo que el sujeto se retraiga, no se juegue a sí mismo si no más bien arriesgue un bien ficticio en un campo. Un ejemplo clásico de la profanación y ludización del símbolo sagrado por parte de la sinarquía para acaparar y fomentar la actitud lúdica, es el beisbol, donde con un ejercicio mínimo podemos notar el proceso inverso a Tirodinguibur, esto es marcar un hit para abandonar el punto Tau, manteniendo la tensión puesta en circundar el rombo… y como éste, varios ejemplos más.

    b) Actitud Sacralizante (Masoquista): en los sujetos de este tipo lo característico es la SUMISIÓN y SUBLIMACIÓN del símbolo sagrado, en donde la pasividad es lo imperante, en detrimento de la voluntad Yoica, este sujeto se conforma con la apariencia, con ello le basta para mantener el asombro y la contemplación, examinar o racionalizar son para el sacralizante actos "irrespetuosos y sacrílegos”. este sujeto no atraviesa al símbolo sino mas bien viceversa, lo que involucra considerar su suerte como un favor o intervención divina, un verdadero "éxtasis”. Lo propio del carácter masoquista que lo vincula al sacralizante es el aplastamiento de su voluntad, si en un principio bajo la castración sistemática de una madre omnipotente y coercitiva, que lo hace todo "por tu propio bien” es que a posteriori se mantendrá la tendencia a la sumisión y "santificación” hacia todo lo que le venga, desde su profesión y cargo laboral, una esposa "ejemplar-mente castradora”, la profesión de una religión, etc. Permitiéndose absorberse por su suerte y fagocitarse frente a la emergencia de un símbolo sagrado.

    c) Actitud Graciosa Luciférica (Fálico Narcisista): lo propio del G.L. es el VALOR, entendido como VOLUNTAD GRACIOSA o CARISMÁTICA, más allá del valor ordinario caracterizado como un arrojo voluntario o una disposición a actuar decididamente en el exterior; acá se comprende que el valor es interno, una actitud mental frente a la tensión dramática que en un principio deja perplejo al Yo perdido frente a la fuerza latente del arquetipo detrás del símbolo sagrado que intenta fagocitarlo.

    "SÓLO QUIENES HAN PERCIBIDO CONSCIENTEMENTE LA TENSION DRAMATICA ENTRE EL YO PERDIDO Y EL SIMBOLO SAGRADO, ES DECIR LOS MIEMBROS DEL TIPO GRACIOSO LUCIFERICO, Y SE OPONEN A ELLA CON VOLUNTAD GRACIOSA, POSEEN VERDADERO VALOR”. A este enunciado se lo denomina "definición noológica del valor”. FSH, pág. 797.

    El fálico narcisista se inserta en este tipo al poseer un mecanismo neurótico en donde a mientras más tensión dramática, más empeño se pondrá por mantener una actitud agresiva de arrojo y seguridad, que lo pone en forma enérgica por sobre los demás tipos, buscando atravesar las situaciones, incluso atacando anticipadamente o recurriendo a una estrategia previa. Es importante aquí realizar el ejercicio de diferenciar la estructura real fálico narcisista del tipo promovido por los medios de comunicación y marketing donde esta actitud es propia de los "ganadores”, vil maqueta de personalidad que seduce a muchos orales-lúdicos y sacralizantes-masoquistas (también a los "objective group”), como el deber ser del éxito material y sexual.



    Conclusiones:
    Es vital estudiar directamente de los Fundamentos la Tipología Aberro, ya que en este ensayo solo se señaló lo pertinente para poder establecer el puente noológico-comprensivo con el cual desde lo psicológico entender las actitudes derivadas de cada virya tipo, pudiendo establecerse así una posibilidad que movilice la estructura psíquica del virya que por desarrollo caracterológico tenga una matriz de tipo Oral, Anal o Genital, facilitándose con esto el camino hacia lo Gracioso Luciférico y una mejor comprensión de la Sabiduría Hiperbórea.

    Que nuestro Sumo Pontífice, los Siddhas y la Virgen de Agharta nos acompañen en estos últimos tiempos de cara a la batalla final.

    Categoría: Gnosis primordial | Ha añadido: KainBarong (2011-Abr-15)
    Visiones: 763 | Comentarios: 1 | Ranking: 5.0/1
    Total de comentarios: 1
    0   Spam
    1 juluz   (2012-Jun-25 4:47 PM)
    conchale la verdad no comprendi muy bien lo ultimo....por favor si me pueden recomendar agun articulo o pag o libro q pueda encontrar en internet q me pueda splicar un poco mejor este tema....

    Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
    [ Registrarse | Entrada ]
    Año 2012 - TDLD

    Membrecía de TDLD
    Click para obtener membrecía
    Para obtener la Membrecía de TDLD, haz click en la puerta y atrévete a entrar

    Login
    Ingreso:
    Contraseña:

    Búsqueda

    Últimos artículos

    Últimos libros

    Escudo

    Tiene el toque de antigüedad y nobleza que hacen de este escudo algo muy original. La corona representa la realeza, el cuervo a Enki y en heráldica esta ave representa a un guardián, un protector y encima este cuervo sostiene una espada con la que va a proteger a los suyos. Los dos leones de Isis, en heráldica representan valor y esfuerzo de los caballeros que han ejecutado alguna atrevida empresa, valiéndose más de la astucia que de la fuerza. En este caso son dos leones rampantes y tenantes que sostienen el escudo cuartelado con los sigils de la Corona, o los símbolos de los seres de mayor jerarquía que poseemos, los Dioses. Al centro figura el símbolo del orígen de la sabiduría hiperbórea. El lambrequín está tirado para atrás y tiene una coloración distinta y polarizada (rojo y azul) y rematamos a esta obra con nuestro grito de guerra que dice: "La decisión de ser un dios es tuya".

    Escudo de guerra

    El Águila bicéfala representa el dominio de dos lugares, se remonta su uso a las culturas humanas mas antiguas, Sumeria representó con este símbolo el dominio de oriente y occidente. Luego, este símbolo fue tomado por las culturas que le sucedieron y se estandarizó su uso. Ahora nosotros los herederos de la corona, usamos este símbolo para representar nuestra presencia tanto en este plano como en el otro.